John Reed

Se aplaza el Congreso de los Soviets

Los Mencheviques y SR cambian de postura y buscan conseguir la mayor cantidad de delegados para el congreso.

Rabotehi i Sóldat («El Obrero y el Soldado») órgano del Soviet de Petrogrado, escribe al respecto:

"Llamamos la atención de los delegados al nuevo congreso sobre los intentos de ciertos miembros del comité de organización de sabotear dicho congreso, haciendo circular el rumor de que ya no va a celebrarse y de que los delegados deben abandonar Petrogrado... No os dejéis desorientar por esas mentiras... Se acercan grandes días..."
Era evidente que para el 2 de noviembre no se alcanzaría el quorum, por lo que el Congreso fue aplazado para el 7. Ahora bien, el país entero estaba en conmoción, y los mencheviques y los socialrevolucionarios, comprendiendo que estaban derrotados, cambiaron repentinamente de táctica. Telegrafiaron a todas sus organizaciones provinciales para que eligieran tantos socialistas «moderados» como fuera posible. Al mismo tiempo, el Comité Ejecutivo de los Soviets campesinos lanzó urgentemente la convocatoria para un congreso campesino que debería abrirse el 13 de diciembre, con el fin de poder anular cualquier acción eventual de los obreros y los soldados.

¿Qué harían los bolcheviques? En la ciudad corría el rumor de que los obreros y los soldados preparaban una manifestación armada. La prensa burguesa y reaccionaria profetizaba la insurrección y exigía al gobierno que arrestase al Soviet de Petrogrado o, al menos, que impidiese la reunión del congreso. Periódicos como la Novaia Russ preconizaban una matanza general de bolcheviques.

Extracto de 10 días que conmovieron al mundo de Jhon Reed

VER TODAS LAS NOTAS DEL DÍA