Política

ACTOS DEL PTS EN TODO EL PAIS

Alejandro Vilca: "De la Jujuy profunda está emergiendo una nueva fuerza política de clase"

El diputado provincial y referente del PTS-Frente de Izquierda habló desde Jujuy en los actos simultáneos del PTS en todo el país.

Sábado 6 de octubre de 2018 | 23:44

Alejandro Vilca/ Jujuy - Acto encuentro del PTS-FRENTE DE IZQUIERDA - YouTube

El discurso completo de Alejandro Vilca:

Saludamos este acto inédito en la izquierda, que realizamos simultáneamente en varios puntos del país.

Acá en Jujuy estamos participando con trabajadores de los ingenios Ledesma, La Esperanza y La Mendieta, docentes, de la Salud, de la construcción, estatales, de la industria, de aceros Zapla, de la papelera Exincor, de recolección, municipales, y una importante delegación de la juventud universitaria y secundaria, que vienen de grandes luchas.

Muchos de los trabajadores y trabajadoras acá presentes también vienen de protagonizar duras peleas contra las patronales y sus gobiernos. Patronales como la de Blaquier, los dueños de Ledesma, organizadora de la noche del apagón de 1976, cuando organizaron junto a los milicos cortar la luz para secuestrar y hacer desaparecer obreros del Ingenio. Esas mismas patronales son las que hoy dirigen la provincia como si fuera un feudo, al igual que en el resto de las provincias del Norte, como Salta y Tucumán, de la mano de Urtubey o Manzur. Porque acá, con gobiernos peronistas o con gobiernos radicales, a los trabajadores y trabajadoras, a los pobres, a las mujeres y a la juventud nos consideran poco más que esclavos. El gobernador de Cambiemos Gerardo Morales es, por eso, el mejor alumno de Macri, porque está a la vanguardia en la persecución y la judicialización de la protesta. Porque es el primero en aplicar medidas de ajuste, siendo el que impuso por decreto una de las paritarias más bajas del país.

Para poder sostener estos regímenes feudales, cuentan con un gran aliado desde hace décadas, la Iglesia Católica. Si en todo el país ven cómo la iglesia se mete en la vida de millones de mujeres, en Jujuy, Salta o Tucumán esa injerencia se multiplica. Es el rol histórico de la iglesia, que así como desde la conquista sometió a nuestros pueblos originarios bajo la cruz, hoy lo hace colaborando activamente con el gobierno y las patronales para hacernos arrodillar.

Pero existe también otra Jujuy. Es la Jujuy obrera y popular, que como en todo el Noroeste tiene ricas experiencias de lucha. Esa experiencia histórica vive, latente, en cada ingenio, cada fábrica, cada hospital, cada escuela. Y hoy se combina con una lucha profundamente libertaria de las mujeres y jóvenes. De esa Jujuy profunda, como legítima expresión, está emergiendo una nueva fuerza política de clase. El año pasado el Frente de Izquierda, encabezado por el PTS, obtuvo cerca del 20% de los votos, conquistando 4 diputados provinciales y concejales en San Salvador, Palpalá y Libertador.

Esa fuerza que emergió electoralmente como alternativa en la provincia ahora empieza a organizarse en los lugares de trabajo y de estudio. Hemos puesto en pie el Movimiento de Agrupaciones Clasistas, proponiéndose como alternativa a la burocracia. Porque el otro gran aliado de los gobiernos para aplicar el ajuste es la burocracia sindical.

Pero esas agrupaciones no pueden ser sólo para pelear sindicalmente. Esas peleas están muy bien, y hay que darlas, pero son insuficientes. Por ejemplo, en Jujuy se llegaron a tirar 5 gobernadores con la movilización popular en los ‘90. Pero algo faltó en ese momento, por eso ahí estaba el peronismo para volver al poder. Porque los capitalistas se organizan todos los días para conspirar y defender sus negocios, y para eso tienen sus propios partidos. Y lo que faltó fue tener nuestro propio partido, en Jujuy y en todo el país, un gran partido de la clase trabajadora que se proponga una salida y un programa anticapitalista.

Y queremos llamar a todos ustedes a que se sumen a darnos una mano para construirlo. Un partido que por supuesto se proponga participar en las elecciones y conseguir nuevas bancas, pero sobre todo que organice a la clase trabajadora para recuperar sus sindicatos, para coordinar las luchas, para unir lo que el gobierno y la burocracia dividen, a los contratados de los permanentes, a ocupados de desocupados, a nativos de inmigrantes. Un gran partido de la clase trabajadora que levante también las demandas de todos los oprimidos, como las del poderoso movimiento de mujeres, de los estudiantes, la de los pueblos originarios, con quien nos une la pelea común contra el capitalismo, la de los pobres de las ciudades y el campo. Un partido que se proponga una salida para que la crisis esta vez la paguen los capitalistas. Un partido que de una vez se proponga vencer, conquistar, como plantea el programa del Frente de Izquierda, un gobierno de trabajadores y terminar con este sistema de explotación y opresión.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO