Economía

VISITA VICEPRESIDENTE DE EEUU

Very good: el enviado de Trump elogió las "reformas audaces" de Macri

La jornada comenzó con una reunión con el presidente argentino y concluyó en la Bolsa de Comercio. Pence celebró las políticas de ajuste. PepsiCo, Chevron, la deuda y el país semicolonial.

Martes 15 de agosto | Edición del día

Este martes se vivió un caos vehicular en el centro porteño y en la zona aledaña a la residencia de Olivos provocado por un enorme operativo de seguridad.

Pero, como en esta oportunidad se trataba de garantizar el desplazamiento del vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, no hubo ira de las empresas periodísticas.

Relaciones maduras

En un encuentro en Olivos, Pence y el presidente Mauricio Macri abundaron en elogios mutuos. A la vez, coincidieron en que "la fuerza no será alternativa para resolver el conflicto en Venezuela". El Gobierno de Argentina viene siendo el más enfático de la región en condenar a Nicolás Maduro.

No obstante, las declaraciones de Donald Trump, que en un exceso de intervencionismo señaló que no descartaba soluciones de fuerza en Venezuela, habían generado malestar y un solapado repudio de varios gobiernos latinoamericanos.

Te puede interesar: Mike Pence y Macri insisten en las presiones contra Venezuela

La visita de Pence, aun sosteniendo la ofensiva sobre Venezuela, intentó relajar la situación con el anuncio de una vuelta atrás sobre la idea del uso de la fuerza militar.

Pence se presentó como el "enviado" de Trump a la región para "aunar naciones" en "defensa de los valores democráticos, y la libertad". Como para que quede claro quién manda, subrayó que "el presidente de Estados Unidos restauró el liderazgo de ese país en América Latina y en el mundo". La definición suena exagerada a la luz que el presidente yanqui no logra poner orden en su propia casa.

Te puede interesar: ¿Podrá un militar poner orden en la Casa Blanca?

El vicepresidente de Estados Unidos elogió en varias oportunidades a Macri como "un líder de América Latina" al que "Estados Unidos quiere como un socio" estratégico "para defender la democracia, la libertad y derechos humanos" en la región.

La declaración no podría haber sido más cínica e inoportuna en momentos en que el Gobierno argentino niega la desaparición forzada de Santiago Maldonado en manos de la Gendarmería.

Te puede interesar: Desaparición de Santiago Maldonado: “No hay la menor duda de que se lo llevó la Gendarmería”

"Fue una reunión importante para nosotros, su presencia es importante vicepresidente, creemos en una relación madura, inteligente entre ambos países", declaró Macri en una conferencia de prensa conjunta. El presidente argentino también destacó el "afecto" con que Trump lo recibió durante su visita a la Casa Blanca.

Pence devolvió gentilizas: "fue un honor darle la bienvenida en la Casa Blanca". El vicepresidente siguió con los elogios. "Estoy aquí para reafirmar el lazo estrecho entre los Estados Unidos y la Argentina y para felicitarlo a usted señor presidente Macri por sus audaces programas de cambio", enfatizó el vicepresidente norteamericano tras insistir que "el presidente Trump está con usted".

Recordemos que el Gobierno de Mauricio Macri se había visto obligado a recalcular con el triunfo de Trump luego que diera su apoyo a la derrotada candidata, Hillary Clinton. Incluso, entre los motivos del reemplazo de Alfonso Prat Gay por Nicolás Dujovne se señaló que los vínculos de éste último conducían al círculo íntimo del presidente de Estados Unidos.

Argentina modelo

El vicepresidente de los Estados Unidos afirmó que "Argentina surgió como ejemplo positivo del futuro que América Latina está forjando". Fue durante un discurso que pronunció durante la tarde en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires.

"Cuando hablamos de América Latina, el modelo de Argentina es el futuro", dijo Pence ante el beneplácito de un auditorio de 800 empresarios y hombres de negocios. Entre otros, se encontraban Eduardo Elsztain, Osvaldo Cornide, Guillermo Stanley, Gerardo Werthein, Daniel Funes de Rioja, Martín Cabrales, Gabriel Martino, Luis Miguel Etchevehere, Jorge di Fiore y varios presidentes de compañías norteamericanas.

Transitando terrenos más concretos, el vicepresidente de los Estados Unidos afirmó que "Hoy el presidente Macri y yo seguimos hablando de ampliar el comercio agrícola entre Estados Unidos y Argentina y puedo decirles que estamos casi a punto de confluir un acuerdo que va a beneficiar a los productores de cerdo de Estados Unidos y de Argentina para fortalecer aún más el comercio entre ambos países", detalló el funcionario norteamericano.

A los pies de amo del norte

En el marco de la visita de Pence, el titular de la Cámara de Comercio de los Estados Unidos (Amcham), Alejandro Díaz, estimó que "Entre 15.000 y 16.000 millones de dólares de inversión de empresas integrantes de la Cámara deberían venir a Argentina en 2018-2019, en función de un análisis aún no comprometido pero con grandes chances de que ocurra si los procesos de transformación continúan", lo cual superaría el promedio de 7.000 millones de dólares de inversiones directas extranjeras recibidas en los últimos diez años.

La aclaración del “análisis aún no comprometido” no es casual. En ocasión de la visita de Barack Obama a la Argentina, en marzo del año pasado, la AmCham realizó anuncios de inversiones de empresas norteamericanas para los próximos dos años por más de U$S 20.000 millones.

No obstante, luego de pasada la euforia por la llegada del exjefe del imperio, en el mes de agosto de 2016, Alejandro Díaz, reconoció que sólo se efectivizaron inversiones por U$S 2.400.

Ahora, habría algo más confianza de los inversores, dado que el buen resultado electoral permitiría avanzar en las reformas anti obreras (laboral, previsional y tributaria) que reclama el capital imperialista y el empresariado local a Cambiemos. Con la represión y desalojo de las obreras y obreros de PepsiCo, el macrismo también se anotó un “puntito” en su seducción a las compañías yanquis.

Lo que piden es el “modelo” de Vaca Muerta ampliado a todo el país. Allí se selló, en tiempos en que Axel Kicillof conducía el Ministerio de Economía, un pacto neocolonial entre Chevron e YPF para el saqueo de hidrocarburos no convencionales. Los beneficios continuaron con la flexibilización laboral acordada entre el Gobierno, las petroleras y la burocracia sindical. Aun así, las inversiones no terminan de llegar de acuerdo a las expectativas generadas.

Son múltiples los lazos de dependencia de nuestro país con los Estados Unidos. Además de ser el principal inversor extranjero (25 % de la inversión extranjera directa) en nuestro país, la plaza financiera de Nueva York, a través de J.P. Morgan y otras compañías, ejerce un gran dominio sobre el sistema financiero local, no sólo por el histórico mecanismo de la deuda externa, un factor central en el esquema macrista, sino también por los flujos especulativos de dólares que llegan a aprovechar la “bicicleta financiera”.

A su vez, Estados Unidos, detrás de Brasil y China, es el tercer socio comercial de Argentina. Mientras nuestro país sigue a la espera de que los yanquis lo reincorporen al Sistema Generalizado de Preferencias (SGP) y autoricen el ingreso de limones, el saldo comercial es ampliamente favorable al país del norte.

El macrismo se propone afianzar estos lazos semi coloniales, donde para el amo del norte todo Latinoamérica es su “patio trasero”. Para el "regreso al mundo" atendió sin chistar lo que dictaminó el juez neoyorquino Thomas Griesa en beneficio de los fondos buitre, levantó el "cepo", devaluó, aplicó tarifazos y sacó retenciones. Las consecuencias sociales están a la vista: la desocupación se acerca al 10 % y el consumo popular esta por el piso.








Temas relacionados

Mike Pence   /    Mauricio Macri   /    Estados Unidos   /    Economía Nacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO