Juventud

IGLESIA Y EDUCACIÓN

Zaragoza: ¿Unizar deroga el convenio con la Iglesia?

Ante la campaña que diversos colectivos de estudiantes, PAS y PDI, hemos lanzado contra el convenio firmado el 2012 por Unizar y el Arzobispado de Zaragoza, el rector de la universidad parece ser que ha dado marcha atrás y ha decidido no renovar dicho convenio. Pero todavía no hay un comunicado oficial al respecto.

SEI-Contracorriente

Sindicato de Estudiantes de Izquierdas - Contracorriente, Zaragoza

Martes 29 de mayo | 18:47

Foto: ID

La campaña que desde el SEI-Contracorriente y Pan y Rosas, junto a otros colectivos de estudiantes, profesorado y PAS hemos lanzado contra los convenios entre la Iglesia y Unizar, ha tenido gran impacto. En 2012 se firmó un convenio de colaboración con el Arzobispado, según el cual se la cedían a la Iglesia católica espacios físicos y de cátedra. Uno de los elementos más importantes del convenio fue que abrieron la posibilidad de que se impartieran en la universidad pública asignaturas de la Declaración Eclesiástica de Competencia Académica (DECA). Así mismo el pasado 20 de diciembre de 2017 se firmó un nuevo convenio de colaboración con el Arzobispado que continúa los privilegios de la institución religiosa.

La campaña contra estos convenios cuestionó esta colaboración entre la universidad pública y la Iglesia. Hemos denunciado que el DECA es un título discriminatorio, ya que no sólo capacita para poder ejercer como profesor de religión en la educación Primaria y Secundaria, sino que es un título que puede ser exigido en los centros concertados religiosos para ejercer como profesor de cualquier asignatura. Uno de los requisitos para obtener dicho título era presentar la partida bautismal, así como asistir a unas asignaturas impuestas por la Iglesia que nada aportar para ejercer, por ejemplo, como profesor de matemáticas en un colegio.

El debate saltó a los medios de comunicación y finalmente el convenio de 2012 pendiente de renovación este mes de mayo, no va a ser renovado según algunas fuentes de la universidad, si bien todavía no hay un comunicado oficial explicativo al respecto. Esto a pesar de que desde el gabinete del rector José Antonio Mayoral Murillo se nos dejó muy claro hace unas semanas que se iba a continuar con el convenio. Desde luego, la presión que durante meses hemos llevado a cabo ha surtido su efecto, aunque no sabemos todavía la dimensión real de este hecho.

¿Compromiso real o gesto vacío?

Los órganos de gobierno de la universidad son los que deciden de forma unilateral decisiones de este tipo y, hasta el momento, no ha habido declaración oficial que explique o aclare la no renovación del convenio de 2012. Por el momento, tan sólo podemos contar con rumores y con un correo del gabinete del Rector donde se comenta que el 23 de mayo se envió una carta al Arzobispado informando de que no se renovase el Convenio Específico de Colaboración firmado entre ambas instituciones el 31 de agosto de 2012 y que finaliza su vigencia el 31 de agosto de 2018. No hemos podido conocer más, desconocemos por lo tanto los términos y en que se va a traducir este hecho, estamos a la espera de explicaciones, como vamos a solicitar en esta carta al rector:

“A la atención del Rector de la Universidad de Zaragoza,

Desde el Sindicato de Estudiantes de Izquierdas (SEI) hemos conocido por fuentes no oficiales que supuestamente el convenio contraído con el Arzobispado en el año 2012 no va a ser renovado. Pero no hemos recibido, ni nuestro sindicato representante de estudiantes ni ningún otro colectivo, ningún comunicado oficial del rector ni de ninguna otra instancia que informe del asunto. Es importante que la información sobre este tema sea conocida y transparente para los y las estudiantes, de esta forma, le solicitamos que aclare:

1- Si dicho convenio está derogado o no en su totalidad.

2- Si el contenido de las cláusulas de dicho convenio deja de tener validez o si por el contrario van a mantenerse en los mismos términos o con alguna modificación a pesar de estar derogado el convenio (en el caso de que lo esté). Especialmente la cláusula segunda y los anexos, donde se especifica el asunto de la DECA y las actividades de colaboración con el Arzobispado”.

Queremos tener garantías en un tema que es fundamental para que todos los y las estudiantes que realizan cursos de magisterio puedan tener garantizado el acceso a un puesto de trabajo en los colegios privados concertados, sin ningún tipo de discriminación por motivos de creencias religiosas”.

En cualquier caso, aún sin saber en términos exactos la posición del rector al respecto, este hecho muestra la importancia de dar la pelea y de seguir en la lucha por una educación 100% pública, feminista, totalmente gratuita y laica. Si la no renovación se confirma es un éxito. Ahora bien, debemos seguir cuestionando los privilegios con los que cuenta la Iglesia católica en la educación. Privilegios concedidos por el Concordato que firmó este Régimen del 78 con la Santa Sede. Quizá el DECA deje a partir de ahora de impartirse en Unizar, pero el título va a seguir y los centros religiosos concertados, financiados con dinero público, van a seguir discriminando a las profesoras y profesores por sus creencias religiosas. Además, todavía está vigente el reciente convenio con el Arzobispado firmado el pasado mes de diciembre.

Debemos reivindicar una educación en la que cualquier profesora o profesor pueda ejercer en cualquier centro de enseñanza al margen de sus creencias u orientación sexual. Estamos en contra de que la Iglesia haga declaraciones de “competencia académica”, como es la DECA, ya que es una institución patriarcal y lgtbifóbica que no tiene ninguna autoridad para hacerlo.






Temas relacionados

Universidad de Zaragoza   /   Educación pública   /   Zaragoza   /   Iglesia Estado Español   /   Iglesia Católica   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO