www.laizquierdadiario.com / Ver online / Para suscribirte por correo hace click acá
La Izquierda Diario
31 de julio de 2018 Twitter Faceboock

OPINIÓN
La letra C: una canción para los dueños de Carrefour
Lucia Battista Lo Bianco | Consejera Directiva Mayoría Estudiantil | Filosofia y Letras/UBA

Luego de la aparición de carteles con contenido sexista en los locales de esa cadena de supermercados y el repudio generalizado que despertó en las redes sociales, les hacemos llegar desde estas páginas una recomendación musical y una invitación a la reflexión.

Link: https://www.laizquierdadiario.com/La-letra-C-una-cancion-para-los-duenos-de-Carrefour

Un mal día para ser unos de los “creativos” de la cadena de supermercados multinacional Carrefour. A propósito de la publicación de esos carteles que tenían como objetivo hacer publicidad e incitar a las ventas de juguetes para los niños y las niñas a de cara al próximo -y ¿mal llamado?- “Día del niño”, nos permitimos una breve pero esperemos productiva reflexión sobre el contenido marcadamente sexista de los mismos. ¿Y si en lugar de pensar cocineras y constructores, pensamos también cocineros y constructoras? ¿O, por qué no, cocineres y constructoris?

La publicidad utiliza la letra “C”, inicial del nombre de la cadena para promocionar juegos, supuestamente, destinados exclusivamente a varones y otros a nenas, que comiencen con dicha letra. Para los niños propone un juego de construcción y el título es “Constructor”, para ellos. Mientras que para ellas, las niñas, propone con la misma inicial “Cocinera” y “Coqueta”, destinado plastiquitos que emulan un juego de cocina y otro de pinturas y maquillaje respectivamente.

Te puede interesar: Carrefour con C de conservador

Pensando como quien dice, a “vuelo de pájaro” recordé una canción del cantautor argentino, Gabo Ferro, que a riesgo de pecar de binarista propone una inversión de los roles de géneros que el sistema heteronormativo y patriarcal capitalista le asigna a las personas desde el mismísimo momento del nacimiento. Qué distinto sería si en lugar de un “constructor” y una “cocinera” pudiéramos tener como dice la canción, un “niño costurera” y una “niña carpintero”. En la letra de ese tema, el autor propone un juego de palabras que tiene como objetivo desnaturalizar los roles de géneros impuestos a los niños desde muy pequeños. Por eso realiza un trastocamiento de la gramática y la concordancia entre las palabras, combinando un sustantivo en masculino con un adjetivo en femenino y viceversa.

Podríamos pensar incluso que se está refiriendo a la infancia trans y al amor entre personas también transgénero, cuando la voz “masculina” entona: “me enamoraré de una buena costurera, una mujer diestra, una buena mujer con cuerpo de niño y manos bien dispuestas; yo la amaré y la protegeré de todo el terror de la naturaleza, ella me amará y coserá para mi los mejores vestidos para mis muñecas”. Entendiendo como tarea de la “buena mujer” aquello que el rol socialmente naturalizado destina a las niñas para su entretenimiento y ocio, pero que en este caso vendría a ser desempeñado y bien reconocido por ello, por un “niño costurera”. De quien se enamorará la “niña carpintero” que vendría a “protegerla” -otra vez, el de la protección, un rol socialmente asignado a los varones- de aquello que nombra como “terror de la naturaleza” que quizás no sea ni más ni menos que las violencias patriarcales desatadas contra quienes osan cuestionar semejantes arbitrariedades y jerarquizaciones de los géneros naturalizados. .

La canción que lleva por título “Costurera y carpintero” y pertenece al disco Todo lo sólido se desvanece en el aire del año 2006, además dice: “Ella será sabia y sabrá sonreír cuando le griten niño costurera, dirá que nada importa si estamos enteros...”, dando un claro mensaje de una valoración posible y necesaria de las personas más allá de su identidad de género autopercibida. E incluso plantando bandera contra el bullying y la discriminación por elección de género o identidad. Algo de lo cual, los mal llamados “creativos” de Carrefour, y por qué no los gerentes también, en pleno Siglo XXI parecen ni haberse enterado. Saludamos que retiren la publicidad patriarcal, digna del medioevo, y ahora de paso los invitamos a escuchar la canción.

 
Izquierda Diario
Seguinos en las redes
/ izquierdadiario
@izquierdadiario
Suscribite por Whatsapp
/(011) 2340 9864
contacto@laizquierdadiario.com
www.laizquierdadiario.com / Para suscribirte por correo, hace click acá