Internacional

IZQUIERDA EUROPEA

Yanis Varoufakis lanza un nuevo movimiento reformista por la “Democracia en Europa”

En el teatro berlinés “Volksbühne” el exministro de finanzas griego Yanis Varoufakis lanzó su proyecto “Democracy in Europe Movement 2025” (Movimiento por la democracia en Europa 2025). Cuenta con el apoyo de varios reconocidos intelectuales y activistas de la izquierda europea.

Stefan Schneider

Grupo RIO - Berlín

Viernes 12 de febrero de 2016 | Edición del día

“V for Varoufakis” volvió. En estos días el político griego está realizando una gira por Europa para promover su nuevo movimiento “paneuropeo”: Democracy in Europe Movement 2025. Su objetivo es formular una alternativa a la UE que considera “poco democrática”, pero sin recaer en las fronteras nacionales, según como fue presentado el martes en la histórica Volksbühne en Berlín.

En una sala llena y con miles de personas que seguían el evento en internet se reunieron los grandes del reformismo de izquierda junto con varios intelectuales reconocidos para apoyar a Varoufakis y su manifiesto: la dirigente de Die Linke Katja Kipping, Cécil Duflot, exmiembro del gobierno de Hollande, la alcaldesa de Barcelona Ada Colau, Miguel Urbán del Estado Español y el filósofo Slavoj Zizek. Incluso el líder del sindicato metalúrgico IG Metall Hans-Jürgen Urban, el intelectual Toni Negri y hasta el fundador de Wikileaks Julian Assange apoyaron la propuesta de Varoufakis de democratizar la UE.

También estuvo presente una representante de la alianza Blockupy, que en los últimos años organizó grandes jornadas de protesta contra el BCE y las políticas de austeridad. Pocos días antes, Varoufakis había asistido a una reunión de Blockupy en Berlín. Esta cooperación no resulta extraña: cuando Varoufakis todavía era ministro de finanzas bajo el gobierno de Tsipras logró suscitar el apoyo de gran parte de la izquierda europea y hasta sectores de la izquierda radical. Su imagen de rebelde frente a la Troika le sirvió. Visto como un “insensato” por algunos, tuvo el visto bueno de muchos izquierdistas que alababan su supuesta “intransigencia” frente al chantaje de Schäuble. Renunció a su cargo como ministro de finanzas antes de que Syriza aceptara el tercer memorándum y así evitó el costo político que ahora pesa sobre el segundo gobierno de Tsipras. A pesar de todo esto, no se puede dejar de lado que su rol en las negociaciones y en la preparación de lo que terminó siendo la capitulación de Syriza fue clave.

Sin ningún balance serio de la política de Varoufakis en el gobierno, Blockupy abrió el diálogo con el exministro. El discurso de la representante de Blockupy no fue un apoyo oficial al nuevo movimiento, pero tampoco lo contrario. Habló de la “autoorganización contra austeridad y autoridad”, de la desobediencia y la lucha en la calle – todo lo que Varoufakis y sus aliados no representan. Pero Blockupy trató a DiEM25 como un aliado estratégico, en otros niveles de la lucha por la “democratización”. Pero, ¿de que “democratización” se está hablando?

Un Plan A reloaded

Oficialmente Varoufakis se opone a la capitulación de Syriza – fue erróneo haber aceptado los dictados de la Troika, sostiene. En un momento formó parte de las discusiones sobre la posibilidad de un “Plan B”, pero después rechazó la idea de la “renacionalización” de las monedas como proponen otros reformistas de izquierda como Jean-Luc Mélenchon o Costas Lapavitsas. El ex-ministro de finanzas ahora aboga por una supuesta tercera alternativa: contra la sumisión a la burocracia de la UE y también contra la vuelta al estado nacional, por la “democratización radical de la UE”.

Lo que suena como un “Plan C” es nada más que una nueva variante del “Plan A” de Tsipras. La Unión Europea del capital sigue siendo su único horizonte político válido para una política progresiva. Esta visión transforma cínicamente la incapacidad actual de la izquierda europea para formular una alternativa real a la Europa del capital en la adaptación al marco institucional de la UE. Incluso se viste de lo contrario de lo que es y quiere aparecer como una supuesta “utopía radical” contra la “distopía catastrófica”, el avance de la extrema derecha.

Por ende, el lema de DiEM25 es: “¡La UE será democratizada o se desintegrará!” Este lema es la expresión política de una derrota. Frente a la crisis capitalista y el giro hacia la derecha en el contexto de la crisis migratoria, la izquierda reformista es incapaz de presentar una alternativa real.

Blockupy destaca la necesidad de impulsar movilizaciones callejeras contra el régimen de austeridad. Pero su alianza con Varoufakis no es un paso hacia ese objetivo, sino uno hacia atrás. Varoufakis y su movimiento DiEM25 no quieren atacar las instituciones del capital sino hacerlas más “transparentes” y mejorar los contratos europeos existentes. Nada más lejos de un movimiento de resistencia.

Un manifiesto sin respuesta a los problemas urgentes de las masas

Siguiendo la lógica del “mal menor”, Varoufakis acepta el marco de la UE y lo quiere “democratizar”. El manifiestode su "movimiento" sostiene que sería falso tener que elegir entre aceptar a la burocracia de la UE o una vuelta a los estados nacionales.

Según ellos, los responsables de los problemas actuales de la UE son los “políticos miopes”, funcionarios “ingenuos” en temas de economía y de “expertos” incompetentes en cuanto a finanzas, que siguen siendo “serviles a los decretos de las empresas financieras e industriales”. “Naciones orgullosas se están contraponiendo unas a otras. El nacionalismo, el extremismo y el racismo están despertando de nuevo.”

Para Varoufakis, la UE es un “gran engaño” – una conspiración de la burocracia de la UE contra las aspiraciones democráticas de la gente en Europa. Según el manifiesto la UE no estaba destinada a ser esto desde un principio, el espíritu inicial fue diferente: “Durante las décadas de posguerra en las que la UE fue inicialmente construida, las culturas nacionales fueron revitalizadas por un espíritu de internacionalismo, desaparición de fronteras y prosperidad compartida que elevaron el listón que hizo cohesionar a los europeos.”

El “Plan A” de Tsipras tenía como objetivo renegociar la política de austeridad en el marco de la eurozona. La alternativa de Varoufakis es “democratizar” la UE desde adentro. El problema principal no pasa por el choque de intereses de distintos capitales nacionales – como el alemán – que conquistaron el control sobre los demás mercados, sino las estructuras tecnócratas de la UE, los funcionarios “ingenuos” e “incompetentes” que son los enemigos principales de la “democracia”.

Toda la crisis económica y las políticas del capital para descargar sus costos en las espaldas de los trabajadores, la juventud, los jubilados, migrantes y las mujeres son reducidas a un simple problema formalmente democrático que diluye los intereses de clase bajo la “falta de transparencia” de la burocracia conspirativa de la UE. Pero la UE era desde sus inicios un proyecto imperialista contra la clase trabajadora y los sectores populares destinado a ampliar sus zonas de influencia para que los capitales estuvieran mejor posicionados en la competencia con otras potencias imperialistas como los Estados Unidos.

Las propuestas del manifiesto tienen el mismo carácter superficial y reformista. En un primer momento las instituciones serán más transparentes, por ejemplo, a través de la publicación de los protocolos en internet. En los próximos doce meses se “tratará” la crisis económica “con las instituciones existentes y en el marco de los contratos actuales” – como si las clases dominantes no “trataran” la crisis económica. Claro, lo hacen, pero en el interés del capital. Para Varoufakis el problema no es ese, sino la “capacidad de actuar” de los gobiernos nacionales y la “potencia arbitraria de Bruselas”. La herramienta para lograr el cambio sería “la reinterpretación creativa de los contratos existentes y estatutos”. Al final del manifiesto DiEM25 se demanda una asamblea constituyente que reforme las instituciones de la UE y que formule una constitución europea que reemplazará a los contratos actuales en 2025.

¡Construir un verdadero movimiento contra la UE del capital!

El “movimiento” de Varoufakis por ahora tan solo existe en papel, a través de las reuniones de algunos intelectuales y políticos reformistas de izquierda. Los que apoyan a DiEM25 a fin de cuentas apuestan a la relegitimación de las instituciones del capital. Esto se evidenció en el acto del martes con mucha retórica: el demos europeo contra los “élites”, un elogio a las “iniciativas de bienvenida” y al “verano de solidaridad” de apoyo a los refugiados, o la maldición a la “dictadura de los mercados financieros” – todo esto no faltó. Pero más allá de ese discurso, el “movimiento democrático paneuropeo” no ofrece nada, más que una parodia a un internacionalismo de verdad.

Sin embargo, en una cuestión Varoufakis y cía. tienen razón: no hay por qué elegir entre la sumisión a las instituciones de la UE o la vuelta al capitalismo nacional. Pero la solución no está en un “Plan A” vestido de “Plan C”, sino únicamente en el desmantelamiento de la UE en la perspectiva de los Estados Unidos Socialistas de Europa. Una perspectiva internacionalista que comience por defender un programa de clase frente a la crisis. No un programa por la gestión mejor, “más racional” de la crisis, sino un programa para que los capitalistas paguen la crisis y que incorpore las demandas democráticas de las masas.

Para recorre este camino es necesario un Plan Internacionalista. Los capitalistas y su burocracia europea no van a ceder su poder “democráticamente” – hay que echarlos. Varoufakis y DiEM25 no son ni siquiera aliados en ese camino, sino que ellos buscan reestablecer poco a poco la confianza en las instituciones del capital.

Si Blockupy y otros sectores de la izquierda radical buscan aliarse a ese movimiento, terminarán de la misma manera. Si realmente queremos construir una resistencia, es necesario no dejarse llevar por la corriente de las ilusiones reformistas.







Temas relacionados

Yanis Varoufakis   /    Izquierda europea   /    Alemania   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO