Géneros y Sexualidades

Zona Franca de La Plata: acoso laboral y violencia de género

Ema Lidia Franco de 60 años, trabajadora de Zona Franca La Plata sufrió el acoso laboral y violencia de género del director provincial del área Horacio Donato. Este no es un caso aislado sino que es la muestra de lo viven cotidianamente miles de mujeres en las oficinas públicas y establecimientos laborales con sus jefes y directores.

Martes 22 de septiembre de 2015 | Edición del día

El miércoles 26 de agosto la trabajadora Ema Lidia Franco sufrió por parte del Director Provincial de Infraestructura e inversiones de la provincia de Buenos Aires Horacio E. Donato maltrato, violencia laboral y de género.

La trabajadora sufre hernia de disco severa lo que implica no poder realizar las tareas normales que conllevan esfuerzo y además tiene un antecedente por una operación de cáncer de útero, lo que trae como resultado tener sus defensas bajas.

Ninguneando el estado de salud de la trabajadora el Director Horacio Donato la convocó en su oficina para darle tareas normales. Ante la imposibilidad física de la trabajadora de poder aceptar esas tareas el director respondió violentamente contra ella en forma humillante valiéndose y aprovechándose de su rol de director.

Las y los trabajadores no somos material descartable

“Bueno ya que anda mal de la columnita la voy a mandar al área de operativa (sin calefacción, empleados calentándose recorriendo Zona Franca, baños de transito sin agua y acceso al publico de usuarios) donde va a poner unos sellitos y mover unos papelitos porque acá ustedes no me sirve, ya que no puede levantar peso (cajas de expedientes)”, fueron las palabras de Horacio Donato, que se encuentran por escrito en la denuncia presentada por Ema en la Secretaria de Igualdad de Oportunidades y trato.

A lo que Ema le respondió “que ese lugar no es adecuado para mi salud ya que presento antecédete de una operación de cáncer de útero, realizándome estudios preventivos cada 6 meses por lo cual presento aun defensas bajas existiendo un legajo respectivo en el ministerio de la producción”.

Levantando la voz el director le retrucó: “y usted cuantos años tiene?” –respondiéndole la trabajadora- 60 años. Entonces respondió el director “Esta para jubilarse!!” – constestandole ella- que le faltan aportes para poder jubilarse. “Bueno, la jubilo (asegurándole que él podía hacerlo)” prosiguió el director, – contestándole Ema- que ella no quería jubilarme.

Inmediatamente el director comenzó a gritar eufóricamente Natacha, el nombre de la Jefa de Área de Operativa.

Relata Ema que: “empecé a sentirme mal, con fuertes dolores de cabeza, optando por abandonar la oficina y llegar a mi oficina en la cual me desvanecí, según palabras de mis compañeros, y al despertar me encontraba con un medico de una ambulancia que llamaron los del personal de seguridad. Cabe recordar que no contamos con servicio de ambulancia y enfermería propia en Zona Franca La Plata”.

Según informe medico se certificó que Ema tenía: Cuadro de HTA (Hipertensión arterial severa 210/120 asociado a stress laboral y angustia).

Luego de este “episodio” Ema presentó la denuncia en la Secretaria de Igualdad de oportunidades y trato, la cual fue firmada por sus compañeros dándole su aval. Y una denuncia penal en la comisaría de la mujer de Ensenada. Acompañada todos los informes médicos pertinentes que corroboran sus dichos.

Según la OAVL (Oficina de Asesoramiento sobre Violencia Laboral) del Ministerio de Trabajo: “Toda acción, omisión o comportamiento, destinado a provocar, directa o indirectamente, daño psicológico o moral a un trabajador o trabajadora, sea como amenaza o acción consumada y que la misma incluye violencia de genero, acoso psicológico y/o moral en el trabajo, atentando contra los derechos humanos el trabajo digno y la integridad de las personas afectando gravemente la salud física y mental de las personas, la vida laboral y social y la organización toda…”

Basta de Violencia Laboral y de Género en nuestros trabajos

Como sucede cotidianamente en miles de lugares de trabajo son las mujeres principalmente las que sufren violencia laboral y violencia de género por parte de sus directores y jefes que se valen y aprovechan de su rol de superior.

A partir de octubre cuando la provincia tenga un nuevo gobernador, gane quien gane, se hará seguramente un cambo de toda administración con lo cual Horacio Donato como tantos otros Directores y Jefes cambien de lugar y se reciclen en nuevas funciones, quedando impune en sus atropellos contra los trabajadores y las trabajadoras.

Por esto la clave es que los sindicatos tomen en sus manos esta problemática profunda y no permitan mas que personajes nefastos como Donato, que además de garantizar la precarización, los bajos salarios, etc. son ellos mismos los que acosan y persiguen al personal, fundamentalmente si son mujeres trabajadoras.

UPCN, el sindicato mayoritario avala estas prácticas de personajes como Donato. Por eso peleamos por la organización independiente de las mujeres poniendo en pie comisiones de mujeres en cada lugar de trabajo y estudio que peleen por todos sus derechos.







Temas relacionados

La Plata   /    Géneros y Sexualidades   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO