Ximena Ossandón propone quitar financiamiento estatal a culpables de abuso sexual en el cine y la TV

Ximena Ossandón, de Renovación Nacional, impulsará un proyecto que impide que las personas involucradas en casos de acoso o abuso sexual opten a financiamiento público, además de que se inicie una investigación a la industria televisiva chilena.

Viernes 6 de julio

Luego de las denuncias realizadas por distintos rostros de la televisión chilena, por casos de abuso sexual y laboral contra directores de televisión, como Herval Abreu, emblemático director de canal 13, y Nicolás López, director de “No estoy loca” y “Que pena tu vida”, sumadas a las denuncias en Hollywood contra Harvey Weinstein, que han aparecido tras el fenómeno #MeToo y las masivas acusaciones de mujeres por acoso y abuso sexual, la diputada de Renovación Nacional, Ximena Ossandón, impulsará un proyecto que impide que las personas involucradas en casos de acoso o abuso sexual opten a financiamiento público, además de que se inicie una investigación a la industria televisiva chilena.

Las olas de denuncias en el mundo del cine, la cultura y las artes desde distintas partes del mundo sobre los problemas de acoso y abuso sexual y laboral,incluyendo ahora a nuestro país, han puesto de manifiesto el constante abuso de poder que hacen los grandes hombres empresarios del cine y la televisión contra muchas trabajadoras, llegando incluso a denigrar y/o maltratar, además de minimizar el trabajo de las mujeres frente al de los hombres tras la pantalla.

Actrices de todas las edades acusan los indignantes tratos de los que han sido víctimas por sujetos como Abreu o López en Chile, tanto así que ha empujado a los directores a buscar asesorías en la empresa Imaginaccion para mantener y limpiar sus imágenes. Mientras los mismos jefes y altas autoridades de las cadenas televisivas, como Maximiliano Luksic, buscan a las denunciantes y se preocupan de mantener un perfil pro mujeres y de apoyo a las víctimas de abuso, aunque la misma familia Luksic se encarga de mantener el subcontrato en las mineras o el multirut en el ferrocarril, dejando familias en las calles a través de los despidos, sin mencionar la precarización y flexibilización laboral que afecta a miles de mujeres trabajadoras del país.

La solución que Ximena Ossandón, diputada de RN, propone es digna de análisis. En primer lugar, las y los sujetos hallados culpables por casos de abuso o acoso sexual no podrán concursar a fondos públicos para sus proyectos. Sin embargo, aunque compartimos que el Estado no debe financiar las infelices obras de directores como Nicolás López, que carecen de cualquier aporte social, lo cierto es que él ya ha logrado acumular capital suficiente y los contactos necesarios, además de que solamente ha recibido aporte estatal para una sola producción, de las muchas que desgraciadamente el cine chileno ha tenido que incluir. Esta medida, que podría provocar aplausos de muchos no es más que un espectáculo casi artístico que no tiene por objetivo cuestionar el machismo que atraviesa no solamente las pantallas televisivas, sino también tras bambalinas.

La investigación a la industria del cine y de la televisión chilena, es un capítulo más de la misma línea que busca métodos punitivos para lavarse las manos y no realizar los cambios totalmente necesarios para avanzar hacia una sociedad donde tanto mujeres como hombres recibamos tratos dignos e igualitarios y arranquemos las raíces del machismo que abunda en el entretenimiento de miles de mujeres, niños, jóvenes y adultos/as y en el mundo laboral.

Claramente el Estado no debe financiar proyectos cinematográficos o televisivos que reafirmen los prejuicios machistas y sexistas de esta sociedad y que debemos avanzar a investigar profesional y responsablemente las denuncias que versan sobre estos hechos, pero solo eso es profundamente mezquino, digno de la derecha que se toma oportunistamente de las luchas de las mujeres.

Las verdaderas conquistas que podemos lograr para miles de mujeres en el mundo será a través de la concreta organización de mujeres en los lugares de estudio y trabajo, con sus compañeros solidariamente, luchando juntos por obtener los derechos que continuamente nos han negado los políticos de la derecha como Ximena Ossandón, como el derecho al aborto legal, a la salud pública de calidad, a decidir libremente sobre nuestros cuerpos y vidas, y a recibir salarios acordes al trabajo. Las compañeras de Argentina que están en pie de guerra por conseguir el aborto legal, gratuito y seguro en el país vecino deben ser un aliento para nosotras y las luchas que podemos ganar.






Temas relacionados

Aborto legal, seguro y gratuito   /   Abusos sexuales   /   Acoso   /   Denuncias

Comentarios

DEJAR COMENTARIO