Sociedad

Córdoba / Violencia Policial

Violencia policial en La Falda: "No digan nada si no quieren que los desaparezcamos”

Un nuevo caso de abuso policial sucedió en la localidad serrana de La Falda. La joven víctima de violencia institucional denuncia no solo la saña con la que la golpearon sino que también la amenazaron con "hacerla desaparecer".

Domingo 19 de julio | 12:08

La denuncia se hizo viral en las redes sociales. A través de su cuenta de Facebook, María Jorda Trejo hizo el siguiente descargo para difundir lo que le pasó y escrachar a la Policía de Córdoba por un hecho de violencia institucional en la provincia y el país que se suma a una larga lista: “Gracias policía de Córdoba hicieron realmente bien su trabajo. Tres dientes me partieron. ESOS QUE TE TIENEN QUE CUIDAR. Nos detuvieron sin causa ni motivo. Por volver a mí casa. QUE SE HAGA VIRAL. Porque mañana podes ser vos. SON TODOS COMPLICES”.

La Izquierda Diario se comunico con “Majo” para profundizar en este hecho que tuvo lugar entre el viernes a la noche y el sábado a la madrugada:

“Estábamos trabajando en los semáforos de "Huerta" (Huerta Grande) y luego nos cruzamos al bar ´Four 20´. A las 00 horas cerró el bar y salimos para mí casa, hicimos un par de cuadras y llegando a La Falda, en las cinco esquinas, calle Güemes, nos para la policía. Eran tres oficiales. Nos dijeron que no podíamos estar en la calle, pero nosotros teníamos que volver a mí casa, entonces nos empiezan a revisar, a mí compañero lo ponen contra la pared y lo revisan, cuando terminan nos dicen que nos van a llevar a la comisaría a lo que nosotros les dijimos que no, ya que no habíamos cometido ningún delito”, relata.

Al hacer caso omiso de las ordenes de los oficiales, para defender sus derechos, comentó: “al no querer subir al móvil, uno de los oficiales me pega reiteradas veces en la cara, partiéndome tres dientes y dejándome múltiples lesiones, también le pegan a mi compañero en la cabeza, nos llevaron a la comisaría de La Falda, donde nos retuvieron hasta las dos de la mañana. Cuando me devuelven mis pertenencias me faltaban $600, toda la plata que había hecho con mi trabajo durante el día”.

Pero esta alevosía y abusos de autoridad por parte de la Policía de Córdoba no termina acá. Lo brutal del caso se desencadena cuando ambos jóvenes, una vez liberados, los llevan a su domicilio de residencia: “nos llevan a mi casa, nos tiran todas nuestras pertenencias a la calle y el oficial que nos pegó nos dice, ´mejor que no digan nada si no quieren que los desaparezcamos´”. Esta amenaza no puede pasar desapercibida bajo ningún contexto y menos aún cuando en la actualidad hay un caso de desaparición forzada de persona en el país y todos los focos están puestos en la Policía bonaerense.

Tu escrache en Facebook es una clara denuncia de abuso institucional por parte de la Policía de Córdoba, ¿Qué reflexión haces sobre tú caso?

Me parece muy injusto lo que nos esta pasando ya que yo estaba haciendo semáforo en “Huerta” porque estaba juntando para comer. La verdad temo por mi seguridad y la de mi mamá, ya que ellos saben donde vivimos, y no veo qué puedo hacer ya que quienes se supone que garantizan nuestra seguridad son los mismos que me pegaron de esta forma y se manejan con total impunidad. A pesar de las amenazas decidí hacer público el caso porque si me pasa algo la gente ya sabe quiénes fueron.

¿Al servicio de la comunidad?

El caso de “Majo” y de su compañero no es un hecho aislado sino más bien es un caso más dentro de un mar de denuncias de abuso de autoridad a la institución policial tanto en la provincia de Córdoba como en otras partes del país, profundizado aun más en el actual contexto de cuarentena.

Te puede interesar: Violencia policial: fuerte pronunciamiento de familiares y organismos de toda la Argentina

Mientras la crisis social, sanitaria y económica se profundiza calando hondo en la juventud con índices cada vez mayor de desempleo y de precarización tanto laboral como de las condiciones de vida, las respuestas de los gobiernos mediante las fuerzas de “seguridad” no se hacen esperar.

Esto a causa de una efervescencia de la mano dura por parte de los gobernadores que no les tiembla el pulso en hablar de endurecimiento de penas y en avalar el accionar policial, lo cual llevó a un endurecimiento aun mayor de su accionar como institución represiva del Estado que va, desde las amenazas y amedrentamientos a pibes de barrios populares, o llegando al extremo de torturas en las propias comisarias, gatillo fácil (que ya hubo tres casos en la provincia en los últimos treinta días), o la desaparición forzada de personas como es el caso de Facundo Castro por parte de la policía bonaerense, comandada por Sergio Berni.

Te puede interesar:Dispararon y huyeron: un nuevo caso de gatillo fácil en Córdoba







Temas relacionados

abuso policial   /    Cuarentena   /    Córdoba   /    Punilla   /    Violencia policial   /    Violencia institucional   /    Libertades Democráticas   /    Córdoba   /    Sociedad   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO