Sociedad

Villalobos renuncia para escapar del ojo del Huracán

Bruno Villalobos renunció a su cargo este pasado lunes 12 de marzo, arrinconado por una grave crisis institucional y en medio de fuertes cuestionamientos a su rol como General Director de Carabineros.

Miércoles 14 de marzo

Piñera, en su primer día de mandato, aceptó sin resquemores la renuncia de Villalobos. No por querer salvar su imagen, sino para evitar que se derrumbe aun más la jerarquía de la institución.

En este sentido nos son casuales las palabras del nuevo ministro de defensa Alberto Espina, quien tras la destitución de Villalobos planteo: "Estoy seguro que se hizo pensando en el bien de Carabineros"

Pese a que, si bien los casos de corrupción y el fracaso de la Operación Huracán deslegitiman en forma masiva a Carabineros, se genera un fermento que por un lado agudiza la crisis del régimen, pero por otro lado cimienta el terreno para que salga a flote la exigencia reaccionaria de más “mano dura”.

Es decir, que esta situación de crisis del aparato represivo expresa un síntoma
más profundo del desarrollo de tendencias a la polarización política pero también social en Chile.

En medio de los cuestionamientos por el millonario desfalco y la falsificación de pruebas para inculpar a comuneros mapuche (como lo es el caso de la Operación Huracán), no deja de ser irritante escuchar al ex General Director plantear a través de un video, por el cual hizo pública su renuncia, que la situación de desprestigio por la que atraviesa la institución es prácticamente fruto de las calumnias y
tergiversaciones que han recibido de parte de algunos medios y las redes sociales.

¿Es legítimo culpar a “los medios” por la putrefacción de la institución que dirigía?Con sus declaraciones no hace más que demostrar la tremenda prepotencia de estos señores y la impunidad en la que se mueven, ya que en los hechos se encuentran lejos de hacerse cargo del largo prontuario criminal de la institución, que no solo incluye el multimillonario desfalco público (el cual asciende a más dede 26.000 millones de pesos) sino que también suma un listado extenso de represión y asesinatos a trabajadores, estudiantes y mapuches que han salido, en “democracia”, a reivindicar y luchar por sus derechos. Y esto sin contar su rol como agente represivo durante la dictadura.

Por otra parte, sin duda, la renuncia del general Gonzalo Blu, (general responsable de la inteligencia de Carabineros) empujó aún más a Villalobos a tomar la decisión de también renunciar, ya que Blu está siendo investigado por el Ministerio Público como encargado de la elaboración de informes falsos e interceptaciones de mensajes en el marco de la Operación Huracán. Lo cual vincula a la policía con una manipulación de evidencias para inculpar a comuneros mapuche.

Contando con lo anterior, sabemos que el problema no pasa por una cuestión particular, de la presencia en carabineros o no de una persona o de un grupo de estas, por decirlo de otro modo, no es un problema de “pacos buenos” o “pacos malos”, sino que más bien responde a una cuestión de carácter estructural de una institución de orden y seguridad, hecha, como en todo el mundo, para proteger como primera prioridad el orden y la seguridad para los ricos.

Por tanto, que comiencen a renunciar los generales de carabineros es más bien una vía de escape para poder proteger a la institución, ya que si comienzan a ser investigados y resultan culpables de algún delito es mucho mejor para carabineros que reciban las condenas y el “escarnio público” fuera de la primera línea, así disminuyen el foco de tensión y atención, tratando de salir irónicamente del ojo del Huracán.







Temas relacionados

Pacogate   /    Operación Huracán   /    Carabineros de Chile   /    Chile   /    Sebastián Piñera   /    Aparato represivo   /    Represión   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO