Juventud

CRÓNICAS URBANAS

Violencia en Edomex: Un puente a puertas cerradas

Septiembre se viste de tricolor y aturde con sus vítores y estallidos patrios. Pero la fiesta no es para todos. Entre la violencia y la precarización laboral, la juventud trabajadora no tiene margen para el festejo.

Lunes 16 de septiembre | 23:16

Se festeja no solo el aniversario de la guerra de independencia, sino también el cambio de gobierno, que reparte bríos entusiastas por doquier, ya que aparentemente nuestro país ha salido de un periodo de tiranía y corrupción que se abre para dar paso al todavía vigente triunfo de la democracia.

Sin embargo, el goce no es propio de todos; los cronistas de las fiestas patrias son trabajadores, gran parte de ellos son jóvenes y tienen rostro de desesperanza y carestía. Para nosotros no hay pozole ni tequila, no hay ni siquiera patria.

Por otro lado, se nos indica que para resaltar el poder y soberanía del pueblo mexicano, para ejercer la justicia, para "preservar el orden y mantener la integridad de los civiles, están las fuerzas armadas", ejemplo de ello es la campaña de confianza que el gobierno de la 4T pone en torno a la recién estrenada institución conocida como Guardia Nacional.

Sin embargo, gran parte del sector asalariado y obrero opina lo contrario y muestra de ello es el escaso -o nulo- apoyo que tuvieron las manifestaciones de la policía federal por parte de los ciudadanos en lo que va del año, así como el #NoMeCuidan_MeViolan y los numerosos testimonios de arrestos arbitrarios en el Estado de México.

“Estamos hartos de que la policía nos condene y nos lleve por hacer nada, por estar en el parque…”, señala Daniel Becerra, joven de 21 años que ha pasado por el penoso proceso dizque legal para llegar con el juez calificador en el municipio de Naucalpan de Juárez. “El proceso se lo pasan por el arco del triunfo. El juez calificador es un fantasma”, agrega Daniel.

Miles de jóvenes como él tienen ahora más motivos para preocuparse, dada la presencia de la Guardia Nacional en nuestras calles.

“El ejército se llevó a los 43, el ejército violó a las mujeres en Atenco, asesinó a los presentes en la Plaza de las Tres Culturas y se encargó de poner en las cajas de despensa para los damnificados del sismo del 2017 -provenientes de la ciudadanía- estampas del PRI. No tengo razones para confiar el ellos”, menciona Estrella Francisco, joven de 18 años empleada en una maquila.

Cabe señalar que en estas fechas patrias, es común observar la estadía de ferias en los barrios y colonias de algunos municipios del Estado de México. Tales ferias se componen de garnachas, juegos mecánicos y alcohol.

¿Suena preocupante? No debería, pero teniendo presente el clima de violencia de algunos barrios, surcado de pleitos y -en algunos casos- balaceras entre bandas, pandillas, combos o crews, algunos habitantes optan por permanecer en casa mirando ‘El Grito’ por televisión. Tal es el caso de la colonia El Mirador, en Tlalnepantla de Baz, en donde cada año hay al menos un herido de gravedad.

A esta condición, hay que sumarle la introducción de elementos militares, que acarrea consigo “vigilancia desmedida sobre lo que consideran ’sospechoso’ (nadie sabe con claridad qué es), la presión constante de saber que algunos vatos de la cuadra han tenido broncas con la policía en años anteriores y podrían soltarse los balazos…”, nos comenta Ximena Cruz, quién ha pasado toda su infancia en esta colonia y parte de su adolescencia. Ahora, Ximena empieza su juventud con la militarización encima.

“De todas maneras no podía ir a la feria, pues tengo que trabajar, no me dieron el día y tampoco me lo van a pagar al doble, aunque sea feriado oficial. Y si tuviera el día, pues el dinero no me alcanza, ¿A qué va uno sin dinero? Nomás a ver”, son las palabras de Erick Correa, un tortero de la colonia Vista Hermosa, colindante con El Mirador, quien después de trabajar doce horas diarias, lleva a casa $200 pesos al día, los cuales no rinden para todos los gastos del hogar.

Esta es la realidad que vivirán miles de jóvenes en Estado de México, que a causa de la situación económica no consideran propicio salir a disfrutar del puente.

A la precariedad laboral y monetaria de nuestros hogares hay que añadirles el sabor que ostenta el triunfo del desfile militar, en el cual debutó soberbia la GN este 16 de septiembre, misma que para “preservar la paz” utiliza el nuevo Fusil FX-05 “serpiente de fuego”, calibre 5.56 milímetros.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO