Mundo Obrero Chile

OPINIÓN DE UNA JOVEN TRABAJADORA POSTAL

Yo reivindico la gestión obrera de Zanón y Madygraf

Esta semana ha sido extenuante. Trabajar en el rubro de la correspondencia postal (entregando cartas) mientras la ciudad entera atraviesa una ola de calor no es lo más sano para la piel, ni para los ojos, ni para la cabeza. ¿Pero cómo sería si trabajadores y trabajadoras controláramos la producción?

Jueves 15 de diciembre de 2016

Existen muchas enfermedades derivadas del problema de la radiación UV en la piel, entre ellas el mismo cáncer de piel que más de algún cartero se ha pescado por lo mismo. Y es que de un tiempo a esta parte la gerencia nos ha exigido más que antes que logremos las metas de productividad, premiando con bonos a quienes las cumplan a toda costa, y dentro de ese espectro del "a toda costa" cabe el salir en medio de una ola de calor con una altísima y peligrosa llegada de los rayos del sol, en bicicleta a repartir cartas protegidos solo por un gorro y un bloqueador regular.

Aventurarse a este tipo de situaciones, creo yo, es el “precio” del sueldo mínimo, pues la mayoría de los carteros se hacen el verdadero sueldo en la calle. De todas formas, no es obligación salir. Pero a la vez que no es obligación, no todos los carteros corren la misma suerte. Para mí, aun con un contrato de “reemplazo por vacaciones”, estando “a prueba” en la empresa, la suerte es salir de todas formas.

"El que sabe, sabe y el que no, es jefe"

En paralelo a todo esto, me entero que allá al otro lado de la cordillera existen fábricas y lugares de trabajo ocupados y gestionados por sus trabajadores. La fábrica ceramista Zanón-FaSinPat (fábrica sin patrones) y la gráfica Maydgraf (ex-Donnelley). Me sorprendió saber que esas fábricas eran gestionadas 100% por todos los trabajadores que la hacen funcionar y que fueron expropiadas a sus patrones.

Estoy segura de que se produce mucho mejor en un ambiente grato y sin explotación, sabiendo que el único criterio que tiene que primar a la hora de apurar o no apurar una producción, es el criterio del mismo trabajador que genera esa producción.

Hoy en día, como una joven trabajadora que depende directamente de la gerencia y de los criterios de la jefatura para saber si trabajo bien o mal, esa iniciativa de los trabajadores en Argentina me hace pensar que es el camino a seguir para acabar en la práctica con todas las vejaciones que sufre hoy en día la clase trabajadora. Hablo por mí, porque he visto muchos carteros hundirse entre las cartas que llegan de a kilos diariamente, sumando los paquetes internacionales que ahora llegan cada vez más desde China, y cuando los mismos compañeros plantean soluciones para que ese cartero no se siga hundiendo, aunque sean carteros que lleven más de 30 años trabajando ahí, lo que prima es el criterio del administrador de turno, que bien puede o no puede ser certero. Y si a ese cartero que está hundido en cartas, con un mal índice de productividad, el jefe le dice que esta semana tiene que salir sí o sí, le costará mucho convencer a ésta de que es demasiado peligroso para su salud.

¿Por qué tenemos que convencer a los administradores de que vean la realidad de un trabajo que ellos no viven en su propia carne? Es posible una realidad donde podamos trabajar bajo nuestros propios criterios, y eso lo mostraron a punta de lucha y protesta los trabajadores de Zanón y Madygraf.

La gestión obrera: el camino a seguir

En mi opinión, toda la juventud que en estos momentos trabaja asalariada, en trabajos precarios u oficios antiguos (como lo es ser cartero) debería tener presente que la gestión obrera existe como una realidad al otro lado de la cordillera. Lo que tenemos que hacer es ser una alternativa en nuestros lugares de trabajo, que hablemos de estos temas y que nuestros compañeros más viejos puedan verlo. Tenemos que recuperar nuestros sindicatos para dar estas importantes peleas.




Temas relacionados

#EnDefensaDeZanonYMadyGraf   /   Mundo Obrero Chile   /   Solidaridad obrera   /   MadyGraf (ex-Donnelley)   /   Trabajadores   /   Zanon

Comentarios

DEJAR COMENTARIO