Deportes

FÚTBOL DE ASCENSO

Villa Mitre y el Nacional B, un sueño eterno

A diez años de lo que los villeros llamamos el "Tucumanazo", homenaje a todos sus protagonistas, jugadores, cuerpo técnico e hinchas. El día que Villa Mitre salió campeón y ascendió al Nacional B en Tucumán.

Daniela Rodriguez

Docente y delegada Suteba | Bahía Blanca

Sábado 28 de mayo de 2016 | 21:30

28 de mayo de 2006, en la "ciudad de Villa Mitre", ese lugar cálido y pintoresco que se divisa cruzando las vías al norte de la fría y gris Bahía., poco pasadas las 11 de la mañana, las calles desiertas. Es que juega el Trico, la gran final del campeonato Argentino A, la que te deposita en la segunda categoría del fútbol argentino.

El partido de ida se jugó en el Fortín de las calles Maipú y Necochea. Fue empate en 2. La cancha llena de camisetas y trapos verde, blanco y negro. Y una sensación de angustia y de revancha. "A volver, a volver, vamos a volver", fuimos miles cantando esa tarde.

El partido de vuelta fue allá, lejos, en el norte profundo. Tucumán, aquella mañana, tan lejano y tan cercano a la vez.

Un puñado de villeros en medio de 25 mil tucumanos de San Martín. Ellos fueron nuestros embajadores en las tierras calchaquíes. El resto lo vimos por Tevé. Lo sentimos, lo sufrimos, lo gozamos, lo parimos.

¿El partido? Casi anecdótico. Empate en uno y a los penales. Uno a uno, hasta descubrir las manos mágicas de Fermín (Ponte, el arquero) en dos ocasiones.
El grito eufórico de miles de almas resumidas en esas 300 gargantas que pudieron viajar. En aquel rincón de la cancha, una pirámide humana se iba construyendo encima del gran héroe del mediodía.

Los 25 mil corazones que se detuvieron por unos segundos, reaccionaron con un conmovedor aplauso de reconocimiento a esos guerreros que lo entregaron todo en el campo de juego.

Después, la vuelta al pueblo, la caravana de recibimiento desde la ruta hasta la sede del club en la calle Garibaldi. La fiesta tricolor estalló. Cantamos, nos abrazamos, lloramos de alegría y de emoción, saltamos, bailamos.

Como versa el cántico tribunero "al verde lo hace su gente".

No fue el primer ascenso al "Nacio" pero fue hermoso. El "Tucumanazo" ardió por las callecitas de Villa Mitre. El olor a triunfo y el incondicional amor por nuestros colores brotaba en cada esquina, en cada calle, en cada pared.

28 de mayo de 2016, como dice Andrés Calamaro "si diez años después te vuelvo a encontrar en algún lugar, no te olvides que soy distinto de ayer pero casi igual". Es que la B Nacional sigue siendo nuestro sueño eterno.







Temas relacionados

Nacional B   /    Fútbol   /    Deportes

Comentarios

DEJAR COMENTARIO