Las “ideas de izquierda” del FIT en campaña

0
Share Button

 

CHRISTIAN CASTILLO

N.2, agosto 2013

 

Este segundo número de Ideas de Izquierda sale a la calle a pocos días de las elecciones primarias (PASO), en el último tramo de la campaña.

Además de la división del peronismo que significó la presentación de la candidatura de Sergio Massa por fuera del Frente para la Victoria, el gobierno sumó nuevas crisis. Está pagando un alto costo político por haber designado a un represor de la dictadura como César Milani al frente del Ejército, por el acuerdo entreguista con la multinacional Chevron y por la protección dada al ex Secretario de Transporte Ricardo Jaime, procesado en numerosas causas por corrupción.

El tratamiento del pliego de ascenso de Milani para el cargo de Teniente General en el Senado se transformó en una crisis para el gobierno cuando el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), que preside el periodista oficialista Horacio Verbitsky, presentó el mismo día que se trataba el tema un informe con nuevas pruebas a partir de las cuales recomendaba no otorgar el ascenso al flamante Jefe del Ejército. Los senadores del bloque del FPV debieron retroceder y pedir un cuarto intermedio. Poco después, por orden de la Presidenta, que defendió a Milani por cadena nacional, se postergaba la discusión hasta diciembre. Al nuevo “estatuto colonial” acordado con Chevron, para la explotación de petróleo y gas no convencional en el yacimiento de “Vaca Muerta”, así como a la cuestión petrolera y energética en general, está dedicado el dossier de este número de Ideas de Izquierda, donde se demuestra que el saqueo de las últimas décadas continuó, pese a la “seminacionalización” de YPF por parte del gobierno.

Recientemente comenzaron a emitirse los spots de radio y TV de todos los partidos políticos. Como en 2011, los spots del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) recibieron elogios y críticas positivas por parte de periodistas y analistas, tanto por el contenido, como por la calidad profesional de su realización. Esto tiene un mérito mayor si se tiene en cuenta los menores recursos con los que contamos las organizaciones que integramos el FIT, comparados con los enormes aparatos millonarios de los partidos patronales. Pero esencialmente, los spots del Frente se destacan por poner de manifiesto denuncias, propuestas programáticas y una salida política que intentan expresar una perspectiva estratégica, con los límites de tiempo de esta forma de agitación masiva. Este contenido es la síntesis a la que arribamos las organizaciones que conformamos el Frente, luego de discusiones alrededor cuáles eran las principales ideas que debíamos expresar en la campaña.

 

Los “exentos” y los que pagan

El spot que denuncia el llamado “impuesto al salario”, uno de los más reivindicados, deja claro un aspecto esencial del carácter de clase del Estado, expresado en la enorme carga impositiva que recae sobre los trabajadores, mientras que los empresarios, financistas y usureros están “¡exentos!”. El conjunto del sistema impositivo es  absolutamente regresivo. Los trabajadores y el pueblo destinan una gran parte de sus magros ingresos al pago de impuestos, para que después el Estado subsidie a los empresarios y los libere del pago de tributos, como se comprobó últimamente con el acuerdo con la multinacional Chevron, o como se demuestra hace años con los beneficios que tienen las mineras o las empresas de transporte. Recientemente, a 15 días de las elecciones, el gobierno convocó al Consejo del Salario Mínimo y lo aumentó a $3.600, dejándolo a la mitad de la canasta familiar. Además va a devolver la parte del impuesto al salario que se aplicó a la primera cuota del aguinaldo de este año, una vergonzosa medida con la que pretende “comprar” la voluntad popular de los trabajadores, “devolviendo” lo que les corresponde por derecho propio.

Sin embargo, pese a que es un sector cada vez mayor el que paga el impuesto al salario (alrededor del 30% del total de trabajadores en blanco) pagar este impuesto es un “lujo” que solo puede darse una franja de la clase obrera; otra amplia mayoría está precarizada o directamente en negro.

 

Precarización laboral

Las ofensiva “neoliberal” de las últimas décadas tuvo entre una de sus consecuencias centrales, la división de la clase trabajadora, entre un sector en blanco y sindicalizado, y otra amplia gama que sufre distintas formas de precarización laboral. El 50% de la población económicamente activa gana menos de $3.300, el 60% menos de $4.000 y el ¡80%! menos de $6.000 (EPH-INDEC, 1° trimestre 2013), es decir, la inmensa mayoría no llega a la canasta básica familiar. Según datos oficiales, el 32% de los trabajadores están en negro, y otro tanto son contratados o tercerizados, superando el 50% de la fuerza laboral los que están privados de todo derecho laboral o de protección social. Para superar las crisis anteriores, el capitalismo mundial apostó, entre otras medidas, a la creación de una especie “subclase”, dentro de la misma clase obrera, para debilitar su potencialidad y su fuerza estratégica; y así imponer peores condiciones, bajar el valor de la fuerza de trabajo y aumentar sus ganancias. El spot que denuncia la precarización laboral y los contratos basura, intenta poner de manifiesto que es una necesidad vital para toda la clase trabajadora superar esta división.

 

Burocracia sindical

Es evidente que todas estas conquistas logradas por el capital no hubiesen sido posibles sin la colaboración directa de la burocracia sindical, en su rol de policía interna del movimiento obrero. Hoy esa burocracia está dividida, como subproducto de la fragmentación del peronismo, en una etapa de lenta decadencia del kirchnerismo. Estos desplazamientos también son una expresión distorsionada de la inicial ruptura de sectores de los trabajadores con el gobierno. El spot que muestra la escena “típica” de un burócrata, custodiado por un matón y hablando casi como un patrón sobre la necesidad de poner límites a los reclamos salariales, simplemente reproduce una escena de la vida cotidiana de miles trabajadores en las fábricas y empresas. El compañero que desconfía y alienta al resto a organizarse para “echarlos” es un símbolo de una realidad que existe en el movimiento obrero y de la que es parte la izquierda, lo que la prensa llamó “sindicalismo de base” o “sindicalismo antiburocrático”.

 

Contra los agravios que sufren a diario las grandes mayorías

De los crímenes sociales producidos en el último tiempo (inundaciones, “accidentes” varios etc.), la masacre de Once fue una de las más terribles y emblemáticas. Por eso los trabajadores ferroviarios protagonizan el spot que denuncia los agravios cotidianos que sufre toda la población pobre y trabajadora por el desastroso estado de los servicios públicos esenciales que, guiados por la ganancia capitalista, ponen en riesgo la salud y la vida de millones de personas todos los días. Pero no sólo con los servicios es agraviada la población. Los jubilados y las mujeres trabajadoras son símbolos de otros agravios permanentes, así como también la juventud. Por eso tomamos estas denuncias y proponemos un programa para dar una salida, a tono con la idea de que la clase trabajadora desarrolle una política hegemónica hacia el conjunto de los oprimidos.

Con el mismo objetivo y para desenmascarar el carácter de clase de esta democracia para ricos y para responder a la justa bronca que siente la población trabajadora, y también amplios sectores de las clases medias, contra la casta política enriquecida, planteamos la demanda de que “todo legislador o funcionario, cobre lo mismo que una maestra o un trabajador medio”. Esta propuesta, que fue presentada como proyecto de ley por el diputado del FIT en la Legislatura de Neuquén, el dirigente ceramista Raúl Godoy, busca ayudar a poner en evidencia que esta democracia y el personal político de los partidos patronales, no son más que administradores de los negocios de la burguesía.

 

Pelea parlamentaria y movilización extraparlamentaria

Las movilizaciones de masas recorren el mundo, como dijimos en el número anterior de Ideas de Izquierda, “la política vuelve a las calles”. Pero lo distintivo y estratégicamente trascendente es el nuevo protagonismo obrero en América del Sur (dedicamos un artículo a esta cuestión). En Brasil, pocas semanas después de las movilizaciones de masas que comenzaron reclamando por el transporte, se llevó adelante un paro nacional después de más de 20 años. Por eso tomamos ese ejemplo del pueblo brasilero en las calles en uno de los spot. Nuestro objetivo es expresar que la lucha no se reduce sólo a la pelea por conquistar bancas parlamentarias, sin duda muy necesarias, sino que debe estar combinada y servir como palanca para la movilización extraparlamentaria.

 

Campaña electoral, táctica y estrategia

En el conjunto de los spot la idea de una “alternativa política de los trabajadores” está presente como lema y como bandera, como coronación general de un programa que no puede lograrse integralmente sin que se conquiste la independencia política de los trabajadores.

Con los límites que tienen los pocos segundos que hay para transmitir las ideas, esta síntesis creemos que logra en cierta medida el objetivo, con la combinación de los distintos spots, de dejar planteada ideas fuerza, ideas de izquierda, para una salida estratégica. La necesidad de superar la división estructural de las filas de la clase trabajadora entre trabajadores en blanco y precarizados, única manera de que desarrolle su potencialidad y avance en transformarse en sujeto. Que esto no podrá lograrse sin sacarse de encima a la infame la burocracia sindical. Sobre esa base la necesidad de una perspectiva y un programa hegemónico, tomando los agravios de todos los sectores sociales oprimidos por esta sociedad. Dejar en claro que esto se logra, no sólo con diputados de izquierda en el Congreso (que de conquistarlos sería un importante paso adelante), sino que es esencial la movilización y la lucha callejera. Y como coronación sembrar la idea una organización política independiente de la clase trabajadora, un partido con un programa y una estrategia revolucionaria.

Lejos de la politiquería burguesa oficialista y opositora que desborda de demagogia y consignas vacías, éste es el sentido estratégico que tiene para nosotros, dar la batalla en estas elecciones para superar las PASO en agosto y lograr diputados en octubre. En la campaña y en los spots intentamos sintetizar estas ideas de izquierda, un combate por el que luchamos todos los días y del cual las elecciones son otro escenario de batalla.

VER PDF

No comments

Te puede interesar