www.laizquierdadiario.com / Ver online / Para suscribirte por correo hace click acá
La Izquierda Diario
14 de noviembre de 2017 Twitter Faceboock

NO AL PAGO DE LA DEUDA EXTERNA
Sin resultados, reunión de Venezuela con bonistas para renegociar la deuda expone más la crisis
La Izquierda Diario Venezuela | @laizqdiariove
Link: http://www.laizquierdadiario.com/Sin-resultados-reunion-de-Venezuela-con-bonistas-para-renegociar-la-deuda-expone-mas-la-crisis

Una comisión presidencial y tenedores de bonos de la deuda celebraron este lunes en Caracas el primer encuentro para la renegociación y reestructuración de la deuda que busca Maduro pero sin ningún resultado concreto, mientras que la agencia Fitch Ratings colocó la nota de la deuda de PDVSA en la categoría de incumplimiento restringido. Además la calificadora crediticia estadounidense Standard & Poors (S&P) rebajó hoy la deuda soberana de Venezuela en moneda extranjera a "default" después de que incumpliera el abono de los intereses en dos bonos.

El tan esperado encuentro no duró ni 30 minutos de acuerdo a diversos medios y transcurrió en la más absoluta opacidad, sin que los representantes del gobierno hayan ofrecido ninguna información precisa sobre el mismo. Aunque el gobierno declaró vía un comunicado oficial que “se inició con rotundo éxito el proceso de Refinanciamiento de la deuda externa de Venezuela, como estrategia para cumplir cabalmente con nuestras obligaciones", pero sin explicitar nada concreto.

Durante la reunión, según trascendió, el Gobierno no presentó ninguna propuesta concreta para el cambio de condiciones de pago que busca, limitándose a hablar de las sanciones de Estados Unidos que es donde concentra el nudo de los problemas para financiarse.

Pero es de destacar que el gobierno ha tenido en otros momentos políticas de refinanciamiento de la deuda cuando aún no existían las sanciones aplicadas por Donald Trump, aunque las nuevas sanciones de Estados Unidos sí han puesto en aprietos a un gobierno que ha venido pagando religiosamente la deuda a pesar de los grandes padecimientos del pueblo, reduciendo drásticamente las importaciones para poder cumplirle a los acreedores internacionales. Aproximadamente un 70% de los tenedores de bonos de deuda venezolana son estadounidenses y canadienses.

Maduro había afirmado el domingo que a esta reunión, que tuvo lugar en el Palacio Blanco de Caracas (a escasos metros de la Casa Presidencial), vendrían 441 acreedores nacionales, de Europa, Estados Unidos y otras partes del mundo que supondrían el 91 % de los tenedores de deuda, pero pareció que no se presentaron más de 100 personas, y ninguna de ellas pudo hacer preguntas públicamente durante el encuentro en el que sólo habría hablado el vicepresidente del país, Tareck El Assami.

Tareck habría afirmado ante los inversionistas en la reunión que "Hoy Venezuela se encuentra limitada para buscar financiamiento en lo que ha venido siendo históricamente nuestro mercado, encontrándonos frente a la necesidad de plantear nuevas fórmulas para salir de esta complejidad". El Assami está entre los sancionados por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, por lo que declaraba que “la OFAC sin juicio alguno pretende disminuir nuestra capacidad de relacionamiento con el mundo en nuestro trabajo como Gobierno", en alusión a la imposibilidad que tiene, como los demás sancionados, de reunirse con inversionistas estadounidenses.

El gobierno había anunciado con bombos y platillos su intención de refinanciar o reestructurar todos los bonos y demás deuda externa del país y de PDVSA después de abonar los cerca de 2.000 millones de dólares a los que ascendían los dos pagos más grandes que este final de año había de efectuar PDVSA. Pero su anuncio lo hacía acotando que esta decisión no significaba que el país dejará de “cumplir sus compromisos”. Es más que claro que esta acción del gobierno de Maduro es porque llegó a niveles de arcas vacías, y no por alguna acción “soberana” para atender las necesidades del pueblo como lo quiere presentar.

Te puede interesar En crisis de pago, Maduro busca acuerdos para refinanciar y reestructurar la deuda externa

Pero este anuncio de Maduro y los retrasos con que llegaron parte de estas liquidaciones provocó intensos rumores, todavía no disipados por completo, sobre una posible suspensión de pagos, más allá de que insistiera en que el país no caería en la temida suspensión de pagos. De acuerdo a estimaciones que lleva la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional (en manos de la oposición y considerada en desacato por Maduro), Venezuela tiene una deuda total cercana a los 150.000 millones de dólares, lo que genera un pago anual cercano a los 10.000 millones de dólares, "sin incluir lo que se cancela (paga) a China y Rusia" por varios convenios.

Aún no son muy claras las razones del por qué el gobierno no habría ofrecido nada en concreto en la reunión con los tenedores de bono. Lo que abre aún más las dudas sobre la situación en que se encontraría el gobierno de Maduro para hacerle frente a los compromisos internacionales sobre los cuales hasta ahora suele afirmar que tiene “una historia intachable” de buen pagador. Es de observar que este mismo lunes, la agencia Fitch Ratings colocó la nota de la deuda de PDVSA en la categoría de incumplimiento restringido por el retraso en el pago de bonos en dólares, declarando que: “Estas calificaciones reflejan el incumplimiento de los bonos de la empresa con vencimientos el 2 de noviembre de 2017 y el 27 de octubre de 2017 debido a retrasos en el procesamiento, que provocaron que los acreedores recibieran los pagos del capital hasta una semana después de la fecha de vencimiento”.

Hasta la calificadora china Dragong Global Credit Rating Co Ltd informó este lunes que decidió colocar la calificación crediticia de Venezuela en su lista de revisiones negativas debido al deterioro de la economía y finanzas del gobierno nacional. En un comunicado, emitido por la firma de crédito china, se explicó que “la sombría perspectiva de la reestructuración de la deuda causa una considerable incertidumbre sobre si el gobierno venezolano puede pagar sus deudas que vencen, lo que puede resultar en altos riesgos de incumplimiento". Lo que indica que lo escueta de la reunión de este lunes y sin ningún tipo de propuesta por Maduro no hace más que hacer más evidente la crisis y el riesgo de default.

Pero hay que observar en el Departamento del Tesoro estadounidense informó esta semana que estudiará permitir nuevas negociaciones con deuda venezolana si esta está aprobada por la Asamblea Nacional (AN). Esta directiva del Tesoro fue emitida horas después de que la MUD y el gobierno anunciaran la nueva tanda de negociaciones que comenzarán este miércoles en República Dominicana. No sería especular que la reunión del lunes haya quedado en stand by en función en qué se acuerde en la reunión con la oposición, en función de la exigencia de Trump de aflojar en sus sanciones si el gobierno de Maduro reconoce a la AN, lo que facilitaría a los acreedores estadounidenses poder negociar sin temor de ser víctimas de las medidas del gobierno estadounidense.

Aunque el gobierno ha avanzado con Rusia para reestructurar 3.000 millones de dólares de deuda que Venezuela tiene con ese país, según lo declarado por Maduro este domingo. Ya el miércoles pasado el ministro de finanzas de Rusia, Antón Siluánov, había asegurado ante los medios de comunicación que el gobierno de Maduro había aceptado las condiciones para la reestructuración de su deuda propuestas por su país, declarando que Rusia “estaba dispuesta a prorrogar los adeudos y proporcionar facilidades para el pago de una primera parte de menor cantidad, mientras que la parte mayor sería pagada en una segunda etapa”.

En la actual situación abierta se hace más clara que nunca la necesidad de dejar de pagar esta oprobiosa deuda externa. Ni un centavo más a la banca usurera internacional. No hay que “refinanciar” ni “reestructurar” la deuda como habla Maduro. Lisa y llanamente hay que decir que la primera opción son las mayorías obreras y populares, no pagando esta deuda externa. Desde la Liga de Trabajadores por el Socialismo (LTS) llamamos al NO PAGO inmediato de la deuda externa y a impulsar una gran campaña nacional por esta medida urgente. En este sentido llamamos a las organizaciones que se reivindican de izquierda, a sindicatos, centros de estudiantes a poner en pie ya un Movimiento por el No Pago de la Deuda Externa.

 
Izquierda Diario
Seguinos en las redes
/ izquierdadiario
@izquierdadiario
Suscribite por Whatsapp
(011) 2340 9864
contacto@laizquierdadiario.com
www.laizquierdadiario.com / Para suscribirte por correo, hace click acá