Mundo Obrero

OPINIÓN

Viva la huelga de los ferroviarios alemanes

Desde este lunes, en Alemania se está desarrollando la huelga ferroviaria más larga de toda su historia. El sindicato de maquinistas de Deutsche Bahn GDL entró en huelga paralizando a partir de las 15hs de este lunes, los trenes de cargas y a partir de las 2hs del martes los de pasajeros. Los paros continuarán ininterrumpidamente hasta el sábado, causando el mayor bloqueo de ferrocarriles que ha vivido este país. Los reclamos son el aumento del 5% y una hora menos de trabajo por semana.

Marcelo “Cucha” González

Trabajador ferroviario | Movimiento de Agrupaciones Clasistas - Zona Sur

Sábado 9 de mayo de 2015 | Edición del día

Fotografía: EFE

Desde este lunes, en Alemania se está desarrollando la huelga ferroviaria más larga de toda su historia. El sindicato de maquinistas de Deutsche Bahn GDL entró en huelga paralizando a partir de las 15hs de este lunes, los trenes de cargas y a partir de las 2hs del martes los de pasajeros. Los paros continuarán ininterrumpidamente hasta el sábado, causando el mayor bloqueo de ferrocarriles que ha vivido este país. Los reclamos son el aumento del 5% y una hora menos de trabajo por semana.

Esta noticia, que muy bien ocultaron los medios nacionales, me llenó de alegría y entusiasmo; más allá de como termine este conflicto, muestra que los trabajadores ferroviarios alemanes le están diciendo a los empresarios y al gobierno (que obviamente se opuso al paro) que no van a aceptar las políticas de ajuste y austeridad que en toda Europa esta descargando sobre los trabajadores.

Hoy nuestros hermanos alemanes están enfrentando a la dirección de una empresa semi-estatal donde participan grupos privados. Acá, nosotros estamos frente a la estatización trucha que impusieron Cristina Kirchner y su ministro de Transporte Florencio Randazzo, que no sólo mantiene los negocios privados de los operadores de algunas líneas, sino que también abre la puerta a otros más, como las empresas agroexportadoras y las compañías chinas. Éstas, además de mantener turbios negociados con la venta de material rodante y vías, apuntan a quedarse con el principal ramal de carga, el Belgrano Cargas. Por eso esta ley de supuesta estatización fue apoyada en el Congreso Nacional por el PRO, la UCR y el Frente Renovador de Massa, es decir por todos aquellos que en los ‘90 acompañaron la privatización menemista. Como dijo el diputado macrista Pinedo “con esta ley ganan todos”; pero en realidad ganan todos los empresarios que seguirán embolsando millones, mientras a los trabajadores ferroviarios nos quieren imponer una paritaria con tope como forma de atacar nuestro salario.

Los ferroviarios argentinos tenemos que seguir el ejemplo de nuestros hermanos alemanes para imponer un aumento de salarios sin topes para recuperar lo que venimos perdiendo frente a la inflación. Quienes integramos la Lista Naranja enviamos nuestra solidaridad internacionalista y saludamos la huelga de nuestros compañeros alemanes; su ejemplo nos da más fuerzas para pelear contra las políticas del gobierno, en momentos en que nosotros nos estamos preparando para recuperar el cuerpo de delegados en la ex-línea Roca y sacarnos de encima a los dirigentes traidores de la Unión Ferroviaria. ¡Viva la lucha de los ferroviarios alemanes!







Temas relacionados

Estatización   /    Florencio Randazzo   /    Unión Ferroviaria   /    Alemania   /    Opinión   /    Provincia de Buenos Aires   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO