Juventud

Voces de la juventud precarizada sobre la campaña de la izquierda en Córdoba

Reproducimos las distintas conversaciones, discusiones y reflexiones que han circulado estos días en los pasillos de las fábricas y lugares de trabajo de la juventud precaria de Córdoba.

Miércoles 6 de noviembre | 21:25

En una elección que prácticamente fue un ballotage y donde se expresó una enorme polarización, el Frente de Izquierda Unidad realizó una campaña enorme, llegando a amplias franjas de trabajadores, sobre todo en el punto más álgido de la campaña que fueron los debates presidenciales transmitidos por televisión.

Sobre esto Lucas, un pibe metalúrgico que trabaja en uno de los cientos de talleres pequeños que hay en Córdoba, nos comentaba que “me sorprendió hasta dónde llegó la campaña y cómo instaló debates que antes era muy difícil que se dieran naturalmente en la fábrica. Por ejemplo, en mi trabajo, donde no se discute de política nunca, después de los debates escuché por primera vez que alguien hablaba de Nicolás del Caño y de su propuesta de trabajar 6 horas 5 días a la semana, por supuesto que algunos tenían dudas y hasta había algunos en contra, pero que ya se de ese debate y haya compañeros a favor, me pareció buenísimo”.

El caso de Córdoba es uno de los más contradictorios quizás, por la cantidad de votos que el macrismo sacó entre sectores populares y de trabajadores en el marco de la polarización, algo que se escuchó mucho. En otra de las fábricas metalúrgicas nos comentaba un colaborador de la campaña que eso era toda una discusión. “Parece increíble que tantos laburantes a los que nos arruinaron el salario cuatro años de macrismo, vuelvan a votarlo, pero pensándolo mejor tiene sentido porque a muchos de nosotros nunca nos llegó la famosa ‘década ganada’. Yo por ejemplo pasaba de laburo en laburo siempre con contratos. Mucho del voto a Macri es un voto castigo más en contra del kirchnerismo que no nos dio nada creo yo, que de apoyo. Así como unos (más minoritarios) contra el mal menor de Alberto contra Macri y así. Hay que ver qué pasa ahora, nosotros con varios compañeros que votamos al FIT discutíamos mucho que era una mentira eso de que había que votar a uno o a otro, no era un Boca-River, se podía votar por Nico que representaba los intereses de los trabajadores. Lamentablemente pesó mucho la polarización, pero no había un solo compañero que no reconociera que Nico era el único que no era corrupto, o que es el que siempre está con los trabajadores, el que canta la justa sobre el FMI y todo eso”.

Sumado a estas discusiones que se daban en las fábricas, también nos llegaron comentarios desde las bicis y las motos. Los pibes y las pibas trabajadoras de las apps vieron con muy buenos ojos la campaña del Frente de Izquierda.

“Es el único que hablo seriamente del problema de la precarización que vivimos todos los días. Yo a Nico ya lo había visto en la presentación del libro. Después vi el primer debate, que no estuvo tan bueno porque hubo muy poco ida y vuelta. Pero en el segundo Nico estuvo bárbaro, sobre todo cuando encaró el problema de la policía y cuando fue el único que planteo la legalización de la marihuana. Y bueno, también lo de Chile, que fue muy importante que lo dijera, en el marco de todo lo que está pasando allá, con la gente que está enfrentando al ajuste del gobierno de Piñera de manera zarpada! Con el debate se ganó mi voto y el de varios, aunque sobre todo se nota que generó más simpatía o interés por las ideas de la izquierda”, nos decía Diego.

Sin dudas, la campaña electoral de la izquierda, con el punto más alto que fue el debate, caló profundo en muchos sectores de jóvenes trabajadores en Córdoba. Los planteos más destacados fueron la legalización de la marihuana (algo cada vez más sentido también en sectores amplios de laburantes, que consumen aceite de cannabis para pasar dolores que dejan las roturas en los trabajos) y el problema de las fuerzas represivas del estado y la criminalización de la juventud, que es un problema profundo en la Córdoba del gatillo fácil y la “portación de rostro”. Sobre esto Ale, un pibe laburante que ha rotado por muchas fábricas y es de la zona sur de la ciudad nos decía: “El debate en general me pareció un poco aburrido por el formato, pero sin dudas con el que me sentí más identificado fue con Nico porque fue el único que habla siempre contra la yuta y dijo lo de la legalización (de la marihuana)”.

El problema de la deuda con el FMI y cómo enfrentarlo para que los de abajo no paguemos otro saqueo más fue otro de los debates, sobre todo poniendo el eje en los procesos latinoamericanos como el de los chilenos, que vienen dando durísimas batallas en la calle contra un sistema neoliberal que lejos de “favorecer los negocios para generar trabajo” ha demostrado ser solo un modelo de hambre para los pueblos.

Como decía otro pibe en la fábrica, “lo más importante de todo esto es que a muchos no nos pudieron imponer que votemos ‘al que podía ganar’, nosotros votamos por nuestras ideas. Sabiendo que la izquierda siempre va a estar ahí de nuestro lado. Y es importante que esté porque hay que estar preparados, nunca se sabe qué puede hacer explotar todo y que pasen cosas como la que pasa en Chile, menos con el FMI”.

Estas primeras conclusiones que se van sacando, sumadas a una elección donde gran parte de los votos que sumaron las dos principales fuerzas fueron para votar en contra del otro, demuestran que es más valiosa aún la campaña y elección que hizo el FIT Unidad entre los pibes y pibas laburantes, ninguno de esos votos son cheques en blanco. Mucho menos cuando del otro lado de la Cordillera todos vemos por la tele y por las redes sociales que hay una juventud y un pueblo que se ponen de pie para enfrentar en serio un sistema que solo nos trae miserias a los de abajo.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO