Reseña de Korda: Pasión e imagen

0
Share Button

DE DIANA DÍAZ LÓPEZ, REINALDO ALMIRA NARANJO Y VIRGINIA FABRI (CURADORES), BUENOS AIRES, 2015

ALBERTO KORDA. FOTOGRAFÍA Y REVOLUCIÓN 

 

JUAN LUIS HERNÁNDEZ

Historiador, docente UBA.

Entre el 6 de agosto y el 13 de septiembre se realizó en el Centro Cultural Borges, de la ciudad de Buenos Aires, la muestra fotográfica Korda: Pasión e imagen, actuando como curadores Diana Díaz López, Reinaldo Almira Naranjo y Virginia Fabri. Se trata de una retrospectiva del gran maestro cubano Alberto Díaz Gutiérrez, más conocido como Alberto Korda (1928-2001), compuesta por un cuerpo de 110 fotografías.

Korda fue el autor de una de las imágenes más conocidas y reproducidas de la historia de la fotografía: Guerrillero heroico, la famosa foto que le tomó a Ernesto Che Guevara en el sepelio de las víctimas producidas por el atentado al buque La Coubre, que transportaba municiones para el gobierno revolucionario, el 4 de marzo de 1960. El editor italiano Giangiacomo Feltrinelli fue quien la difundió a nivel mundial. Korda nunca cobró dinero por ella, ni jamás lo reclamó.

Sucede a veces con las grandes obras maestras, que catapultan a sus autores a la fama pero opacan el resto de su producción. La muestra intenta subsanar este déficit, presentando un paneo de la obra del genial fotógrafo cubano organizada en tres instancias: la moda, la revolución y el mundo submarino.

En sus comienzos (abrió su estudio en el año 1954), el artista se dedicó a la fotografía de la moda en Cuba. De estos años se destacan los bellos retratos de Norka (Natalia Méndez), para muchos la mejor modelo cubana de todos los tiempos, con quien Korda tuvo un apasionado romance con un abrupto final.

La revolución marcó un antes y un después en su vida y su obra. La niña de la muñeca de palo, extraordinaria imagen tomada en febrero de 1959, marca el inicio de una nueva etapa en la producción del artista. “Esta niña que abrazaba un leño al que llamaba ‘mi nene’, me convenció que debía consagrar mi trabajo a una revolución que transformara sus desigualdades”, expresó en una entrevista posterior. Según cuenta su hija, muchos años después, Paulita, la niña del retrato, “…lo invitó a su boda y reprodujeron la imagen: ella abrazada a un tronco, pero vestida de novia”.

Entre 1959 y 1965 trabajó en el periódico Revolución, y entre 1959 y 1968 acompañó a Fidel Castro en sus viajes, como fotógrafo. Muchas de las imágenes que tomó en tal carácter son célebres, y dejan testimonio de la simpatía y el cariño que los dirigentes cubanos recogían en sus viajes y giras. Pero sin embargo sus obras más notables son aquellas en las que aparecen los hombres y mujeres sencillos que hicieron la revolución, o aquellos a los que la revolución les cambió la vida para siempre. Campesinos en el malecón, una imagen sencilla, en la cual la silueta, tomada de espaldas, de cuatro campesinos se recortan en el malecón de La Habana, o El quijote de la farola, con el guajiro vestido de fiesta arriba de un farol sobre el fondo multitudinario de la Plaza de la Revolución, tomadas ambas durante los festejos del 26 de julio de 1959 en La Habana, son de las más hermosas de este período. Una serie muy interesante (aunque lamentablemente con muy pocos ejemplares) es la llamada de los Ritos afro-cubanos (Fiesta del Bembé, de la religión orishá-yoruba, 1960).

Su otra gran pasión fue la fotografía del mundo submarino cubano, a la que se dedicó entre 1969 y 1979, dejando extraordinarias tomas de arrecifes y corales. Sus últimos años los dedicó a recorrer distintos países, dando conferencias y realizando exposiciones: de su paso por Buenos Aires quedaron algunas instantáneas bailando tango en La Boca. En este transitar falleció en forma súbita en París, en el año 2001. Quizás como último homenaje, sus restos fueron trasladados al mismo cementerio cubano en el cual yacen las víctimas del buque La Coubre. Las mujeres, la revolución, el mar, y por supuesto, la fotografía, fueron las grandes pasiones de un artista cuya obra forma parte indisoluble de la memoria histórica de la Revolución cubana.

No comments

Te puede interesar

La democracia y su secreto

RESEÑA DE NATURALEZA Y FORMA DEL ESTADO CAPITALISTA. ANÁLISIS MARXISTAS CONTEMPORÁNEOS - GASTÓN GUTIÉRREZ Y PAULA VARELA - Número 33, septiembre 2016