Sociedad

SALUD

Zika: las mujeres y sus derechos en la mira

Desde la aparición del virus Zika, se desplegaron numerosas campañas publicitarias. Si bien el objetivo es tratar de erradicar lo que parece ser una epidemia, el Estado se ocupa de señalar a esta tarea como de responsabilidad individual.

Martes 23 de febrero de 2016 | Edición del día

En efecto, todas las campañas mediáticas hacen hincapié en la prevención como algo individual, usar repelentes, no viajar a países de mayor exposición con este virus, eliminar recipientes que contengan agua por varios días.

Sin embargo, un comunicado de la Organización Mundial de la Salud (OMS) acerca de la posible relación del virus con una malformación que se produciría durante el embarazo, hizo que las campañas apuntaran todos sus misiles a la mujer, específicamente a sus derechos y al de aquellas que están embarazadas en particular.

Por ejemplo en países como Colombia, Jamaica y El Salvador, la recomendación es que las mujeres pospongan sus embarazos hasta el 2018. Este planteo no solo desconoce los derechos reproductivos, sino que además niega la realidad de que en la región el 50 por ciento de los embarazos son no planificados, sumado a que las políticas de acceso al aborto son las más restrictivas del mundo.

Pero si trata de negar la realidad a la que se enfrentan miles de mujeres, la semana pasada se sumaron las declaraciones del Papa Francisco y su nueva condena al derecho al aborto.

Es que su intromisión frente al derecho que tiene toda mujer sobre su propio cuerpo no tiene límites. Sin miramientos, y dejando de lado la compasión que profesa en cuanto acto masivo participa, Francisco declara que: ““El aborto no es un mal menor. Es un crimen. Es echar fuera a uno para salvar a otro”.

Pero ese “otro” del que habla el Papa, en realidad son mujeres, en su mayoría de sectores vulnerables, que mueren por no poder acceder a un aborto seguro, legal y gratuito.

Francisco, como fiel representante de esa institución oscurantista llamada iglesia, avala la entrega de preservativos a monjas, pero desdeña la suerte que pudieran correr mujeres infectadas con el virus zika, so pena de que sean durante nueve meses incubadoras humanas de fetos con microcefalia.

Su postura es tan cruel y misógina que en su andanada de amenazas tilda de asesinos a los médicos que se animen a desafiar un mandato claramente teológico, olvidando que el aborto se trata de un acto médico, y que el mismo debería ser un derecho ejercido en libertad por cada mujer.

Cabe destacar que hace pocos días la ONU declaró el aborto como un derecho humano.

En Argentina

La situación en nuestro país en cuanto a campañas preventivas no difiere de la de los países del resto de la región. Si bien Argentina está libre de circulación autóctona del virus, la emergencia sanitaria existe y es necesario actuar en consecuencia.
Jorge Lemus, ministro de Salud de la nación, “aconsejó” a las embarazadas y mujeres en edad fértil a considerar los riesgos a la hora de viajar a países donde existe circulación de Zika.

Pero además, demostrando un cinismo superlativo aseguró que en nuestro país existe un programa de salud reproductiva que llega a todas las provincias y funciona de forma muy activa.

Cabe aclarar que en diciembre pasado, cuando asumió la cartera de salud, Lemus recibió a la representante de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) en el país, Maureen Birmingham, con quien dialogó acerca de distintos temas prioritarios en materia de salud pública.

Lo mismo hizo su par en la provincia de Buenos Aires, Zulma Ortiz, quien se comprometió ante Birmingham, a avanzar en la cooperación en varios temas de salud.
Pero la visita se fue rápido y Lemus se olvidó de su compromiso, por eso despidió a 113 trabajadores del Ministerio de Salud, además de avanzar con el desmantelamiento del Programa de Salud Sexual y Procreación Responsable.

Es decir que las mujeres de sectores más vulnerables, no reciben información sobre métodos anticonceptivos ni tienen acceso a estos últimos.

Como tampoco, en el caso de necesitarlo, pueden acceder a abortos no punibles, ya que por medio de un fallo judicial, el actual gobierno de Mauricio Macri logró que volviera a entrar en vigencia aquel protocolo misógino y restrictivo redactado por el propio Jorge Lemus.

Un dato para tener en cuenta, y que aporta Pedro Cahn presidente de la Fundación Huésped, es que en nuestro país la principal causa de microcefalia es la toxoplasmosis, una enfermedad tratable si se diagnostica a tiempo durante la gestación. La segunda causa es la rubéola, que se puede prevenir por vacunas. Ambas enfermedades pueden ser controladas con una adecuada atención a las embarazadas, algo que en la actualidad no ocurre.

Es decir que la ausencia de políticas públicas no es algo nuevo, y todo hace parecer que nada hará revertir esta situación, ni siquiera la presencia del virus Zika.

Resta confirmar, lo que por ahora es solo una sospecha, la relación entre la infección y fetos con microcefalia. Lo que sí es una certeza es que en este chantaje siniestro entre el gobierno y nuestros derechos, son las mujeres de los sectores más vulnerables las que llevarán las de perder.







Temas relacionados

Virus Zika   /    Aborto   /    Salud   /    Sociedad   /    Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO