Cultura

Entrevista// "Yuyo" Noé

“Yuyo” Noé, el "caos", la actualidad política y el aleteo de la mariposa

Sábado 28 de marzo de 2015 | Edición del día

Este año se cumplen cincuenta años –y no sé todavía si voy a sacar una reedición– de mi Antiestética… Claro: por un lado quiero sacarla, no le cambiaría nada; ahora, evidentemente, la situación ha ido cambiando mucho.

En ese momento yo planteaba cosas como “ruptura del concepto de unidad”, del concepto de pintura, del concepto de unidad. ¿Por qué? Por la simple razón de que basta con que una cosa sea una cosa y ya esté el concepto de unidad; y si uno quiere plantear tensión y oposiciones y quebraduras –como es el mundo actual– tiene que olvidarse de esos viejos prejuicios de los maestros de la “unidad” y demás. Entonces yo hablaba de la “asunción del caos”, del “caos como estructura”. Eso de la “unidad” en este momento ya no es un tema. La publicidad… todo todo todo lo que se ve visualmente está quebrado.

Pero, por otra parte, estamos en un periodo de lo que yo llamo “pos striptease”. El striptease es el proceso que va del romanticismo hasta mitad de los años sesenta del siglo XX. A ese proceso de vanguardias llamo striptease: porque cada vez es menos, más esencial, más esencial y más esencial… y el striptease terminó con el arte conceptual, y después hubo un gran desconcierto. Ahora hay un juego muy abierto. Entonces, esa cosa muy combativa ¡ahora a nadie le interesa! Ya están en otra cosa. Ese es el problema. Pero, cuando en el ‘88 hice la revisión del libro que había publicado en el ‘65, decía que ya no existía tanto el tema del “caos como estructura”. No sé por qué lo escribí en el prólogo a la reedición, ¡porque yo creo que es más vigente todavía!

La “asunción del caos”: tanto, que pienso –una cosa es que lo piense, otra cosa que lo haga; pero tengo muchas ganas– publicar un pequeño librito que se llame La asunción del caos.

Para mí “caos” hay que entenderlo no como “desorden”. “Orden” y “desorden” son conceptos estáticos: te vas de tu casa, dejás las cosas ordenadas (ordenadas entre comillas, como vos querés en tu casa), y entretanto volvés y entraron los ladrones (o la policía: para el caso es lo mismo) y ves que todo está patas para arriba. Entonces uno puede decir: “¡Ah, qué caos!”, pero eso no es el caos; el “caos” es: estaba ordenada-desordenada.

El caos, me parece, se empezó a hablar en Física, que es “lo imprevisible”. Entonces ahí viene la categoría “tiempo”: cómo todo va cambiando y oscilando.

Está la famosa imagen de la mariposa: “una mariposa aletea en tal país, y eso tiene consecuencias en otro muy lejano”. Y fijate lo que está pasando ahora en el mundo: la mariposa (es una mariposa negra) está cambiando todo el juego de la política internacional. Estados Unidos ya no tiene más como enemigo a Irán, sino como aliado. Por eso hizo el pacto… pero no el pacto con lo nuclear; es simplemente una anécdota ante algo mucho mayor que es el terror que tienen tanto Irán como Estados Unidos del Estado Islámico. Y por eso hay una relación implícita. Por algo hay zonas que están bombardeando Estados Unidos, y hay zonas que está bombardeando Irán, y no se enciman… ¡Eso quiere decir que se pusieron de acuerdo! Es un implícito aliado en este momento.
¡El dictado de Siria ya no es el terror que Estados Unidos quería voltear, ahora es un aliado!
Mirá la mariposa cómo va cambiando todo eso…

Para mí, “caos” es eso. Es decir: eso no es el caos, pero es un “índice de caos”. Es como una “anécdota” dentro del cambio permanente, permanente, permanente… ¡que es la historia del mundo! Y que es la historia de todo.

Y eso yo creo que, asumir el caos, en este caso es entender eso; entenderlo.
El “caos” muchas veces se lo habla como “lo terrible”, “lo ominoso”, “lo que se viene”. ¡Y sí! Está el Estado Islámico como elemento ominoso, pero lo cierto del caos es todo el juego de posiciones del que forma parte todo el mundo: el capitalismo, los Estados Unidos, las religiones… En este momento todo está mucho más entrecruzado y mezclado que hace un siglo.

Este “caos” en Medio Oriente surge de un “caos” previo, que es el que crean los Estados Unidos cuando ingresan con su bota militar…

Claro, por supuesto.
Y hablando de “asumir” esto, yo estaba en Francia cuando sucedió lo de Nisman. No he leído que se haya escrito ni en Europa ni aquí. ¡No entiendo cómo no se dan cuenta cuál es el problema fundamental! Yo lo conecto con esto que te estaba diciendo: Irán ya no es el enemigo, y creo que se lo hicieron notar a Nisman. Que se callase. Que no jodiese más con el tema. Y por algo hablan de que estaba bastante angustiado al principio… ¡Ahora ya no lo dicen más! Pero lo decían. Que lo hayan matado, puede ser; que se haya suicidado, frente al hecho de que no tenía ya respaldo, también puede ser. Pero siempre el motivo es el mismo. Y si lo han matado… yo creo que tendrían que buscar por otro lado. Yo creo que la CIA tiene sus muñequitos que están en la SIDE, y por algo Nisman quería llamar por teléfono a Stiuso y no lo encontraba… Yo no sé: esto que digo nadie lo dice, y para mí “dos más dos son cuatro”.

Bueno, terminamos hablando un poco de política. (Risas.)







Temas relacionados

Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO