La emancipación de las mujeres en tiempos de crisis mundial

8
Share Button

ANDREA D’ ATRI Y LAURA LIF

La sintomática emergencia política de los sectores más oprimidos cuestiona la idea de emancipación como conquista progresiva y acumulativa de derechos (tal como propone un feminismo partidario, exclusivamente, de la estrategia del lobby parlamentario para la “ampliación de ciudadanía”) y pone en jaque la perspectiva de “democratizar radicalmente la democracia” (como plantea el postfeminismo), que se demuestra inviable cuando la crisis económica, social y política sigue desarrollándose.

Con la crisis se torna evidente que cada derecho obtenido no es una conquista perenne, sino que está sujeto ya sea a los recortes y ajustes que imponen los gobiernos e instituciones financieras internacionales, como también –cuando no se trata de un problema económico estrictamente– a los vaivenes de las relaciones de fuerzas, ya que la crisis agudiza la polarización social y eso hace resurgir con virulencia a los sectores más reaccionarios que expresan su xenofobia, homofobia, misoginia, etc. No son pocos los gobiernos que, detrás de un discurso supuestamente “progresista”, esconden compromisos con sectores derechistas y concesiones a determinados grupos religiosos, reforzando el control social con el recorte de libertades democráticas.

En la población arrojada por el capital a una vida miserable, no hay “equidad de género”: el 70% son mujeres y niñas. Pero la desigualdad no se encuentra sólo en los índices económicos. Su discriminación –como la que se ejerce también contra inmigrantes y personas no heterosexuales– contrasta con los derechos adquiridos en décadas recientes: represión, violaciones y asesinatos de mujeres en Egipto y otros países del norte de África y Medio Oriente; escalada xenófoba en Europa; multitudinarias movilizaciones, encabezadas por la Iglesia Católica, grupos de cristianos evangélicos y políticos conservadores, contra los proyectos de legalizar el matrimonio igualitario[1]. El capitalismo enseña, con estas brutales lecciones, que la emancipación femenina como la de otros grupos sociales subordinados, es una quimera mientras subsista este régimen social, político y  económico. Si ésta es la perspectiva, ¿qué debe plantearse el feminismo, en tanto movimiento emancipador que denuncia la inequidad social, política y cultural de las mujeres bajo el dominio patriarcal? ¿Y qué tiene para decir el marxismo revolucionario?

Paradojas de la restauración conservadora: más derechos y mayores agravios

En el último siglo, la vida de las mujeres cambió de una manera que no es comparable a la modificación relativamente menor que experimentó la vida de los hombres en el mismo período. Pero hay otros datos que contrastan brutalmente con esta imagen de “progreso sin contradicciones”, hacia una mayor equidad de género, que es más propia de los países imperialistas y las semicolonias prósperas. ¿Cómo inscribir sino, dentro de este horizonte, que cada año entre 1 millón y medio y 3 millones de mujeres y niñas son víctimas de la violencia machista y que la prostitución se transformó en una industria de grandes proporciones y enorme rentabilidad, que a su vez permitió desarrollar expansivamente las redes de trata? Además, a escala mundial, a pesar de los enormes avances científicos y tecnológicos, mueren 500.000 mujeres, anualmente, por complicaciones en el embarazo y en el parto, mientras 500 mujeres mueren, a diario, por las consecuencias de los abortos clandestinos. En el mismo período, aumentó exponencialmente la “feminización” de la fuerza laboral, especialmente en América Latina, a costa de una mayor precarización[2]. Por eso, a diferencia de otras crisis mundiales, ésta que estamos atravesando encuentra a la clase obrera con una fuerza de trabajo femenina que representa más del 40% del empleo global. El 50,5% de esas trabajadoras están precarizadas y, por primera vez en la historia, la tasa de empleo urbano entre las mujeres es levemente superior a la tasa de empleo rural[3].

Es agudo el contraste entre los derechos adquiridos –incluyendo la legitimidad que alcanzó, en las últimas décadas, el concepto de “equidad de género”– y el desolador panorama de estas estadísticas. Fue buscando una explicación a esta contradicción, que la feminista norteamericana Nancy Fraser expresó su insatisfacción con la tesis de que “la capacidad relativa del movimiento [feminista] para transformar la cultura, contrasta de manera aguda con su incapacidad relativa para transformar las instituciones”[4]. Y a ese balance impropio (que le adjudica al feminismo un triunfo cultural y un cierto fracaso institucional), Fraser lo desafía con una nueva hipótesis, preguntándose si acaso lo que sucedió es que “los cambios culturales propulsados por la segunda ola, saludables en sí mismos, han servido para legitimar una transformación estructural de la sociedad capitalista que avanza directamente en contra de las visiones feministas de una sociedad justa”[5]. La autora se permite sospechar que feminismo y neoliberalismo resultaron afines, cuestionando la cooptación del primero y su subordinación a la agenda del Banco Mundial y otros organismos internacionales.

La sospecha parece acertada. ¿Acaso el feminismo solo puede proponernos una restringida emancipación, limitada a sectores minoritarios que gozan de algunos derechos democráticos, en determinados países, a expensas de la extensión de brutales agravios contra la inmensa mayoría de las mujeres a escala global? Esta situación paradójica, que las décadas de la restauración conservadora nos han legado, no puede explicarse sino es remontándose a la relación de fuerzas que quedó planteada con la radicalización iniciada en los ‘60. Desde finales de esa década hasta mediados de los ‘80 tuvo lugar un ascenso revolucionario de masas que puso en cuestionamiento no sólo el orden capitalista, sino también el férreo control de la burocracia estalinista en los Estados obreros del Este de Europa.

El inicio de este extendido proceso de radicalización, que atravesó los continentes y puso en jaque al equilibrio pactado entre el imperialismo y la burocracia estalinista a la salida de la IIº Guerra Mundial, también dio lugar al florecimiento de otros cuestionamientos radicales sobre la vida cotidiana: el movimiento feminista se recreó bajo nuevas premisas, originando lo que se conoció como “la segunda ola”; el movimiento por la liberación sexual salió del closet impuesto por la represión, irrumpiendo en la escena mundial con las barricadas de Stonewall y la visibilización “orgullosa”; la población afroamericana también emergió, gritando su rebeldía y enarbolando la bandera del blackpower, mientras los campus universitarios se convertían en ámbitos de deliberación política y filosófica, experimentación musical y lisérgica, al tiempo que la familia tradicional, la pareja heterosexual monogámica y todas las relaciones intersubjetivas eran cuestionadas por el amor libre y la vida comunitaria.

Pero la contraofensiva imperialista –conocida como “neoliberalismo”– se descargó sobre las masas asestándoles una derrota no solo política, sino también cultural. A diferencia de las dos guerras mundiales, la recuperación parcial que logró el sistema capitalista no se basó en la destrucción de las fuerzas productivas mediante el aparato bélico. Aunque hubo “derrotas físicas”, la base de este “nuevo orden” fue, esencialmente, la descomunal fragmentación de la clase trabajadora. Frente a este ataque imperialista a las masas y sus conquistas, las propias organizaciones creadas por la clase obrera (desde los partidos como la socialdemocracia o los PC, hasta los sindicatos y los estados obreros burocratizados) actuaron como agentes de la implementación de esas mismas medidas que reconfiguraron el dominio del capital[6]. El modelo del libre mercado y el pensamiento único lideraron este período de restauración, caracterizado por el desvío y la canalización del ascenso de masas a través de la extensión de los regímenes democráticos capitalistas, abriendo paso a medidas económicas, sociales, y políticas que liquidaron gran parte de las conquistas obtenidas durante el período anterior.

Este proceso se extendió en el tiempo y el espacio, de una manera nunca antes vista. Aunque “más extendidas geográficamente, se constituyeron como democracias degradadas teniendo como base fundamental las clases medias urbanas y hasta sectores privilegiados de la clase obrera (especialmente en los países centrales), que tuvieron la puerta abierta a la extensión del consumo. La desideologización del discurso político bajo la combinación de la exaltación del individuo y su realización en el consumo (‘consumismo’) fueron las bases de este ‘nuevo pacto’ mucho más elitista que aquel de la posguerra, que convivió con el aumento de la explotación y degradación social de la mayoría de la clase trabajadora, junto con altos índices de desocupación y la proliferación exponencial de la pobreza”[7] [las negritas son nuestras].

Mientras los sectores más altos de la clase trabajadora y las clases medias eran incorporados al festín consumista, las grandes mayorías eran arrojadas a la desocupación crónica, el hacinamiento en los suburbios y la marginalidad social, política y cultural. El individualismo también permeó la cultura de masas. Para esta “integración” que estableció un “nuevo pacto” entre las clases fue necesario incorporar, degradando, en la agenda de las políticas públicas, muchas de las demandas democráticas planteadas por los movimientos sociales, incluyendo el feminismo.

Feminismo en democracia: de la insubordinación a la institucionalización

El divorcio entre la clase obrera, por un lado, con sus direcciones encabezando la entrega de conquistas o, en el mejor de los casos, resistiendo desde un sindicalismo ramplón los ataques neoliberales y, por otro lado, los movimientos sociales –que, ante la derrota, abandonaron la perspectiva de una transformación radical del sistema global– se consumó finalmente, después de una larga historia de barricadas compartidas. Automarginado o integrado a las batallas por el “reconocimiento” libradas en el espacio del “Estado-democrático”, el feminismo abandonó la lucha contra el orden social y moral que impone el capital y que descarga mayores miserias y agravios contra las mujeres. En el reverso, la ausencia de horizonte revolucionario y el papel jugado por sus propias direcciones en el momento del mayor ataque perpetrado por el capital, sumió a la clase obrera en un corporativismo economicista. Reformismo de dos caras: la política feminista solo se limitó a presionar a través del cabildeo a las instituciones del Estado para conseguir una “ampliación de ciudadanía” que, más temprano que tarde, se está transformando en papel mojado ante la crisis en ciernes; mientras a las mujeres de la clase trabajadora se le asigna, en el mejor de los casos, sólo el “derecho” a la puja salarial, dejando en manos de la casta política burguesa el manejo de los asuntos públicos.

Las mujeres que anhelaban su emancipación no tuvieron, durante estas décadas de profunda restauración conservadora, un modelo que seguir en los países que abarcaba el denominado “socialismo real”, como había sido a principios del siglo XX. Allí solo encontraban la confirmación de que todo intento de oponerse a la dominación existente, podía generar nuevas y monstruosas formas de dominación y exclusión. El estalinismo se había encargado de manchar las banderas libertarias del bolchevismo para la emancipación femenina y transformarlas en su contrario: restableció el orden familiar promoviendo el rol de las mujeres como esposas, madres y amas de casa; derogó el derecho al aborto; criminalizó la prostitución, como en tiempos del zarismo; redujo drásticamente o directamente eliminó las políticas públicas de creación de lavaderos, comedores y viviendas comunitarias y liquidó todos los organismos partidarios femeninos. Éstas fueron solo algunas de las medidas con las que la burocracia destruyó y revirtió los pequeños pero audaces pasos dados por la Revolución Rusa de 1917. Junto con la cooptación y la integración al régimen capitalista, se avanzó en derechos democráticos elementales y se transformó la agenda feminista –antes enarbolada solo por algunos sectores de vanguardia– en “sentido común” de masas. Pero la radicalidad del feminismo de los albores de la “segunda ola” fue engullida por el sistema. Su apuesta subversiva fue desandada en el camino que se transitó “desde la calle al palacio”, de la transformación social radical a la transgresión simbólica resistente.

Entre la extensión inusitada del consumo para amplios sectores de masas, la exaltación del individualismo como valor social y la reconversión de los movimientos sociales en canteras de tecnócratas para proveer de personal experto a las agencias de desarrollo, el feminismo igualitarista perdió su carácter crítico. Luego, el feminismo de la diferencia y el postfeminismo cuestionaron, relativamente, esa conciliación.

Pero la adaptación a una época donde la revolución se alejaba del horizonte, con una clase obrera sumergida en un atraso político y crisis de subjetividad sin precedentes y la desmoralización provocada por la identificación del estalinismo con el “socialismo”, también tuvo su correlato en los nuevos fundamentos teóricos feministas y posfeministas. Sus respuestas, lejos de atacar el corazón del problema, retomando las críticas más radicales con las que el feminismo había logrado apuntar a la alianza “capital-patriarcado”, establecieron la idea de una emancipación individual, engañosamente asimilada a las posibilidades de consumo y apropiación- transformación subjetiva del propio cuerpo.

Apuntes para un debate

Esta reconfiguración de la situación de las mujeres, provistas de nuevos derechos y víctimas de mayores agravios, junto con la nueva composición de género de la fuerza de trabajo provocada por las transformaciones operadas en las últimas décadas, obliga a reactualizar el debate entre feminismo y marxismo sobre el carácter de la relación entre capitalismo y patriarcado, el agente de la emancipación y la cuestión de la hegemonía. ¿Está planteada la hipótesis del resurgimiento de un feminismo que no se autosatisfaga en el refugio intimista de la liberación individual y se plantee un horizonte de crítica radical anticapitalista? Ello implica no solo el combate contra las variantes reformistas que propugnan la inclusión, aun cuando lo hagan bajo las laberínticas formas de un galimatías posmoderno, sino también recuperando –contra todo reduccionismo economicista o politicismo oportunista funcionales a aquel reformismo– las mejores tradiciones de la historia del marxismo revolucionario en la lucha contra la opresión femenina.

VER PDF

 


[1] En París, cientos de miles de personas marcharon contra la aprobación del matrimonio igualitario. En la manifestación, liderada por personalidades de la derecha y la ultraderecha francesa, se coreaba contra el gobierno de Hollande: “No toques el matrimonio, ocúpate de la desocupación”. En el 2008, en California, grupos derechistas –como la organización Protect Marriage– promovieron la enmienda constitucional denominada “Limitar el Matrimonio”. Algo similar ocurrió en el Estado Español, donde el PP y la Iglesia encabezaron las movilizaciones contra el matrimonio gay. Recientemente, en Brasil, miles participaron en la “Marcha por Jesús”, una manifestación de cristianos evangélicos liderados por el presidente de la Comisión de DD. HH. de la Cámara de Diputados que aprobó un proyecto de ley para que los colegios de psicólogos consideren la homosexualidad como una enfermedad y establezcan su tratamiento.

[2] En las 3.000 zonas francas que hay en el mundo trabajan más de 40 millones de personas, sin ningún derecho; pero el 80% son mujeres que tienen entre 14 y 28 años.

[3] OIT, Informes 2011 y 2012.

[4] Nancy Fraser, “El feminismo, el capitalismo y la astucia de la historia”, New Left Review 56, Madrid, 2009.

[5] Ídem.

[6] Ver E. Albamonte y M. Maiello, “En los límites de la restauración burguesa”, Estrategia Internacional 27, Buenos Aires, 2011.

[7] Ídem.

8 comments

  1. Joaquina 3 agosto, 2013 at 20:10 Responder

    Estaría muy bien que la página diera la opción de compartir el artículo en la red social Facebook, por ejemplo. El artículo es muy interesante.

Post a new comment

Te puede interesar