Mundo Obrero

1º DE OCTUBRE - PARO DE SALUD

"Yo me adhiero al paro": campaña de enfermeras del Garrahan

En Neonatología del hospital Garrahan, el sector de Enfermería tomó la guardia este lunes con carteles en las chaquetas y en las máscaras de protección facial. Enfermería se empieza a organizar contra la desidia de la institución y del gobierno que frente al agotamiento y sobrecarga de pacientes sólo responden atacando los derechos de la primera línea de lucha contra el COVID - 19.

Carina Manrique

Enfermera Neonatología-Hospital Garrahan @carina_manrique

Mario Mendoza

ENFERMERO - Servicio de Neonatología del Hospital Garrahan

Lunes 28 de septiembre | 18:31

Cansadas de 6 meses de pandemia sin respuestas decimos: “¡basta!”. “Yo me adhiero al paro” se podía leer en nuestras chaquetas.Desde Enfermería de Neonatología del hospital Garrahan nos empezamos a organizar contra la desidia de la institución y del gobierno que, frente al agotamiento y sobrecarga de pacientes, sólo responden atacando los derechos de la primera línea de lucha contra el COVID - 19.

Somos el único servicio del hospital Garrahan que tiene un día de teletrabajo por semana, que se supone que se destina a que podamos tener descanso entre jornada. Es insuficiente, estamos agotados. En otros sectores se dividió al personal en grupos y nuestros colegas vienen semana por medio a trabajar así se reduce la exposición al COVID - 19, al cual todos tanto le tememos. Todos los días despedimos a una compañera o compañero.

Desde el día cero de la pandemia reclamamos por EPP (elementos de protección personal) de calidad. Es una ardua y constante pelea por reclamos a lo que nos vemos obligados a realizar. Gracias a que nos organizamos en los sectores, que formamos la comisión de higiene y seguridad conseguimos algunas respuestas.

Somos el único servicio que no tuvo ingreso de personal nuevo para cubrir las licencias que se dieron a los compañeros con patologías de riesgo o hijos en edad escolar. Estamos agotados porque cubrimos otros turnos donde falta personal. Se cubren con módulos (horas extras) que se ven obligados a realizar x no poder llegar a fin de mes. ¡Reclamamos un incremento ya del 50%! Con un salario mínimo de $ 71 mil. Es una medida urgente para evitar exponernos. Sabemos que el dinero está, solo que no se designa en tiempo y forma adecuada.

Nuestra tarea no es fácil, no es común, solemos escuchar decir: “¡Qué lindo, trabajas en Neo!”. No es lo que la gente imagina. Nuestra Neo es una terapia intensiva de patologías complejas que no pueden ser resueltas en otros hospitales. El estrés es constante el abordaje con el familiar es distinto porque llegan con muchas dudas e ilusionados de que en el Garrahan se va a solucionar el problema que tiene su hijo y muchas veces debemos explicarles lo que no pudieron entender de lo que el médico les transmitió, somos los interlocutores entre el médico y los familiares.

Tenemos miles de tareas desde el manejo de la asistencia respiratoria en pacientes críticos, hasta el sostén de alimentación, asistir cirugías menores, administración de medicación, extracción de los laboratorios y realización de distintos procedimientos. Son tareas para las cuales necesitas tener el suficiente descanso para reducir los riesgos para el trabajador y para el paciente.

Por la tarea crítica deberíamos trabajar 6 horas, pero trabajamos más. Nos proponían hacer 12 horas cada 48 para que no nos expongamos en el transporte. Lo rechazamos y nos dieron un día de teletrabajo, cuando el resto del hospital alterna descanso de una semana en la mayoría de los sectores. Nos dan la excusa del nivel de formación necesario para atender a nuestros pacientes.

No es sólo la formación terapista, nos capacitamos permanentemente, capacitación que corre por nuestra cuenta y porque sabemos la responsabilidad que significa trabajar con pacientes tan críticos. Pero la dirección solo parece caer esto en los días de lucha. Nunca lo reconocieron y por eso tenemos hasta tres trabajos para llegar a fin de mes.

En estos últimos días llegamos a guardias donde tuvimos 31 pacientes, cuando no pasaban de 20. Fuimos 4 enfermeras menos de las que tendríamos que ser, calculando asistencia directa, traslado y encargada de turno que tiene que estar a disposición de lo que haya que cubrir o resolver. Es un trabajo que genera agotamiento prematuro e insalubridad desde antes de la pandemia. Tendríamos que trabajar 6 horas y en condiciones.

Amamos nuestra profesión y lo que hacemos a diario. Por eso sabemos que la mejor forma de defender a nuestros pacientes y a la Salud Pública es hacer un gran paro y movilización. Y así fue que en Neonatología trabajamos las últimas guardias con carteles que decían “YO ME ADHIERO AL PARO”.

Hasta ahora, convocaron al paro ATE, SITRE y ALE, sin organizar asambleas en los hospitales para hacerlo efectivo, para responder a los aprietes en las salas porque nos quieren hacer responsables del abandono de persona cuando en realidad es el gobierno quien hace abandono de persona. UPCN, SUTECBA y ATSA directamente ni mencionaron la jornada.

Tenemos que enfrentar la represión

Las salas se conmocionaron por las imágenes de los escudos de la policía con sangre de las enfermeras que quisieron entregar un petitorio en la Legislatura Porteña. Al día siguiente, el repudio a la represión se unificó con el de las familias de Guernica en el Obelisco. Denunciaban el acoso policial y piden que no haya desalojo, la única respuesta que al día de hoy dio el gobierno a familias que se quedaron en la calle.

Es una misma lucha. No se puede afrontar la crisis sanitaria si miles de familias siguen en esta situación. No puede haber millones sin agua potable y sin una buena alimentación en medio de la pandemia. Tampoco se pueden prevenir las enfermedades estacionales en estas condiciones, en casitas precarias.

Natalia, estudiante de enfermería y vecina de Guernica recuerda que son esas razones por las que estudiamos.

Por todas estas razones desde la Agrupación Marrón Clasista venimos impulsando una campaña solidaria juntando donaciones en apoyo a las familias que luchan por un pedazo de tierra para vivir. Se vienen sumando decenas de compañeras y compañeros. A pesar de la lluvia, la última colecta importante del turno franquero del Hospital Garrahan se entregó en Guernica el día Domingo, junto a lo que llevaron distintas agrupaciones del Movimiento de Agrupaciones Clasistas (MAC). Como parte de la delegación estuvieron Claudio Dellecarbonara y Nicolás del Caño, diputados del PTS en el Frente de Izquierda. También se hizo presente la Junta Interna ATE Garrahan con el aporte de $10.000 en mercadería.

Este 1ero de octubre las familias de Guernica también tienen una pelea clave, postergaron para ese día la orden de desalojo. Es necesaria la más amplia unidad de los sectores que luchamos por salud, vivienda, trabajo y contra la represión.

Preparándonos para arrancar hacía Guernica. En esta tanda de donaciones llevamos las que juntamos en el turno franquero...

Publicado por Agrupación Marrón Clasista Salud en Domingo, 27 de septiembre de 2020







Comentarios

DEJAR COMENTARIO