Mundo Obrero

CONTAMINACIÓN

Villa Constitución: ganancias para pocos, problemas ambientales para muchos

A mediados de 2017 se anunció la instalación del depósito de químicos y fertilizantes para la agricultura de la empresa norteamericana Nitron. Fue construido a toda prisa en el predio de la Zona Franca de Villa Constitución.

Fabricio Rodríguez

Estudiante del ISPEL 3 | Santa Fe, Villa Constitución

Martes 13 de febrero | 22:38

La empresa Nitron tiene ventas anuales por US$ 2.300 millones y comercializa mundialmente más de 5 millones de toneladas métricas de fertilizante por año. Para la empresa estadounidense el negocio de llegar a la Zona Franca es vital. Nitron, si bien esta presente en diferentes lugares del mundo, tiene en Sudamérica su principal base de operaciones ya que abastece no sólo a la Argentina, sino también a Brasil, Bolivia, Paraguay y Uruguay.

Los fertilizantes que vende y distribuye son fosfato, nitrógeno y potasio. Cuando se produce un aumento de la concentración en el ambiente, se contamina el agua y el aire. Cantidades de elementos en ríos y demás cursos de agua permiten un crecimiento elevado de plantas acuáticas. Este crecimiento excesivo desestabiliza los ecosistemas haciendo muy difícil la autocuración de los mismos. Esto hace que los peces y otros organismos vivos queden drásticamente vulnerables y propensos a morir. El agua obtenida de ríos degradados y capas terrestres es difícilmente aprovechable debido a su contaminación, impidiendo su consumo debido a las toxinas severas que provocan las plantas acuáticas.

La instalación de Nitron en la estratégica Zona Franca representa para estos empresarios una oportunidad de aumentar sus ganancias debido a que estarían eximidos del pago de impuestos. Además, una empresa que anualmente maneja estas cifras cuenta con el poder para instalar su sede en una zona urbana, pasando por alto cualquier tipo de impacto a nivel ambiental.

La preocupación de los vecinos de barrios linderos (que ya lidian lo suficiente con la contaminación de Acindar) terminó en una asamblea a la que asistieron las autoridades locales y provinciales. Desde ese momento hasta la fecha, se realizó una campaña mediante la que se consiguieron 10.000 firmas para solicitar una consulta popular. Las voces del Concejo Deliberante respondieron que la misma tiene que ser reglamentada, ya que en la ciudad esta herramienta nunca se utilizó, proceso que aparentemente duraría cinco meses.

Actualmente las autoridades provinciales habrían aprobado los estudios del impacto ambiental, lo que significaría dar vía libre para la instalación del depósito. A raíz de esta información, el pasado martes 6, alrededor de 200 personas se concentraron en la plaza principal de la ciudad para realizar una asamblea abierta y discutir los pasos a seguir.

No permitamos que sus ganancias valgan más que nuestras vidas

Las patronales que año a año se llevan millones, no contemplan la vida de miles de trabajadores y sus familias. Atacan confiadas porque saben que cuentan con el aval del gobierno provincial y nacional. Además, cuentan con el silencio cómplice de los sindicatos que vienen dejando pasar los despidos, la devaluación y los tarifazos sin organizar ninguna medida seria de resistencia. La producción puesta al servicio de grandes capitales no solo impacta a nivel ambiental sino también hacia el conjunto de la calidad de vida de las y los trabajadores.

En la región, el gigante industrial Acindar, no solo contamina sino que además, al igual que muchísimas empresas, ponen en riesgo a los trabajadores, ejemplo de lo cual es la explosión que hace 10 años se cobró las vidas de Alfredo Dianda y Nicolás Correa. En diciembre, la explosión de la planta de Cofco (ex Nidera) de Puerto Gral San Martín, se llevó otra vida y dejó un saldo de 20 heridos. Esta situación no es casual, es un plan sistemático que tienen las patronales para salvar sus ganancias a costa de la explotación del pueblo trabajador. Vienen con todo, buscan reducir personal y aumentar la flexibilidad laboral. Los despedidos de Electrolux, Cargill, ANSES y La Virginia, son una muestra de los ataques que reciben cientos de familias obreras.

Es posible enfrentar los ataques de las patronales y el gobierno

El ajuste que impulsa el macrismo en el Estado no sólo recorre todos los rincones, sino que envalentona a las patronales para atacar las condiciones de vida de la clase trabajadora e intentar disciplinarla. Pero lejos de amedrentarse, los trabajadores comienzan a mostrar una mayor predisposición para enfrentar estos ataques. En todos los lugares donde hay ataques, los trabajadores responden con medidas contundentes, demostrando que ya nada es gratuito para este gobierno.

Las masivas asambleas abiertas con las que el pueblo trabajador de Villa Constitución viene respondiendo a la ofensiva de Nitron y el gobierno forman parte del mismo proceso de resistencia y lucha. Es el mismo rechazo popular que se ve contra la política de ajuste y despidos del macrismo con la complicidad del Partido Socialista de Santa Fe. Se multiplica la resistencia de las y los trabajadores, dejando en claro que hay fuerzas para derrotarlos. Para enfrentar a estos pesos pesados hay que exigirle a las burocracias sindicales que dejen su sillón privilegiado y que estén a la altura de las circunstancia. En el mismo sentido, es vital que los Centros de Estudiantes puedan organizar a la juventud planteando la necesidad de coordinar las luchas para generar un mayor impacto. A los gobiernos les conviene que las luchas estén divididas, por esto, avanzar con organización y acciones unificadas hará golpear de manera contundente y derrotar los ataques del Gobierno Nacional y los gobernadores.







Temas relacionados

Contaminación   /    Villa Constitución   /    Santa Fe   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO