www.laizquierdadiario.com / Ver online / Para suscribirte por correo hace click acá
La Izquierda Diario
2 de abril de 2021 Twitter Faceboock

Antiimperialismo cero
La política de Rossi por Malvinas: una “comisión” hacia los 40 años de la guerra
Redacción

@martinviene

A 39 años de la Guerra de Malvinas, el ministro de Defensa anunció la creación de una comisión con el propósito de preparar las conmemoraciones del año próximo por el 40° aniversario del conflicto bélico por la soberanía de las islas, y ninguna política antiimperialista.

Link: https://www.laizquierdadiario.com/La-politica-de-Rossi-por-Malvinas-una-comision-hacia-los-40-anos-de-la-guerra

El ministro Agustín Rossi, junto al secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur, Daniel Filmus, este viernes encabezaron un acto en la Plaza de Armas del Edificio Libertador, ubicado en Azopardo 250, de la Ciudad de Buenos Aires.

Allí anunciaron la creación de la Comisión Malvinas que funcionará en la órbita de la cartera de Defensa, con el propósito de preparar las conmemoraciones del año próximo por el 40° aniversario del conflicto bélico con Gran Bretaña.

Durante el acto, el titular de la cartera de Defensa sostuvo: "Proponemos y nos proponemos convertir esa vigilia, que es una vigilia de una noche, del 1 al 2 de abril, en una vigilia de un año. La vigilia del cuadragésimo aniversario empieza hoy, para todos nosotros desde el Ministerio de Defensa, y para el conjunto de los argentinos".

Este jueves, en declaraciones a Télam, Rossi subrayó que la de Malvinas "debe ser una causa que los argentinos deben abrazar todos los días. No basta recordar sólo el 2 de abril. Es algo de lo que no nos podemos olvidar como pueblo y como país".

Sin embargo, la causa Malvinas, es más que un aniversario. El conflicto bélico, que llevó adelante la dictadura de Galtieri -por las razones que bien explica Christian Castillo en la entrevista que realizó La Izquierda Diario-, contó con el apoyo masivo de la población argentina “por recuperar las Islas Malvinas, transformado en un enclave colonial por parte del imperialismo británico. Pero eso no significaba un apoyo incondicional a Galtieri. En las movilizaciones podían verse, aunque no en forma mayoritaria, banderas y pancartas que decían ‘Malvinas sí, proceso no’”, dijo Castillo.

Christian Castillo: “Malvinas tiene que ser parte de una política antiimperialista de conjunto”

Durante la Guerra de Malvinas, ese odio antimperialista, también se expresó en movilizaciones que se desarrollaron en distintos países de la región.

Sin embargo, luego de la capitulación de las Fuerzas Armadas argentinas ante las tropas británicas, todos los gobiernos pos dictadura, con distintas políticas, sostuvieron la desmalvinización. Lo que significa, que sostuvieron, por distintas vías, que al imperialismo no se lo podía enfrentar, lo que abrió el camino de consensos diplomáticos, lo que llevó a mayor sumisión y entrega del patrimonio nacional.

Raúl Alfonsín dio inicio a esta política. En 1983 sostuvo que “nuestro programa como el de todos los argentinos es el de seguir luchando por recuperar nuestras islas Malvinas en todos los foros internacionales (…) ¿Mi opinión de lo que pasó el año pasado? Fue una aventura incalificable (…) Yo creo haber sido uno de los políticos que mantuvo las distancias. No quise atarme al presunto carro de gloria, que resultó ser un carro atmosférico”.

Carlos Menem fue más allá de esta política, no solo sostuvo relaciones carnales con el imperio Británico, y con el resto de los países imperiales al que les entregó los recursos naturales, sino que formó una Fuerzas Armadas destinadas a servir a los planes guerreristas de la OTAM.

Si bien las políticas hacia el reclamo por las Islas Malvinas, no fueron las mismas en todos los gobiernos pos dictadura, es cierto que ninguno de ellos tomó medidas necesarias para enfrentar al imperialismo en un conflicto de este tipo. Baste señalar que los bienes de las empresas y propietarios británicos en el país, ni siquiera fueron incautados durante la guerra. Lo que hubiera sido una medida elemental para forzar a mejores negociaciones de un país semicolonial contra un potencia imperial. Por el contrario, la vía diplomática mostró la relación de fuerza favorable al imperialismo, que después de la derrota de Malvinas, fortaleció la ofensiva imperial.

Mientras los negocios británicos en el país gozan de buena salud, todos los gobiernos, más allá de los matices, se apoyan en la resolución realizada en 1965 por la ONU (20/65).

Así lo confirmó, a través de un comunicado oficial, la Cancillería dirigida por Felipe Solá, donde sostienen que seguirán reclamando el cumplimiento de la Resolución 2065 de la Asamblea General que convoca a ambos estados a iniciar el diálogo diplomático, tal como también lo respaldan “una pluralidad de resoluciones de diversas organizaciones y foros internacionales".

"El Gobierno argentino proseguirá empeñado en el diseño e implementación de políticas de Estado de largo plazo con el objetivo de cumplir con la convicción y el sentimiento de los/las argentinos/as respecto del mandato constitucional de recuperar dichos territorios y el ejercicio pleno de la soberanía", indica el texto.

Alberto Fernández, en el mismo sentido que la cancillería planteó, a través de su cuenta de Twitter: "Hoy como cada 2 de abril honramos la memoria de nuestros héroes veteranos y caídos en la guerra de Malvinas, y reivindicamos nuestra soberanía sobre el territorio".

Una declaración que no afecta ni en lo más mínimo la política colonialista por parte del Gobierno Británico en la región, y en particular la base militar que mantienen en las islas, que como expresa el comunicado de Cancillería “desconoce todas las resoluciones de las Naciones Unidas y la usurpación de los recursos naturales del Atlántico Sur que pertenecen al pueblo argentino". A Pesar de la expoliación de recursos de naturales, el gobierno del Frente de Todos, no ha tomado medida alguna.

Por su parte, Agustín Rossi plantea el cambio de la política diplomático, con respecto al gobierno anterior: "Argentina tiene a Malvinas como una prioridad de su política exterior. Volvimos a tener con (Daniel) Filmus una Secretaría dedicada a atender este reclamo que en la época del gobierno de Macri prácticamente había desaparecido. Esto es algo que cambió de forma sustancial", sin embargo, los intereses del capital imperialista en el país continúan intactos. El discurso del Gobierno, de “soberanía nacional”, no implica tocar esos intereses.

 
Izquierda Diario
Seguinos en las redes
/ izquierdadiario
@izquierdadiario
Suscribite por Whatsapp
/(011) 2340 9864
[email protected]
www.laizquierdadiario.com / Para suscribirte por correo, hace click acá