Juventud

SALUD

VIHviendo en Positivo I

Este 1 de Diciembre se conmemora el Día Internacional de Acción en Respuesta al VIH/sida. Algunos jóvenes cordobeses que viven con VIH compartieron parte de sus historias de vida con el virus.

Lunes 1ro de diciembre de 2014 | 12:17

Ellos son cuatro jóvenes de diferentes edades y con diferentes historias. Un activista, una mujer muy especial, un joven que recién recibe su diagnóstico y un adolescente. Cuatro historias, cuatro formas de vivir con VIH: Martín Rosa tiene 28 años. Trabaja en un hotel y en su casa de peluquero. Vive con VIH desde el año 2005. Elizabeth, tiene 27 años y hace 5 años convive con VIH. Ella está en una relación con el papá de su bebé de 7 meses. Luego de un cambio en la medicación Santino, su bebé, nació sin el virus. Agustín tiene 20 años, estudia periodismo. Hace un mes recibió el diagnóstico de VIH. Santiago tiene 17 años, está terminando el secundario y hace 6 meses vive con VIH.

¿Cómo llegaste a hacerte el test de VIH?

Martín: Me tuve que hacer el test porque me enfermé, tuve una prima infección que me tuvo 14 días en cama con vómito, diarrea, dolor de cabeza, sensibilidad a la luz. Eso me llevó a consultar al médico. Cuando el médico no pudo detectar qué era lo que tenía, me derivó al infectólogo y el que me atendió empezó a descartar posibles enfermedades. Tenía 18 años. Después de descartar las enfermedades que no podían ser, empezó con las más comunes y entre todas esas estaba el análisis de VIH que me dio positivo.

Eli: Por mis amigos. Para mí se complotaron como sabían que tenía novios o parejas circunstanciales. Entonces me dijeron que vaya a hacerme el test. De los cuatro que fuimos, fui la única que salió positiva cuando en realidad iba a hacer apoyo logístico teóricamente. No me esperaba ese resultado. Reaccioné para la mierda: en un primer momento no fue nada fácil hasta que me topé con mi infectólogo y me sacó todos los miedos. Me dijo nena vos vas a morir de cualquier cosa menos de VIH. Mi principal miedo era no poder ser mamá, tenía miedo de que mi bebé se infectara.

Agus: Me hice el test porque siempre fui consciente de que tenía algunas relaciones arriesgadas sexualmente hablando. Eso en mi consciencia pesaba mucho. Siempre en la disyuntiva esa entre ¿me lo hago, no me lo hago? Una vez vi un especial de la Fundación Huésped en donde resaltaban lo importante que es saberlo y agarrar el VIH a tiempo. Es mejor saberlo ahora, quizá pasar un momento muy difícil ahora y no pasar momentos difíciles más adelante y encima no poder revertirlo cuando ya la enfermedad está avanzada. Uno tiene la posibilidad de llevar una vida normal como todos.

Santi: Me lo hice por la consciencia de haber tenido muchas relaciones sin usar preservativo. Me acordaba más las veces que he tenido relaciones sin usarlo que usándolo. Básicamente no me he cuidado nunca. En mi colegio no he tenido educación sexual, no hay una buena base. Está bueno empezar a trabajar desde el primario en lo que es la educación sexual. En mi casa si he tenido las primeras charlas con mi mamá y mi papa del preservativo, de cuidarme y que se yo. Pero está bueno que se le dé una importancia copada en el secundario que es ahí donde un chavón se va desarrollando más.

¿Qué es el VIH en tu vida, qué lugar ocupa?

Martín: El VIH en mi vida ocupa un lugar más en mi cuerpo, un lugar más en mi sangre. Es algo que está conmigo y que va conmigo a todos lados pero que no es superior a mí, no es más grande que yo y no lo va a ser nunca. Eso solamente es un acompañamiento, es algo más que está dentro de todo lo que hace a Martín Rosa, nada más.

Eli: Siento que el VIH es un compañero de vida, me casé con el VIH hace 5 años. La cosa es ser positivo y saber que no somos un virus con patas, sacarle el estigma y perderle el miedo a todo. En este tiempo salí como con cinco pibes y con los pibes ningún drama. Matías, el padre de mi bebé, me acompañó al médico siempre siendo VIH negativo (…) Creo que como me pasó a mí, le puede pasar a cualquier chica que por hacerse el test sale que es positiva. Nadie está exento de nada, si vos tenes relaciones sin cuidarte, vos no sabes con quien estuvo la persona esa (…) En parte siento que me cambio la vida, en parte no. Seguí siendo la misma y decidí enfocar lo que me pasó en ayudar a alguien más. Hacer algo por el futuro. Veía mi hermanita crecer y digo: no quisiera que le pase lo mismo, quiero que haya un cambio.

Agus: Desde el día que recibí el diagnóstico, mi vida cambió completamente en cuanto a lo que es aprender a valorarla a la vida en sí. Ahora con esto está todo muy cambiada y aprendí a valorar mi vida de otra forma y a valorar cosas que antes no tenía en cuenta de la vida cotidiana y demás. Antes tenía alguna información de publicidades de los medios pero nada en profundidad. En el colegio tuve una sola vez una charla de educación sexual.

Santi: Yo todavía no lo tengo asimilado totalmente en el lugar que ocupa en mi vida. Sé que ocupa un lugar super importante porque ya es algo parte de mi vida, es algo cotidiano que tengo como lavarme los dientes. Me cambió en la forma de actuar, pensar y en la forma de preservarme, de cuidarme, de cuidar al otro.

¿Qué le dirías a alguien que recién recibe el diagnóstico?

Martín: Le diría que se olvide de todo lo que sabe, que se olvide de todo lo que alguna vez escuchó y que hable con médicos, con alguien que viva con VIH y se va a dar cuenta que tenemos que dejar de pensar en lo que fue el virus hace 20 años y empezar a ver lo que hoy es el VIH: una enfermedad crónica que se mantiene con un tratamiento de pastillas antirretrovirales. Cualquier persona que tiene VIH puede tener una vida normal, una vida común sin ninguna restricción solamente tomando el tratamiento que le corresponda si le corresponde y cuidándose a la hora de tener relaciones sexuales. Es eso, como una persona que pueda tener hipertensión, que pueda tener diabetes. Tiene que hacer sus cuidados específicos para la enfermedad, hacer el tratamiento que le corresponda, si le corresponde, y nada más. Vivir.

Eli: Le diría que se puede. Se puede contra todo, se puede tener una larga vida. Hay que perder el miedo. Que busque información, que busque a gente que viva con el virus: esa es la idea. Gente que esté en la misma para informarse porque a veces lo que hay en las redes sociales o en internet te lleva más al caos que a otra cosa. Entonces, que busque información en personas que estén viviendo lo mismo. Que se llegue a la Red de Jóvenes Positivos o que vaya al médico.

Agus: Le diría que las cosas que uno crea que ha hecho mal para llegar a esto las modifique totalmente. Que haga una vida sana, que todo lo que haga sea para poder estar bien.

Santi: Le diría que no es el fin del mundo, que no se va a morir por VIH. Con su debido tratamiento puede llevar una vida normal como cualquier otra persona y que sos igual que cualquier otra persona. Eso básicamente, que no es el fin del mundo.







Temas relacionados

SIDA   /    VIH   /    Córdoba   /    Sexualidad   /    Salud   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO