Internacional

BRASIL – ESTADOS UNIDOS

Viaje de Dilma a los EEUU centrado en la economía

El pasado jueves 25 de junio el embajador de Brasil en los Estados Unidos, Carlos Antônio da Rocha Paranhos, afirmó que la visita de Dilma a ese país señala el retorno del diálogo político bilateral. Esta vuelta al diálogo se da luego de los hechos del año 2013, cuando el gobierno brasilero descubrió que la presidenta y la empresa Petrobras habían sido espiados por el gobierno norteamericano.

Flávia Ferreira

San Paulo | @FFerreiraFlavia

Martes 30 de junio de 2015 | Edición del día

Según informan los medios, para el embajador, la visita del Dilma servirá para mostrar que Brasil “esta encarando seriamente el programa de ajuste fiscal y el programa de inversiones en infraestructura”. Esta declaración pone en primer plano el objetivo primordial de Dilma en este viaje, de reunirse con empresarios, inversores y banqueros de ese país para “atraer” nuevas inversiones en medio del estancamiento económico, el aumento de la inflación y el desempleo que está atravesando la economía brasilera.

Las inversiones norteamericanas están ligadas a la política de ajuste fiscal y los recortes de la inversión pública realizada por Dilma y Levy. Estas inversiones tienen como destino participar en las concesiones de servicios, obras de infraestructura y logística en el país como aeropuertos, carreteras, vías férreas, entre otras, que están siendo privatizadas en manos del capital extranjero.

Estados Unidos es fundamental para la economía brasilera. Es el segundo mayor destino de las exportaciones brasileras, luego de China. Otro objetivo clave del viaje es profundizar las relaciones comerciales bilaterales: ampliar las exportaciones a los Estados Unidos (75% de las exportaciones nacionales a los EEUU son de productos manufacturados, que pasaron por algún proceso industrial) además de que Brasil también es un gran importador de productos norteamericanos.

Hoja de ruta: de Wall Street a la NASA

El domingo Dilma se reunió con empresarios brasileros en los EEUU. El encuentro se realizó el lunes 29 en Nueva York, junto a inversores del ámbito financiero y empresarios del sector manufacturero para atraer al capital extranjero norteamericano en las concesiones (privatizaciones encubiertas) en el área de infraestructura. Este martes 30 se reunirá con empresarios de la Cámara de Comercio Americano en Washington y el miércoles lo hará con ejecutivos del Valle de Silicio, en California. El jueves, Dilma se encontrará con empresarios del sector aeroespacial en un centro de investigación d la NASA en San Francisco.

De estos encuentros se esperan anuncios puntuales como la apertura del mercado americano a la carne brasilera in natura, medidas para facilitar el comercio en sectores de cerámica, máquinas y materiales de construcción y acciones para reducir costos y la burocracia en las transacciones bilaterales.

Agenda de viaje: garantizar las ganancias empresariales

Empresarios de diversos sectores han presionado a los distintos gobiernos por leyes de libre comercio entre Brasil y los Estados Unidos. Este discurso ahora se ve fortalecido a partir de la recesión económica y el ajuste fiscal, ya que la exportación es un mecanismo para el ingreso de dólares al país que permite asegurar las ganancias capitalistas. El año pasado, el comercio entre los dos países representó U$ 62 billones.

Hace dos semanas, Dilma lanzó en Brasilia el Plan de Inversiones en Logística, que prevé concesiones en áreas como aeropuertos, puertos, carreteras y vías férreas hasta el 2018. Según cálculos del gobierno, ya existen 108 pedidos norteamericanos de reuniones para discutir las concesiones en aeropuertos, 110 interesados sobre las de puertos, 103 en vías férreas y 91 sobre las de las carreteras (Agencia Brasil). EEUU es el país que más invierte en Brasil, en inversiones externas directas.

En el área de educación, lo destacado por el gobierno es la “cooperación en foco en la gestión de la escuela pública, formaciones de profesores, estructura curricular y tecnologías educacionales”. Dilma visitará la sede de la empresa Google, en California. Se discutirá, también el impacto en el sector de turismo, con la posibilidad de ingreso de Brasil al programa Global Entry, en el cual los turistas brasileros no necesitarán visa para ingresar a los EEUU.

Como puede verse, la agenda de Dilma en los EEUU está centrada en una agenda económica relacionada a las medidas de ajuste fiscal, sinónimo de privatizaciones, ataque a los derechos laborales y recorte de gastos sociales, tanto en salud, educación y las jubilaciones. En relación a la política de los Estados Unidos, un primer análisis muestra que es parte de un movimiento geopolítico dirigido hacia las economías latinoamericanas, como se evidenció en la última Cúpula de las Américas.







Temas relacionados

Dilma Rousseff   /    Brasil   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO