Internacional

Estado Español

HUELGA 8M

Voces de trabajadoras en defensa del 8M

Recogemos testimonios de trabajadoras de muy diferentes sectores pero con un claro objetivo común, que la huelga Feminista del próximo 8 de Marzo sea todo un éxito

Jorge Calderón

Historiador y Profesor de Secundaria, Zaragoza

Viernes 2 de marzo | Edición del día

Conversamos con varias trabajadoras para conocer su visón del 8M. Hablamos con Paz ex trabajadora de Transportes y Comunicaciones, Idoia, educadora socia y Chus, trabajadora sanitaria, todas ellas afiladas al sindicato CGT Aragón. También entrevistamos a Sandra, compañera de la Corriente Revolucionaria de Trabajadores y Trabajadoras (CRT) e integrante de la agrupación de mujeres Pan y Rosas.

ID: ¿Qué Opinas de la Huelga Feminista del Próximo 8 de Marzo?

P: Pensamos que la huelga es muy importante y necesaria. Era el momento, es una huelga sin precedentes en el Estado Español. La huelga se vincula a través de 4 ejes: El eje laboral, que como sindicato consideramos muy importante; el eje estudiantil para luchar contra una educación totalmente patriarcal y sexista, en el que el papel de la mujer no se muestra; la huelga de cuidados que también es muy importante porque somos nosotras las que todavía llevamos lar carga de los cuidados familiares.

I: La propia convocatoria de huelga yo creo que está sirviendo fundamentalmente para llevar el debate a la calle. Ha siso un motor muy importante de impulso y de coordinación que debe profundizarse en el futuro, más allá del 8M. En mi sector en concreto, espero que sirva para reivindicar una educación feminista, igualitaria e inclusiva.

Eso con respecto a la huelga laboral, pero esta huelga va mucho más allá. En concreto nos sentimos muy cercanos a los sindicatos y agrupaciones de estudiantes. Somos espacios de referencia, en los espacios de educación no formal los temas del feminismo o la coeducación está a años de luz de tener la importancia que se merecen. Tenemos que hacer verdaderos esfuerzos para poder meterlo en los currículos. Por ello animamos a los estudiantes a salir y está siendo interesante que la convocatoria de huelga nos está permitiendo trabajar estos temas en el aula.

S: Creo que es totalmente necesaria. Después del paro que hubo el año pasado en algunos países, especialmente en América latina, el hecho de que este año se convocó en numerosos países es una cosa positiva. Sin embargo, para nostras como Pan y Rosas, este discurso y esta convocatoria de huelga debe tener un marcado carácter de clase. Hay que poner el foco en lo que hay que luchar, cómo llevarlo a cabo y bajo qué estrategia, es que hacemos una mirada a las experiencias que pueden nutrir al movimiento. La conquista de las demandas de las mujeres necesita de una fuerza potente y articuladora, que movilice y paralice a gran parte del Estado español. Esta potencialidad está en la clase obrera, de la que somos parte y nos convoca a manifestarnos de forma activa en nuestros lugares de trabajo.

Este año, el movimiento 8M debe tener un carácter más clasista, porque ya es hora de peleas y utilizar las herramientas con las que contamos y de las que somos parte. Es por eso que debemos exigir a todos los organismos, centrales obreras y sindicatos levantar las demandas de las mujeres, como parte de los derechos de la mujer trabajadora.

ID: ¿Qué te parece el debate sobre si tiene que ser una huelga solo de mujeres o también los hombres deben ser llamados a sumarse a la misma?

I: Nosotras y nosotros tenemos claro como CGT que es una huelga de la clase obrera, sin importar el género a la que estamos llamados tanto mujeres como hombres. Lo que también está claro es que durante la misma, el espacio privado debe ser ocupado por los hombres y el público por las mujeres. En mi sector, hemos dado libertad a los centros educativos, para que cada uno de ellos decida si es mejor hacer jornadas específicas sobre el tema, trabajando los compañeros, o es mejor cerrar el servicio y que se vea cerrado por la huelga. Sí que es verdad que en algunos servicios de mi sector, como la protección de menores, debe haber unos servicios mínimos básicos y estos tienen que ser realizados evidentemente por hombres.

S: Se ha convocado una huelga de mujeres, por pare del Movimiento Feminista 8M y yo creo que esto se ha malinterpretado. Se está lanzando el mensaje de que solo paren las mujeres y que no se está llamando a parar a los hombres. Yo creo que esto es un grave error, ya que si se quiere verdaderamente parar el mundo y la producción, y así hacer daño al sistema capitalista y al orden patriarcal, debemos hacer huelga todas y todos. No va a ser menos feminista la huelga si paran los hombres, sino todo lo contrario, la suma reforzaría la huelga de mujeres y las reivindicaciones de las mismas. Hay otro elemento importante y es que para muchas mujeres hoy, que ocupan los puestos más precarizados, con condiciones peores y en los que en la realidad el derecho a huelga esta vulnerado, se hace imposible secundar la huelga por miedo al despido y a las represalias de la patronal. Esto exige que paremos todos para que así sea la única manera en que todas las mujeres podamos ejercer nuestro derecho.

Si no paramos todos es difícil hacer un “verdadero daño” al sistema. Por ejemplo en mi sector, donde no cala mucho entre las compañeras el discurso feminista radical de “lucha entre géneros”, si se sigue lanzado solo este discurso, es mucho más difícil que se puedan sumar a la huelga el próximo 8M.

ID: ¿Cómo está la situación de las mujeres en tu sector y como piensas que puede salir la huelga en el mismo?

P. No tendrían que seguir existiendo estos prejuicios. Las profesiones se tendrían que cubrir según las capacidades no por el sexo. En mi sector, el transporte, no creo que muchos hombres hagan huelga, porque muchos creen que no va con ellos, que es una cosa de “cuatro feministas”. Con respecto al telemarketing sí que es un sector más feminizado y por eso esta más precarizado, pero eso también va a ser una cuestión que impide mucho que se puedan sumar a la huelga. Debido a la inestabilidad laboral y los bajos salarios tienen mucha más difícil poder secundarla.

I: La mía es una profesión feminizada y por lo tanto precarizada. Somos, en general, un 80% de mujeres y un 20% de hombres. Sí que hay sectores concretos como los educadores de centros de menores o la educación de calle que si buscan una paridad para que los chavales tengan un referente de ambos sexos. Aún así, como decía, seguimos siendo un sector muy precarizado. Los convenios son ridículos, con un salario muy precario. Como trabajamos por contratas municipales no nos suben el sueldo en los pliegos de condiciones. Llevamos desde 2007 con el salario congelando, perdiendo en estos años un poder adquisitivo de unos 400 euros. A esto le sumámonos que cada vez tenemos más responsabilidades, más intervención social, cada vez más proyectos. Se sigue viendo “nuestra” profesión como solo de mujeres y eso hace que los sindicatos mayoritarios sigan firmando condiciones laborales y salariales “a la baja”. Si fuéramos un sector mayoritario de hombres tendríamos mejores condiciones.

C: Yo trabajo en el Hospital Provincial de Zaragoza y aunque, cuando vas a una planta, la mayoría somos trabajadoras, cuando te fijas en los puestos de supervisión, dirección, o gerencia la mayoría de los que los ocupan son hombres. Es una claro techo de cristal que es difícil de superar. Además de esto, tenemos la brecha salarial que no hace más que aumentar. Los permisos de maternidad o cuidados, los seguimos cogiendo casi exclusivamente las mujeres. Esto no solo nos repercute en el sueldo, sino también, en el futuro, hará que tengamos pensiones más bajas. Los recortes también los hemos sufrido, porque nos han aumentado espectacularmente la carga de trabajo.

El seguimiento de la huelga yo creo que será desigual. A pesar de ser un sector con gran presencia femenina, yo creo que el machismo sigue estando muy presente y eso va a hacer que a mis compañeros les cueste sumarse a una huelga feminista.

S. Yo trabajo en una empresa del metal auxiliar de la Opel. El hecho de que haya varias convocatorias diferentes para el 8M ha generado mucha confusión. Particularmente en mi empresa los sindicatos mayoritarios (UGT y CCOO) que convocan paros de dos horas no están moviendo nada. Es una pena porque si parara un sector tan importante como el metal sería un gran paso para el éxito de esta huelga feminista. A esta burocracia sindical le da mucho miedo que esta huelga sea un éxito y les desborde por izquierda. Sin embargo yo creo que la huelga esta calando por la difusión que se le está dando en los últimos días.

Respecto a la situación de mi empresa, a pesar de que casi la mitad de la plantilla somos mujeres, la mayoría de los puestos directivos están ocupados por hombres. Esto ocurre incluso en el ámbito sindical, ya que de 20 integrantes del comité de empresa solo 2 son mujeres. Otro reflejo de este machismo todavía existe es que la mayoría de permisos por cuidados de hijos o de reducción de jornada son pedidos por las mujeres lo que agranda la brecha salarial.

Ante esta situación queda claro que, las mujeres que venimos organizándonos para este 8 de marzo de manera independiente del estado y los partidos del régimen, debemos junto con el resto de sectores oprimidos y todos los trabajadores dar una gran pelea en la jornada de huelga 8M, y continuar organizándonos, de ahí en adelante, para avanzar en el fin de toda opresión y explotación.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO