www.laizquierdadiario.com / Ver online / Para suscribirte por correo hace click acá
La Izquierda Diario
22 de mayo de 2020 Twitter Faceboock

LA PRECARIZACIÓN: ENFERMEDAD PREEXISTENTE EN LA SALUD
Ginés González García da la espalda a reclamos de residentes y concurrentes
Corresponsal LID | CABA

El viernes por la mañana, jóvenes trabajadores de la salud de la ciudad y de la provincia de Buenos Aires, se acercaron a las puertas del Ministerio de Salud nacional para leer un comunicado y presentaron una carta que no fue recibida.

Link: https://www.laizquierdadiario.com/Gines-Gonzalez-Garcia-da-la-espalda-a-reclamos-de-residentes-y-concurrentes

Días atrás, residentes y concurrentes de distintos puntos del país se encontraron en una asamblea virtual, en la que participaron alrededor de 130 hospitales y centros de salud.

Allí decidieron realizar una conferencia de prensa este viernes 22 de mayo, frente a las puertas del ministerio de Salud de la Nación para visibilizar la realidad que atraviesa el sistema de salud hoy. Leyeron una carta que dirigieron a las autoridades responsables, que no fue recibida por Ginés ni ningún otro funcionario.

Residentes y concurrentes son trabajadores de la salud en formación. Son los esenciales que hoy están en primera línea enfrentando la pandemia. Pero la precarización no se tomó cuarentena.

Los reclamos que movilizaron a fines del 2019 a miles de residentes en CABA, Provincia y Nación siguen más que vigentes. Muchos trabajan hasta 80 horas semanales, en varios lugares no se cumple el descanso posguardia y las jornadas que llegan a ser de hasta 30 horas sin dormir. Algunos no cuentan con aportes jubilatorios, y trabajan por contratos de beca que duran entre 3 y 6 años y después no se les asegura la continuidad laboral. Los que son concurrentes, trabajan gratis, sin ART y sin obra social.

Esto ha generado muchísimo malestar, sobre todo en quienes se encuentran transitando su último año y se han visto forzados a continuar trabajando mediante decreto, por ser “esenciales” para enfrentar la pandemia, pero para luego ser absolutamente descartables una vez que todo pase.

La carta que leyeron en la puerta del Ministerios de salud dice: “Creemos necesario se tomen medidas de acción conjunta de todos los gobiernos, para dar respuestas y garantizar, no solo nuestros derechos laborales y condiciones dignas para ejercer, sino también el acceso a la salud de toda la población”.

Mostraron que los reclamos son los mismos a los largo y ancho del país. “A pesar de depender de jurisdicciones y empleadores distintos, nos unen puntos concretos, que expresan el vaciamiento hospitalario de décadas, producto de la mercantilización se la salud.”

La pandemia hizo saltar la ficha que, desde la crisis de 2008 hasta acá, los diferentes gobiernos en acuerdo con las burocracias sindicales salvaron a las empresas, a costa de desfinanciar entre otros la salud y la educación públicas. Argentina no fue la excepción, y en plena pandemia se destinó 90 veces más en subsidios a empresarios que en plata para salud, se entregó 514 mil millones de pesos a los mismos que ahora despiden y suspenden. Además, contando el último DNU son 23.200 millones de pesos lo inyectado desde el comienzo de la pandemia para atender la emergencia sanitaria. Contrastan con los más de U$S 5 mil millones que lleva el Gobierno nacional pagados en intereses y capitales de deuda externa (más de 340 mil millones de pesos fueron en plena coronacrisis).

Te puede interesar: Trabajadores de la salud: organizarnos contra un sistema que enferma

La carta también refiere que “A la fecha numerosos efectores aún no cuentan con la implementación de protocolos, falta personal, y los insumos escasean. El alto nivel de contagios en salud depende intrínsecamente de la falta de condiciones de bioseguridad y el pluriempleo producto de los magros salarios recibidos”. Esto contrasta con lo que opina el ministro de Salud de la Nación, Ginés González García que no tuvo mejor explicación que culpabilizar al personal de salud, quienes fueron contagiados “por sus colegas y por no usar correctamente la ropa”.

Finalmente advierten su preocupación por la situación en las villas y barriadas. “Nuestros vecinos, usuaries de los efectores, se están contagiando por no poseer las medidas básicas de saneamiento. El acceso a la vivienda, la salud y las condiciones de vida son derechos transformados en privilegios por los gobiernos, responsables. Deben tomarse medidas urgentes, que respondan inmediatamente a la situación”.

La salud primero

La carta finaliza solicitando una reunión para tratar una serie de reclamamos como salario y ART para Concurrencias y becas, otorgamiento de títulos de finalización de Residencias y concurrencias el 31 de mayo próximo, pase a planta de residentes y concurrentes cuyos contratos vencen este 31 de mayo. Aumento del personal en salud. Pago inmediato y universal del Bono. Recomposición salarial para terminar con salarios de hambre. Que se habiliten los testeos masivos seriados en todo el personal de salud. Que se garantice la provisión diaria y permanente de los EPP, asegurando el cumplimiento de los protocolos de actuación frente a la Pandemia COVID-19, entre otras cuestiones. También plantea la centralización del sistema de salud Público, privado y de obras sociales bajo tutela Estatal, con injerencia de un comité de trabajadores y el aumento del presupuesto en salud.

Te puede interesar: Lecciones de una semana en la que perdieron los jubilados y ganaron los ricos

Hay un gran debate entre economía o salud, pero la verdad es que no son contrapuestos. Es una cuestión de prioridades y de dónde apuntar los recursos del Estado. Desde la banca de los diputados Nicolás Del Caño y Romina del Plá del Frente de Izquierda Unidad presentaron un proyecto de impuestos a las grandes fortunas que del Frente de Todos y Juntos por el Cambio se negaron a tratar en las sesiones que se vienen llevando a cabo, aun cuando fue el único proyecto presentado hasta el momento. Si se gravase a la fortuna personal del Bagó, que está estimada en 800 millones de dólares, se podría dar un salario de $67.372 (canasta básica calculada por la junta interna de ATE del Indec) a 9796 Residentes y Concurrentes. Si se aplicara a la fortuna personal de Hugo Sigman, dueño de Insud Pharma Argentina, que está valuada en 2400 millones de dólares, se podría usar para dar un salario de cuarenta de $30.000 a 566 mil personas.

La Izquierda Diario conversó con Belén Cantarella, residente del hospital Pirovano y militante de la agrupación Marrón en salud impulsada por el PTS en el Frente de Izquierda, que estuvo presente en la conferencia de prensa. Ratificó todos los reclamos y subrayó que para ella es fundamental que los gremios tomen el ejemplo de organización de residentes y concurrentes, y organicen la coordinación entre todos los hospitales y centros de salud, llamando a asambleas interhospitalarias, con participación de trabajadores de todos los sectores, sin distinguir modalidad de contratación. Planteó: “esta situación la damos vuelta juntes, arrancándole paro y plan de lucha a los sindicatos para conseguir ya protocolos adaptados a la realidad de los barrios de emergencia, provisión de agua, comida y elementos de higiene para todo el barrio, equipos de protecciones para el personal de salud y testeos para todes. Este martes 26 movilizaremos nuevamente y realizaremos cortes de calle en los distintos hospitales y centros de salud”.

 
Izquierda Diario
Seguinos en las redes
/ izquierdadiario
@izquierdadiario
Suscribite por Whatsapp
/(011) 2340 9864
[email protected]
www.laizquierdadiario.com / Para suscribirte por correo, hace click acá