La memoria que la clase dominante quisiera borrar

1
Share Button

A propósito de Cien años de historia obrera en la argentina, 1870-1969. Una visión marxista de los orígenes a la resistencia, de Alicia Rojo, Josefina Luzuriaga, Walter Moretti y Diego Lotito

 

ALEJANDRO SCHNEIDER

Número 40, agosto-septiembre 2017

VER PDF

“Nuestras clases dominantes han procurado siempre que los trabajadores no tengan historia, no tengan doctrina, no tengan héroes y mártires. Cada lucha debe empezar de nuevo, separada de las luchas anteriores: la experiencia colectiva se pierde, las lecciones se olvidan. La historia parece, así, como propiedad privada cuyos dueños son los dueños de todas las otras cosas”.

R. Walsh, extraído del periódico de la CGT de los Argentinos

 

Me interesó comenzar con esta reflexión de Rodolfo Walsh para indicar algunas cuestiones referidas a este libro: Cien Años de historia obrera en la Argentina, 1870-1969. Una visión marxista de los orígenes a la Resistencia, escrito por Alicia Rojo, Josefina Luzuriaga, Walter Moretti y Diego Lotito. Antes que nada conviene advertir que esta obra se enmarca dentro de un ámbito de mayor producción editorial que viene desarrollando con fuerza militante los compañeros que integran el Instituto del Pensamiento Socialista (IPS); en cierto sentido esta investigación se complementa con un importante trabajo anterior que, en este momento, transcurre por su tercera edición: Insurgencia obrera en la Argentina 1969-1976, de Ruth Werner y Facundo Aguirre.

Ahora bien, ¿de qué trata este libro? Trata, nada más y nada menos, de la historia de la clase obrera en Argentina. En la misma se parte de un concepto central: el análisis, el tratamiento y la importancia que se le tiene que dar a este sujeto social que tiene como tarea máxima destruir al capitalismo, aquí y en todo el mundo, con el objetivo de construir el socialismo. La presente obra marca una impronta necesaria para estos tiempos actuales en varios sentidos. Primero, porque es necesario hablar de la clase obrera, a partir de la misma, retomando y rescatando su experiencia de lucha y de organización, desde sus intereses y su mirada como protagonista medular de los últimos ciento cincuenta años. Segundo, rescata el concepto y la actividad de la clase en abierta competencia historiográfica y política con otras categorías empleadas por historiadores y sociólogos como sectores populares urbanos, movimientos sociales, grupos subalternos, etc. Tercero, creemos que estudiar el accionar de lostrabajadores implica esencialmente indagar y responder sobre las características que tiene la historia social en un país determinado, más aún en Argentina donde la clase obrera posee una vital importancia. Cuarto, examinar estos temas implica también preguntarse sobre los procedimientos y argucias que han practicado los diversos gobiernos y sus partidos políticos (justicialismo, radicalismo, kirchnerismo, etc.) junto con las patronales y sus cómplices (burocracia sindical, iglesias, fuerzas armadas) para engañar, domesticar y reprimir al movimiento obrero. En este sentido, el Estado capitalista en estos años utilizó tanto la represión como la cooptación para tratar de disciplinar e integrar a extensos sectores de la clase obrera; en ese marco, hay que aceptar que el máximo logro alcanzado fue la adopción del peronismo como ideología burguesa de conciliación de clase. De este modo, esta investigación cubre todas estas cuestiones y problemáticas desde una perspectiva totalizante; inquiriendo al decir de Pierre Vilar, la necesidad de encarar los estudios sociales desde una mirada marxista, una “Historia Total” en la que se analice los acontecimientos de manera global y en forma dinámica, en su respectivo contexto social, económico y cultural.

Por otro lado, el libro se enmarca desde la perspectiva del materialismo histórico; en particular, empleando el legado de León Trotsky para la comprensión de diferentes problemáticas como la teoría del desarrollo desigual y combinado junto con los análisis sobre los países semicoloniales o el uso de la categoría como “bonapartismo sui generis”. Asimismo, tampoco se descuida el tratamiento que se hace de la historia del país al contextualizarla en un marco internacional, encuadramiento necesario para entender diversas cuestiones que se tratan en la presente obra: las transformaciones de la economía a nivel mundial, las crisis capitalistas, el impacto de las revoluciones rusa, cubana, entre otros temas.

Al mismo tiempo, el libro indaga exhaustivamente cuestiones referidas al carácter de las organizaciones obreras, sus direcciones sindicales y políticas y a las distintas formas de conciencia que fue adoptando el proletariado en el transcurso de esa centuria y media de existencia. En este sentido, no sólo se detiene en el examen de las condiciones materiales de vida sino también en las relaciones que mantiene con las otras clases sociales, con el Estado y con las distintas corrientes políticas que intervienen en su quehacer cotidiano. Al igual que lo investigado en Insurgencia obrera…, los autores prestan una destacada y necesaria atención a las pugnas políticas que se producen entre las diferentes fuerzas de izquierda, así como también con el peronismo, al calor de las intervenciones en la lucha de clases. De este modo, no resulta baladí comprender –en su dimensión histórica y política– las diferentes tácticas y estrategias que estuvieron en disputa en esos años y que, en cierta forma, marcaron (y limitaron) el accionar de la clase obrera en su confrontación con el capital y con sus aparatos de dominación.

En otro orden de temas, es válido resaltar que el libro es una clara demostración de que se puede realizar una historia social científica y sólida; con un amplio empleo de fuentes primarias y con un exhaustivo examen de la bibliografía especializada que indague sobre esas problemáticas. Además, el texto claramente es fruto de una labor colectiva, donde no solo se observa el intercambio de opiniones con estudiosos de esos temas sino también el aporte de militantes que pertenecen a la clase obrera. Asimismo, un dato no menor y que resulta importante observar es que la obra posee una fuerte impronta didáctica que facilita su lectura a partir del agregado de recuadros, gráficos, fotos, imágenes de periódicos de la época, volantes, etc.; en ese sentido, esta presentación constituye un diseño original incluso dentro de las publicaciones de la editorial. Todo un acierto.

El libro se encuentra dividido en cuatro grandes capítulos: “De los orígenes de la clase obrera a la gran crisis capitalista (1870- 1930)”; “El movimiento obrero en la década infame (1930-1943)”; “La clase obrera y el peronismo (1943-1955)” y “De la Resistencia al Cordobazo (1955-1969)”. Cada uno de ellos traza un eje claro por el cual establece una delimitación con otros ensayos que examinan a esas décadas. En el primero se destacan las primigenias formas organizativas que adoptó el proletariado junto con las luchas llevadas a cabo por los anarquistas y el denominado sindicalismo revolucionario. El segundo acápite analiza la intervención del partido comunista en las filas obreras en un momento de importante transformación; en particular, subraya el alcance y los errores políticos de esa dirección. El tercero examina en forma detallada tanto el impacto del surgimiento del peronismo (y los debates historiográficos y políticos que ha generado) como sus dos primeras presidencias. Al respecto es interesante resaltar la contribución que se hace de esos años desde una lectura trotskista que se aleja –y en parte discuten con– de las clásicas miradas esgrimidas por Milcíades Peña y Nahuel Moreno. Finalmente, la cuarta parte se explaya sobre la amplia resistencia obrera, desarrollada en la década del sesenta, para enfrentar la política de racionalización que aplicaron tanto los regímenes militares como los civiles desde el golpe de Estado de 1955.

Por último, retomando las palabras de Walsh, la clase dominante en Argentina y en todo el mundo ha tratado de que su enemigo irreconciliable (y sepulturero) no tenga su historia; para esta tarea, la burguesía ha recurrido no sólo a la eliminación física de sus protagonistas sino también –en muchas ocasiones– ha recurrido a escribas lacayos para que falsifiquen la historia de sus luchas, o bien, le niegue su existencia. A pesar de ello, la experiencia de organización y protesta de la clase ha sobrevivido a través de la transmisión de su pasado por diversos medios tanto orales como escritos. Este libro se enmarca en esta tradición de recuperación de esas prácticas, ya sea que éstas hayan derivado en derrotas o en triunfos. Si hay algo que los trabajadores tienen que ir recuperando, y muchos lo saben muy bien cuando protagonizan un conflicto, es la importancia de recuperar la memoria de todo lo que se ha realizado con anterioridad. En este sentido, este escrito es una historia viva donde los trabajadores pueden ver reflejadas esas experiencias del pasado para que las mismas le sirvan para este presente en la construcción de un futuro sin explotadores ni explotados.

1 comment

  1. ROVELLI GUILLERMO 3 septiembre, 2017 at 02:21 Responder

    “Todo está grabado en la Memoria”. En la medida que no enfrentemos a nuestros propios compañeros de lucha, planteándoles que somos mucho más que poseedores de una mercancía que buscamos vender mejor, no habrá posibilidades de romper con el capitalismo. Porque si buscamos la unidad de la clase como vendedores de una mercancía, es lógico que se fomenten políticas pequeños burguesas o salidas como el “sálvese quien pueda” o la negociación individual o sectorial. En nuestra prensa -dentro de nuestras posibilidades- o en las discusiones que demos dentro de la fábrica debemos nosotros como clase no definirnos por la necesidad que tenemos como productores de plusvalía, sino la necesidad que tenemos de dejar de serlo. Porque nosotros, como clase, no nos definimos como trabajadores, nos definimos como clase revolucionaria, o más limitadamente, COMO EXPLOTADOS QUE QUEREMOS DEJAR DE SERLO, y eso es una diferencia significativa: LA CLASE OBRERA SE DEBE DEFINIR A SI MISMA COMO CLASE REVOLUCIONARIA O NUNCA SERA NADA.-

Post a new comment