Mundo Obrero

LUCHA EN LA CUENCA CARBONÍFERA DE SANTA CRUZ

Río Turbio: “Vamos a seguir luchando hasta ganar y que nos reincorporen a todos”

Esta última semana estalló la lucha de los trabajadores del Yacimiento Carbonífero de Río Turbio, que se enfrentan a 400 despidos, el viernes último la intervención ya anunció 500 despidos más. El gobierno pretende privatizar el yacimiento, mientras que la gobernadora Alicia Kirchner hace demagogia.

Mirta Pacheco

@mirtapacheco1

Sábado 27 de enero | Edición del día

Toda la comunidad de Río Turbio está apoyando la lucha de los mineros por defender sus puestos de trabajo, mantener la actividad de la mina, que para la mayoría de esa localidad significa la defensa de la Cuenca Carbonífera, que se encuentra a 5 km de la frontera con Chile.

En diálogo con este diario, uno de los despedidos nos contaba las últimas novedades: “en estos momentos están enviando cartas documentos de despidos a 500 personas más, o sea que estamos hablando de alrededor de 900 trabajadores que quieren despedir, están repartiendo esos telegramas, creo que al lunes van a repartir la totalidad. En estos momentos seguimos en la puerta de la mina 5, haciendo guardia con los compañeros mineros. Yo trabajo en la parte de superficie de planta depuradora, tengo 35 años de trabajo. Esto está generando hasta problemas de salud en nuestras familias. En estos momentos están viajando médicos de Río Gallegos, que solidarizándose con nosotros, vienen para asistirnos frente a cualquier eventualidad”.

Pese a esta ofensiva del gobierno nacional, vía la intervención a cargo de Omar Zeidán, este trabajador (Pedro Díaz), afirmaba: “nosotros no vamos a claudicar, esta lucha la vamos a ganar”.

Los trabajadores lo que exigen es “volver a foja cero y reincorporar a todos los trabajadores despedidos”. Para los días lunes y martes de la semana próxima tienen programada una reunión en Buenos Aires con la intervención de YCRT, los cuatro gremios que representan a los trabajadores y el intendente de Río Turbio. Si de esa reunión no se obtienen resultados positivos, plantean endurecer las medidas de fuerza.

Ellos son conscientes de que el plan de Cambiemos es continuar con los despidos en varios puntos del país, como está sucediendo en la localidad de Azul con Fabricaciones Militares, en el Hospital Posadas y también conocen la situación de patronales que envalentonadas por este gobierno, también quieren avanzar con despidos como es el caso de los trabajadores del Ingenio La Esperanza en Jujuy.
Pero ven que en estos casos, como ellos, también los trabajadores resisten esos ataques.

Historia de lucha y un crimen social

Este yacimiento, tiene una larga historia de lucha de sus mineros, recordemos la histórica huelga del 1994 cuando Nestór Kirchner gobernaba la provincia. Envió como infiltrado a quien varios años después sería el Secretario de Seguridad de Cristina Kirchner, Sergio Berni. Ese año Berni se había ofrecido como médico voluntario y con esa excusa entró a la mina para supuestamente velar por la salud de los trabajadores. Muchos mineros recuerdan aún hoy cómo salía de la mina para hablar por teléfono, en inglés, luego se supo que pasaba información sobre los movimientos de los huelguistas a la gobernación y al empresario Sergio Taselli, a quien se le había otorgado la concesión. Era, además de médico, un servicio de inteligencia del ejército.

Una década después, en 2004 sucedería el crimen social por el cual murieron 14 mineros. Un incendio iniciado en la cinta transportadora del carbón hacia la superficie, provocó el derrumbe de las paredes del yacimiento y gases que intoxicaron a los operarios, a 600 metros de profundidad. Hacía dos años que la mina había pasado a manos del Estado por las diversas acusaciones de vaciamiento que pesaban sobre Taselli. Primero en manos de una concesión privada y luego con intervención estatal, lo que resaltaba en la provincia controlada por los Kirchner, fue la desidia y el desprecio por la vida de los trabajadores.

En todos esos años de intervención estatal, el kirchnerismo nunca se preocupó por otorgar la estatización definitiva de la empresa. Recién en el último mes de la finalización del mandato de Cristina Kircher, la ex presidenta envió al Congreso ese proyecto, cuando las prioridades del FpV eran otras y la crisis por haber perdido la elección arreciaba. Nunca se votó ese proyecto, el cual hubiera dado un mínimo piso de estabilidad laboral a los trabajadores.

Ahora con Alicia Kirchner en la gobernación de Santa Cruz, que viene atacando a los docentes, a los municipales, sin ninguna diferenciación con el gobierno de Mauricio Macri en esa materia, desde la misma localidad de Río Turbio, tiene un discurso demagógico hacia la comunidad y hacia los mineros en particular, planteando que espera que se llegue a una pronta solución preservándose los puestos de trabajo.

La historia, pero sobre todo la política que viene aplicando hacia los trabajadores de su provincia, hacen muy poco creíble sus “buenas intenciones”.

El Plan de Cambiemos para YCRT

Los trabajadores denuncian que también se está despidiendo al 70% de los supervisores que operan la explotación del carbón y de las galerías para la extracción. Señalan a Aranguren, el ministro de Energía, como el responsable del plan para desprenderse de la mano de obra calificada. Nos decía Pedro Díaz: “para capacitar a supervisores se tarda entre 5 a 10 años, en forma completa, si no hay suficiente mano de obra calificada para ese trabajo, lo cual produce una caída en la operación de la mina, luego viene la excusa de que todos los que quedan son inoperantes, entonces hay que privatizar”

“Nos están sacando la mano de obra calificada. Yo por ejemplo cumplo la función de jefe de la dirección de mantenimiento preventivo de la planta depuradora y tengo a cargo 80 hombres. Soy el único supervisor de ese sector y estoy despedido, o sea que no queda ningún trabajador cumpliendo esa función”

También denuncian los despidos de mujeres embarazadas que trabajan en puestos administrativos.

Contra ese intento de desguazar la mina, para una eventual privatización y por la defensa de sus puestos de trabajo es que el conjunto de los trabajadores del yacimiento se plantaron.

Cuentan con el apoyo y la solidaridad de la comunidad de Río Turbio que también se acerca a la boca de la mina para llevarles alimentos, abrigos, etc.

La semana que viene habrá novedades en esta lucha, luego de la negociación del lunes entre los gremios que conforman la intersindical (ATE nación, APS –personal jerárquico-, La Fraternidad –ferroviarios- y Luz y Fuerza) y la intervención. El martes se incorporan a esa reunión, el intendente y diversos concejales.

Recordemos que el actual intendente, Perez Osuna, fue interventor de YCRT durante la gestión de Cristina Kirchner, es decir que es uno de los responsables directos de la situación en la que hoy se encuentra el yacimiento, más allá de su retórica.

Confiar en sus propias fuerzas, es el camino para que los trabajadores mantengan la unidad y la fortaleza para imponer sus demandas.







Temas relacionados

Santa Cruz   /    Alicia Kirchner   /    Cambiemos   /    Néstor Kirchner   /    Juan José Aranguren   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO