Mendoza está cambiando desde abajo

0
Share Button

 

VIRGINIA PESCARMONA

Docente, PTS Mendoza.

PAUL LECEA

Concejal de Maipú, Mendoza, por el FIT.

Número 25, noviembre 2015.

 

Un asado con trabajadores petroleros en Luján, una recorrida por el Hospital Carrillo de Las Heras, una recorrida de sábado por la mañana en la feria del Barrio La Gloria en Godoy Cruz, entrevistas en radios de Tunuyán, de San Martín, de San Rafael. Recorridas por la universidad y los institutos terciarios de distintos departamentos. Convocar a la movilización del 3 de junio, #NiUnaMenos. Presenciar la sentencia al único imputado por la desaparición de Soledad Olivera junto a familiares, maestras y mujeres de Lavalle y luego marchar junto a esas mismas mujeres y estudiantes de la Comisión de mujeres de la UNCuyo repudiando la impunidad otorgada por la corporación judicial. Un viernes a la noche charlar hasta el cansancio con trabajadores rurales en La Reducción, Rivadavia. Volantear en la puerta de una fábrica como Cuyoplacas o FeCoViTa y dialogar con sus trabajadores. Ir a San Juan a solidarizarse con el pueblo afectado por un nuevo crimen de la Barrick. Todo esto sin que falte un pedido de autógrafo e innumerables selfies y fotos espontáneas que luego serán replicadas en las redes sociales. “Es uno de los nuestros”, habían dicho con Nicolás del Caño. “Es como nosotros”, dijeron con Noelia Barbeito.

En cada una de esas actividades lo que se expresó es lo que no reflejan los medios de comunicación: la identificación con el Frente de Izquierda de miles de trabajadores, mujeres y jóvenes.

Todas estas actividades –y más– fueron y son parte de la intensísima campaña política y electoral que durante los últimos 8 meses del año atravesó el Frente de Izquierda, el PTS y Noelia Barbeito en particular, en la provincia de Mendoza. Desde las elecciones a intendente de la capital de febrero –que convirtieron a Nicolás Del Caño en el candidato de izquierda que más votos logró a un cargo ejecutivo en la historia de la democracia reciente– hasta las presidenciales del 25 de octubre, que volvieron a renovar las credenciales políticas del candidato a presidente por el FIT. Esta seguidilla de comicios desdoblados, impuesta desde arriba por los partidos del régimen, planteó para la izquierda el desafío de encarar un largo año electoral compitiendo con militancia contra los grandes aparatos partidarios financiados por los empresarios y las posiciones ocupadas en el Estado.

 

Un proceso profundo

La frase “Mendoza está cambiando desde abajo”, que resonó en todo el auditorio de la Nave Universitaria, ya había sido acuñada en el acto de cierre de campaña de las PASO provinciales frente a la Legislatura. Pero esta vez decenas de miles que siguieron el debate por TV e internet lo sintieron con énfasis. “Confiamos en que los trabajadores verán que es mejor para Mendoza que la gobiernen sus propios trabajadores”, fue la síntesis de la intervención en el debate.

La identificación de miles de mujeres, trabajadores y jóvenes con el FIT se va configurando como una nueva identidad política, que tiene la potencialidad de estar ligada a la izquierda clasista que, elección tras elección, fue moldeando conciencia y que se da en el marco de una crisis que podría llegar a ser histórica del peronismo.

Como hemos dicho, son innumerables las muestras de simpatía, apoyo y afecto que se multiplicaban en los barrios, facultades, lugares de trabajo, plazas, ferias o por la calle misma. Un día, en la localidad de San Martín un grupo de estudiantes despidieron a Barbeito con palabras de aliento: “llegaron lejos y los vamos a votar, cuenten con nosotros”.

Junto a los trabajadores. Entre los trabajadores el hastío con los partidos tradicionales se hace sentir y lo expresan, dándose intensos debates en las puertas de las fábricas que visitamos o en la esquina de una Plaza: “los voto porque los radicales y los peronistas no van más”, “¿cómo puedo colaborar con ustedes?”.

En cada lucha, el recibimiento a los diputados y la militancia del Frente de Izquierda es muy bueno, y rápidamente se traba confianza para pelear juntos y enfrentar a las patronales. Los trabajadores sienten que el desarrollo del frente de Izquierda es una banca que está al servicio de sus intereses cuando tienen que salir a las calles. Así se pudo ver en IMPSA, ALCO, los trabajadores de los hospitales y los de la educación, también los municipales allí donde tuvieron que enfrentar medidas de ajuste por parte de los intendentes.

Junto a las mujeres. Junto a las organizaciones de mujeres el FIT estuvo en el juicio llevado adelante contra el único imputado en la desaparición de Soledad Olivera. En esa sala se escuchó a la defensora del imputado diciendo que allí no se iban a defender los derechos de las mujeres. Y así fue que el acusado quedó absuelto y no hay ni una pista de dónde podría estar Soledad. Entre los jueces estaban los docentes universitarios Roberto Uliarte y José Valerio, de conocido prontuario homofóbico, machista y misógino. Uliarte también ha sido señalado por organismos de DD. HH. por su vinculación a la dictadura.

Pero este fallo, que intentó ser ejemplificador para las mujeres, tuvo su respuesta y esa misma tarde se movilizaron cientos de personas por las calles de Mendoza para repudiar la impunidad. De la Universidad Nacional de Cuyo bajaron marchando estudiantes que, indignadas con el fallo, lograron que esta causa retumbe en las paredes de la universidad. Ese día, Noelia Barbeito fue directo de la sala del juicio al recinto de la Legislatura. Allí denunció a esa casta de jueces que sirve para ir en contra de las mujeres, la juventud y los trabajadores. El Frente de Izquierda viene cuestionando sus privilegios, negándose a votarlos en forma secreta como hacen peronistas y radicales en la Cámara de Senadores, y exigiendo que sean elegidos democráticamente, con mandato revocable y salario igual al de un trabajador.

En Defensa del Agua y la Ley 7.722. También la estrecha relación que se selló con los asambleístas y luchadores socioambientales tiene su historia. A comienzos de 2015, momento en que caía el proyecto “Cerro Amarillo”, Noelia Barbeito declaraba que:

 

nosotros desde el primer momento nos reunimos con las Asambleas por el Agua, les dijimos que estábamos a su disposición, les dijimos que queríamos ser su voz adentro de la legislatura. Hubo demagogia, hubo contradicciones –por ejemplo, los radicales votaron en contra– seguramente para defender otros intereses, como los de los grandes terratenientes que querían usar esa agua para otra cosa. Nosotros nos pusimos a disposición de las Asambleas por el Agua, participamos en común en las audiencias públicas, sufrimos los ataques de la Cámara minera, que salió a atacarnos y tratar de ponernos en contra de los trabajadores.

 

 

¿Quiénes “bancan” a Noe, Nico y el FIT?

Noelia Barbeito conquistó 123.798 votos en las elecciones del 25 de octubre, quedando a menos de dos puntos de conquistar una banca en el Congreso de la Nación, acrecentando un 36% el caudal cosechado en las PASO y superando también su votación como candidata gobernadora, en la que consiguió más de 100 mil sufragios (10,41%).

Esta joven senadora provincial de 34 años, que alcanzó conocimiento de masas por su denuncia contra el dietazo de los legisladores mendocinos (llevaron sus dietas a más de $ 50 mil), por su participación en los piquetes con motivo de los paros nacionales y protestas en apoyo a la autopartista LEAR y por su denuncia a la casta judicial, se convierte ahora –luego de su participación como candidata y máxima representante del FIT en las elecciones de 2015– en una de las principales figuras de la política provincial en tiempos de incertidumbre y promesas de ajuste de parte de los partidos patronales.

La propuesta de que los legisladores cobren al igual que una maestra –que el PTS en el FIT impulsa y pone en práctica en todo el país– es una tradición retomada de la Comuna de París en 1871 que, a la luz de la descomposición de la casta política actual, suena como verdaderamente novedosa. El dietazo en cuestión despertó la indignación del pueblo trabajador y permitió que la denuncia de Noelia y el Frente de Izquierda consolidara la identificación política con las propuestas del partido y sus figuras públicas.

El reconocimiento de Noelia Barbeito fue creciendo. Particularmente pegó un salto en su popularidad a partir de la participación en los debates previos a la elección provincial. A partir de ese momento se multiplicaron las notas y entrevistas que daban cuenta no sólo de la campaña si no de las principales propuestas.

En ese marco ocupó un lugar muy importante la difusión en los principales diarios provinciales de las medidas ante la crisis del sector vitivinícola, que parten de la estatización bajo control de los trabajadores de los 5 principales grupos bodegueros e incluyen una salida para los pequeños productores arruinados.

El 2013 sorprendió con sus resultados históricos, esos que llevaron a Nicolás el Caño al Congreso Nacional. A partir de ello se multiplicaron las explicaciones, especulaciones y análisis sobre el “fenómeno FIT”. Se dijo “voto bronca”, “voto espuma”, “voto clasemediero”. Pero en Mendoza se están derribando varios mitos.

En primer lugar que Mendoza no es, tal como la pintaban, solo una provincia profundamente conservadora. También se desmintió, en una elección tras otra, esa afirmación de que los votos del FIT provienen de la crisis del histórico “espacio de representación radical” (lo que sería en general de clase media) y que no tenía relación con la base peronista. Falso.

Por un lado, en la última elección creció, independientemente del resultado del FIT, el radicalismo-PRO. Incluso en departamentos en los que en las elecciones provinciales de hace 4 meses había arrasado el PJ local, como en Maipú, el frente Cambiemos derrotó al peronismo haciéndose con una parte de sus votos[1]. El Frente de Izquierda mantuvo buenas elecciones en todos los casos.

Por el lado del FIT lo que se han mantenido son las altas votaciones en los barrios de población trabajadora de la capital, como La Favorita o San Martín, y en todo el Gran Mendoza. Un análisis del voto al Frente de Izquierda en la capital provincial dice que

 

si indagamos las escuelas que representan los sectores populares de la capital mendocina, éstas muestran una votación del FIT por arriba de la media departamental y si los examinamos de conjunto, también superan la media aproximadamente casi por el doble porcentual (16,1%). En la escuela José María Llorens del barrio San Martín, el FIT obtuvo el 19,94% de los votos ubicándose como tercera fuerza política en dicho establecimiento.

 

 

Crisis en el PJ

La reciente campaña electoral estuvo cruzada por una fuerte crisis financiera en la provincia. Octubre arrancó con atrasos salariales, deuda con proveedores, falta de presupuesto para salud y educación y problemas varios, lo que llevó a que se hicieran paros y asambleas en algunas reparticiones estatales y protestas en algunas municipalidades como en Guaymallén, Luján y Santa Rosa. Todas muestras de una crisis de arrastre y que resulta, como ha denunciado el FIT en todas las oportunidades que la ha tocado hablar del tema, de no tocar las ganancias de los grandes empresarios para obtener recursos y sólo apelar al endeudamiento de la provincia y al ajuste sobre los trabajadores.

Francisco “Paco” Pérez, el gobernador saliente, muy cuestionado por esta situación, fue derrotado en las últimas elecciones como parte de la lista de Scioli. El diario Los Andes reseña que “el primer mandatario marcó un punto de corte y fue el candidato menos votado de su lista”, sumando así una nueva derrota al PJ mendocino en un largo año electoral.

La última elección encontró al PJ dividido en dos fracciones, representadas una por la opción kirchnerista expresada en el FPV  que obtuvo el 29,93% de los votos y la otra por la opción no kirchnerista del Frente Renovador, que logró el 12,86%. Si sumamos linealmente, juntos hubieran podido ganar la elección con casi el 43%.Todos los medios y analistas locales difunden las idea de que es momento de barajar y dar de nuevo al interior del PJ local.

La ganadora el 25 de octubre fue la lista de Cambiemos con Julio Cobos a la cabeza, secundado por la empresaria vitivinícola Susana Balbo, fiel representante del trabajo precario y/o en negro que abunda en el sector, combinado con casi nulos derechos sindicales.

Los candidatos de UNA en la provincia fueron impresentables en las últimas apariciones televisivas. El candidato a diputado y conocido periodista de Radio Nihuil, Carlos Sicilia llegó a definir como “enferma” a una mujer que aborta. Como si la misoginia fuera poca, agregó el uso del término “hembras” en sentido genérico para referirse a todas las mujeres. Fue Noelia Barbeito la única que le contestó plantándose por los derechos de las mujeres.

 

Despliegue de militancia en toda la provincia y en todos los ámbitos

La intervención electoral del PTS/FIT combinó todo lo conquistado “por arriba” como la aparición en los principales medios, con la intervención destacada en fenómenos profundos como la marcha de #NiUnaMenos, del que Noelia fue vocera y convocante en Mendoza, pero cuya convocatoria se replicó en toda la provincia, con movilizaciones históricas en localidades tan alejadas como Malargüe. Además de las iniciativas políticas junto a la juventud, como en los colegios secundarios, y en las facultades y terciarios donde se logró imponer asueto.

En las listas electorales se destacaron importantes candidaturas obreras que acompañaron tanto a Nicolás del Caño como a Noelia Barbeito, como la de Rubén Vera, trabajador de más de 30 años en YPF o Edgardo Videla, de la Comisión Interna de Cuyoplacas. Ellos fueron a la vez impulsores de importantes iniciativas sociales y políticas como los masivos torneos Amistad Obrera de Las Heras y Maipú. Se acompañó y apoyó la inédita lucha de trabajadores de ALCO en el Valle de UCO y en San Rafael, al sur de la provincia.

Con los excelentes resultados conseguidos, el 17% primero con la candidatura de Nico Intendente, dejando al FpV en tercer lugar en la Ciudad de Mendoza, y más del 10% después con Noelia candidata a la gobernación, queda claro que en Mendoza la izquierda no es un fenómeno pasajero ni una moda sino que, por el contrario, estrecha lazos con un fenómeno político profundo de miles de trabajadores, mujeres y jóvenes que claramente quieren que Mendoza cambie desde abajo.

Le preguntamos a Noelia Barbeito por el balance y los desafíos que quedan planteados a partir de los resultados electorales y nos decía que

 

el mayor desafío que nos queda en lo inmediato tanto en la provincia de Mendoza como a nivel nacional es ir hacia una campaña para dar un claro mensaje a los políticos que van al balotaje. Va a haber un gran sector que va a expresar a través del voto en blanco. Tenemos que dejar en claro que no vamos a resignar nuestros derechos y que no vamos a legitimar ningún ajuste. Pero también tenemos el profundo desafío de organizarnos en nuestros lugares de trabajo de estudio, de profundizar ese camino que hicimos durante la campaña para poder enfrentar los ataques que seguramente se van a venir. Imaginemos si en Mendoza los trabajadores de la destilería de Luján de Cuyo se unen junto con los trabajadores de IMPSA, de ALCO, docentes, estatales, trabajadores de la tierra con los estudiantes y las mujeres que nos movilizamos por #NiUnaMenos. Creo que este es el desafío que le queda al Frente de Izquierda: construir esa gran fuerza social que pueda llevar adelante las demandas de la clase obrera y el pueblo pobre.


[1] En ese departamento, gobernado por el peronismo desde 1983, en las elecciones provinciales de junio el PJ obtuvo 55,38% a la categoría gobernador y el candidato a intendente se llevó el 62%. Este 25 de octubre Macri obtuvo un  37,01% contra un devaluado 32,68% del mismo PJ que había arrasado antes.

No comments

Te puede interesar

Mujer y revolución

Un 25 de octubre, o 7 de noviembre según el viejo calendario juliano, se iniciaba la Revolución rusa. Aquí una nota sobre uno de los ...