BAHIA BLANCA

XXXI Congreso de SUTEBA. Impresiones de un congresal

El congreso de SUTEBA. Las principales discusiones. Balance del conflicto. ¿Asambleas de base o burocracia por “whatsApp”?

Iván Moya

Congresal SUTEBA

Lunes 27 de noviembre | Edición del día

El jueves 23 de noviembre se desarrolló el XXXI Congreso de SUTEBA en la localidad de Tigre. Desde Bahía Blanca viajó una delegación de diez congresales multicolor (granate, tribuna docente y marrón). Luego del cansador viaje en ómnibus fuimos al encuentro del citado conclave donde sesionaba con la presencia de 430 congresales, de los que 130 eran de la multicolor.

En un contexto nacional donde el gobierno de Cambiemos se siente envalentonado luego de las elecciones de medio término y pretende imponer una reforma laboral y previsional que afecta los derechos de los trabajadores, con la complicidad de los partidos del régimen (massismo, justicialismo y kirchnerismo) y la burocracia sindical, se hace necesario un paro nacional, discutido por los trabajadores de la educación que dé comienzo a un plan de lucha, que pueda frenar este ataque. Los congresales de la multicolor asistimos a este congreso con esta intensión.

La discusión se centró sobre la memoria, balance y política gremial del sindicato. Desde Bahía Blanca llevábamos el mandato de base, votado en la asamblea del día anterior que consistía en el rechazo de la Memoria y el Balance presentado por el Consejo Ejecutivo Provincial y la aprobación de la Política Gremial propuesta por las Seccionales Multicolor.

Un punto importante fue llevar la solidaridad de los trabajadores de la educación de Bahía Blanca en general pero los de La Marrón en particular, hacia las compañeras docentes procesadas en el distrito de Tigre, Gabriela Macauda, secretaria adjunta de Suteba, Analia Belizzi, Florencia Garrido delegadas de la escuela, que habían sido injustamente denunciadas en el marco de la jornada de rechazo al operativo aprender. Sin llegar a este punto de ataque, los docentes bahienses también hemos sentido la presión de las direcciones escolares, que envalentonadas en este ambiente conservador, salen a perseguir o amedrentar aquellos compañeros y compañeras que buscan organizarse para resistir el ataque patronal, la reforma laboral o simplemente son sensibles y solidarias con el caso Maldonado. Es por esto que es importante defender a las compañeras de Tigre y repudiar estos hechos persecutorios que criminalizan la participación sindical.

Durante todo el congreso hubo un clima de confrontación, que remitían a dos modelos sindicales. Los congresales celestes pretendían que no se critique a las conducciones provinciales porque supuestamente se debilitaba al conjunto de los docentes. Se escuchó decir de su parte que “…si critican con campañas difamatorias a Roby, implosionan las organizaciones sindicales y le hacen el juego al neoliberalismo” o “…que no nos vengan a decir que no luchamos. Eso es dividir. La política sindical fue aprobada el 17 de mayo, en una aplastante elección, mientras otros estaban en los estudios de televisión y en los despachos del poder, haciéndole el juego a la derecha… En 2006 estuvieron con el campo. En 2015 votaron en blanco. Siempre están en el lado equivocado…”. Estos argumentos falaces y arteros ocultan el rol que tuvo la burocracia celeste durante el último conflicto docente a principios de año. Fue la falta de democracia de las bases, con ausencia de asambleas que no permitieron a los compañeros discutir las problemáticas, como organizarse, haciéndolos partícipes activos y no meros receptores pasivos de los mensaje por whatsApp a última hora del día, que emanaba de las conducciones provinciales. El millón de docentes en el país nunca pudieron “pegar como un solo puño” al gobierno, porque la conducción de CTERA se encargó de fragmentar las luchas, en paros provinciales que fueron desmoralizando a los trabajadores de la educación, que complementado con la falta de asambleas de base terminó desmoronando la lucha hacia mayo. Luego los dirigente se sentaron a negociar, sin siquiera poder defender los días descontados por paro, ni poder reabrir la paritaria nacional. El gobierno impuso un magro aumento que no recuperaba el poder adquisitivo perdido en 2016, ni cubría las expectativas inflacionarias del 2017.
Así la unidad gritada hasta desgañotarse las gargantas celestes, unidad acrítica, esconde a traidores y colaboradores con el ajuste. La unidad por la que luchamos los congresales de la marrón, no implica callar, ni denunciar ante las masas a las direcciones burocráticas y traidoras.

En un momento, Romnina del Pla, con un modo cansino y cadencioso, quiso explicar los resultados de la asamblea de Matanza, mientras la burocracia repartía el almuerzo “…los números de la Matanza fueron 368 por el rechazo, 165 por la aprobación y 25 abstenciones de una agrupación que se hacen llamar la Nestor Kirchner. La discusión es como intervenimos. SUTEBA dejó pasar el operativo aprender sin lucha. Nosotros necesitamos discutir en asamblea y no que nos manden que hacer por whatsApp. Necesitamos parar el 6 y no traicionar como lo hacen los diputados y senadores del FpV (de fondo suenas abucheos y canticos a favor y en contra. Los congresales de la multicolor cantaban “SUTEBA escucha, queremos plan de lucha”).

Otras voces se sumaron en esta idea. Enrique Gandolfo planteó “…Necesitamos la democracia de las bases, consultar a las bases en asambleas para generar unidad. No nos prendemos en ninguna injuria de que queremos implosionar el sindicato, pero hay que decir claramente que la reforma educativa avanza como continuidad de las leyes kirchneristas de la LEN…”

Desde La Marrón intervinieron los congresales Claudia Añazco (Ensenada), Ariel Iglesias (Matanza) Carlos Musante (Quilmes), Andres Garcia (Tigre), Gustavo Vicini (Mar del Plata) y Melina Maciel (Matanza). Luego de cuestionar el rol desmovilizador de la conducción de Suteba durante el conflicto de principio de año, exigieron que el congreso votará un plan de lucha para enfrentar las reformas laboral, previsional y educativa, que comience con un gran paro y movilización. La intervención de Ariel Iglesias fue especialmente sentida y vitoreada por los congresales multicolor, porque en 3 minutos (la burocracia ya había limitado las intervenciones y poco después cerraba la lista de oradores) logró sintetizar y golpear con un par de ejes. Comenzó diciendo “…estuvimos en la lucha que dieron los compañeros de Pepsico contra los despidos. Pero si el gobierno avanzó con los despidos y el ajuste es por la complicidad del PJ, ya que no tiene mayoría en el congreso. Muchos de esos cómplices estuvieron en la lista de Scioli (de fondo se escuchan abucheos celestes, canticos y griterío, y Ariel tiene que elevar la voz y apretar su discurso en síntesis porque se le termina el tiempo)… El jueves el MAC cortó la calle haciendo un llamado de No a la reforma laboral y llamaron a las centrales, a la CTA, a la Corriente Federal, a Moyano, a poner una fecha al paro nacional y un plan de lucha para derrotar la contrareforma… Nosotros somos socialistas y anticapitalistas, uds se reivindican peronistas, nosotros luchamos por una sociedad sin explotadores, ni explotados…”

Ante esto la celeste cantó la marchita peronista y tomó la palabra uno de sus congresales que dijo “…tienen que leer Izquierdismo, enfermedad infantil de la izquierda. Estuvimos en todas las luchas históricas, en la carpa blanca, en la constitución de SUTEBA, en la marcha blanca, buscamos la unidad masiva no pequeños grupitos autoproclamados…” mientras los celestes coreaban “Lenin, Lenin, Lenin” con los dedos en V.

En ese momento se comunicó que el plenario de Secretarios Generales de la CTERA había resuelto llamar al paro nacional el 29 de noviembre o 6 de diciembre cuando se trate la reforma en el congreso. Carlos Musante planteó “…celebramos el paro pero hay que discutirlo, hay que organizarlo en asambleas de base. La CGT ya traicionó. Queremos luchar pero hace falta democracia sindical para organizar desde abajo, para que cada compañero sea parte activa de la lucha y no con llamados de whatsApp a última hora…”.

Otra de las discusiones importantes pero que no tuvo mucha respuesta de parte de la celeste fue la puesta en pie del instituto de formación docente privado por Suteba. Varios compañeros de la multicolor plantearon su rechazo ya que la educación tiene que ser pública y los títulos tienen que expedirlos el estado, “…que Suteba se pronuncie y retrotraiga la creación de este instituto- se escuchó decir- No a la privatización de la escuela pública y menos si el que lo hace es el sindicato que debería estar al frente de su defensa”. Desde la celeste se ensayó una tímida defensa desviando a que todo era una operación mediática de Magnetto, porque lo que existía era la apropiación de los medios de producción por parte de Suteba para ponerlo al servicio del perfeccionamiento de los trabajadores. Fue la explicación más risueña y disparatada que se escuchó. Al congresal celeste se le olvidó que el instituto no era gratis y había que pagar mas de $3000. Luego corrió el rumor de que lo había suspendido y bajado de la página web de Suteba.

El congreso cerró con la votación que ganó la celeste por mayoría. Mientras nos retirábamos hizo su aparición Hugo Yasky que arengó a los congresales celestes que se quedaban. Nosotros nos dirigimos al muelle donde esperamos la lancha y un nuevo largo viaje hasta nuestra ciudad, pensando y repensando la nueva asamblea local que nos permitiría discutir los alcances de la reforma laboral y previsional, así como que medidas a tomar para organizar la resistencia.








Temas relacionados

Suteba   /    Provincia de Buenos Aires   /    Educación

Comentarios

DEJAR COMENTARIO