Política

JUICIO BRIGADA DE SAN JUSTO

Victoria Moyano: “Vamos a demostrar que el Genocidio arrancó en el Gobierno de Isabel Perón”

Este miércoles la nieta recuperada declarará en La Plata como querellante y testigo en el juicio a criminales de la Brigada de San Justo. Aquí anticipa parte del contenido de su testimonio.

Andrea López

CeProDH

Lunes 24 de septiembre de 2018 | 10:52

Foto Rodrigo Wilson | Enfoque Rojo

María Victoria Moyano Artigas, nieta restituida en 1987 por Abuelas de Plaza de Mayo y referente del Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (CeProDH), es querellante en el juicio que comenzó el 13 de agosto en La Plata contra 19 genocidas, entre ellos Miguel Osvaldo Etchecolatz.

El miércoles 26 dará su testimonio por el secuestro y tortura de sus padres en ese centro clandestino.

La Brigada de San Justo fue uno de los treinta centros clandestinos que conformaban el Circuito Camps. Después de décadas de lucha, a mediados de agosto comenzó el juicio por los crímenes de lesa humanidad cometidos allí. A su cargo estaba directamente el genocida Etchecolatz, quien es uno de los 19 juzgados.

Desde que recuperó su identidad, Vicky Moyano no dejó de luchar por el juicio y castigo para todos los responsables del genocidio y para encontrar a todos los nietos y nietas que aún siguen apropiados.

Leé también Juicio Brigada San Justo: más testimonios del terror militar, policial y eclesiástico

¿Qué implicancias tiene la Brigada de San Justo en la desaparición de tus padres y en tu apropiación? 

  •  La Brigada de San Justo tiene mucha importancia, por un lado porque mis padres y mi abuela fueron torturados en ese lugar la primera vez que fueron secuestrados, pese a ser refugiados de Naciones Unidas mediante el programa Acnur. Pero además esto sucedió antes del golpe genocida, en 1975. Todos estos años de lucha, también fueron de investigación, de unir información, datos, testimonios.

    Todo eso dejó a la luz muchas cosas, entre ellas que la Brigada ya funcionaba como centro clandestino durante el gobierno de Isabel Perón, en el marco del Plan Cóndor. La Brigada de San Justo no era solamente un centro clandestino de detención de ‘registro’ de detenidos, como dice la resolución de elevación a juicio de este juicio.

    Los más de 40 años que pasaron y la política negacionista de Cambiemos deben dificultar lograr el juicio y castigo

  •  Sí. El dilate para que los juicios comiencen y lograr que se condene a los responsables de crímenes tan aberrantes no es algo nuevo. En los últimos once años, los tribunales han imputado a poco menos de tres mil genocidas por delitos de lesa humanidad. Después de juicios limitados, 110 de ellos fueron absueltos y unos 500 murieron antes de recibir sentencia. Condenados fueron 856 y hay unos 700 procesados sin juicio aún.

    Esto muestra que nunca hubo realmente una decisión política para terminar con la impunidad, si tenemos en cuenta que hubo más de 500 centros clandestinos, se condenó a razón de un genocida y medio por cada uno de ellos. Además, el paso del tiempo trae consigo no sólo que se mueran muchos de ellos impunes, sino que muchas víctimas y familiares no hayan llegado a ver que los responsables sean condenados.

    Sin ir más lejos, en este juicio, sufrimos la pérdida de Alberto Manfredi quien fue un sobreviviente y con enorme esfuerzo llegó a brindar su valiente testimonio días antes de fallecer producto de una grave enfermedad.

    En este juicio uno de los imputados es Etchecolatz, quien también fue responsable de la apropiación de Clara Anahí, la nieta que Chicha Mariani no llegó a abrazar como tanto deseaba, ya que falleció el mes pasado a los 94 años. Creo que además de garantizarles la impunidad, esto conlleva una crueldad que no podemos permitir como sociedad, realmente es inadmisible que después de 42 años tengamos que seguir esperando que se condene a los responsables, incluidos los empresarios, eclesiásticos y civiles que fueron responsables del genocidio en Argentina y parte del Plan Cóndor.

    ¿Qué expectativas tenés en este juicio y qué vas a aportar con tu declaración?

  •  Lo que me parece importante más allá de, por supuesto, lograr la cárcel común, perpetua y efectiva, es que vamos a denunciar por un lado que el gobierno de Isabel Perón, además de los crímenes que cometió a través de la Triple A ya llevaba adelante el plan genocida en el marco del Plan Cóndor. Esto es muy importante porque deja claro, por un lado, el rol del peronismo en este sentido y que siempre los gobiernos constitucionales con sus instituciones y fuerzas represivas fueron el brazo ejecutor de los planes del poder económico y la burguesía de conjunto. 

    ¿Qué pensás que le va a faltar a este juicio?

  •  Para empezar, en este centro clandestino fueron víctimas 101 personas, aunque en este juicio se hayan incorporado sólo 84 casos.Además no todos los responsables están siendo juzgados. Son 19 los acusados, pero existen pruebas de detenciones durante marzo y abril de 1975, como en el caso de mis padres y mi abuela, bajo el gobierno de María Estela Martínez de Perón.

    En ese momento la dictadura uruguaya, en conjunto con las policías Bonaerense y Federal, llevaron adelante la persecución contra el Movimiento Nacional de Liberación en Argentina, deteniendo a unas 35 personas, algunas de las cuales luego de ser secuestradas y torturadas en la Brigada de San Justo fueron condenadas por la justicia ordinaria en el marco de la “ley antisubversiva” que fue sancionada en octubre del 74 y luego puestas a disposición del Poder Ejecutivo Nacional en dictadura.

    Por eso deberían estar imputados todos los funcionarios de la época, incluso Isabel Martínez de Perón que coordinó con la dictadura uruguaya y las del Cono Sur la implementación del Plan Cóndor.

    Tampoco hay imputaciones por la apropiación de bebés, cuando la Brigada de San Justo estuvo relacionada con la maternidad clandestina del Pozo de Banfield. Allí nací durante el cautiverio de mi mamá en 1978. Sin ir más lejos, mi apropiador era el hermano del comisario de la Brigada, Oscar Penna. Pero no soy la única, también están los casos de Paula Logares que fue apropiada por el subcomisario, y el de María José Lavalle Lemos que fue apropiada por una sargento, todos de San Justo. Sin embargo, en este juicio no hay ninguna imputación por apropiación de niños, en el marco del Plan Sistemático de robo de bebés.

    ¿Cuál es para vos la importancia de este juicio?

  •  El golpe genocida fue llevado adelante para avanzar sobre las condiciones de vida y las conquistas de los trabajadores y los sectores populares. Los que se beneficiaron siguen enriqueciéndose hoy y hasta formando parte no sólo de las fuerzas represivas, si no también del gobierno.

    Más que claro es el caso del presidente Macri, que al final de la dictadura
    pasó a tener 47 empresas de 7 que tenía antes del golpe, si no que su deuda como la de otras tantas empresas fue estatizada por Domingo Cavallo en 1982. Cabe mencionar que respecto al exministro de Economía, Cristina Kirchner dijo que era “el cuadro más lúcido que el gran capital ha generado en Argentina”. De hecho durante los gobiernos kirchneristas nunca se han tocado a los grandes beneficiarios del golpe.

    Estoy convencida que la lucha por el juicio y castigo para todos los responsables del genocidio es fundamental. No sólo para las víctimas y familiares. Creo que es totalmente necesario que las nuevas generaciones de trabajadores y jóvenes que luchan por sus derechos, puedan sacar sus conclusiones en el sentido de que para poder luchar para terminar con la explotación y la opresión es fundamental que luchemos de manera independiente del Estado y todos los partidos que representan intereses contrarios a los de los trabajadores y el pueblo pobre. Son esos partidos los que han garantizado y siguen garantizando la impunidad.

    Por eso decidí por un lado no bajar jamás los brazos en la lucha por el juicio y castigo para los genocidas, y también por construir una partido que se organiza y lucha para disputar el poder a la clase que siempre descarga sus crisis sobre nosotros y es capaz de cometer los crímenes más atroces para sostener sus privilegios. Creo que ese es el mejor homenaje y una deuda que tengo con mis viejos y con nuestros 30.000 compañeros y compañeras. Espero que el miércoles puedan acompañarme durante mi declaración.

    Imposible no tener ganas de estar ahí. La audiencia se realizará en el Tribunal Oral Federal 1 de La Plata de calle 4 N.º 978 a las 10 de la mañana. Para presenciarla hay que llevar DNI.







  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO