Deportes

ATLETISMO

Usain Bolt se retira con toda la gloria y un gesto de grandeza

En el Mundial de Atletismo 2017 en Londres, la derrota final de Bolt fue la revancha esperadísima de Gatlin.

Lucia Battista Lo Bianco

Consejera Directiva Mayoría Estudiantil | Filosofia y Letras/UBA

Sábado 5 de agosto | 19:45

Para el 5 de agosto de 2017 estaba programada la carrera. El velocista jamaiquino de 30 años, ya había anunciado hace meses antes que ésta sería su última competencia. Su despedida. Se retiraba. El motivo es el desgaste físico enorme que posee su espalda producto del esfuerzo al que lo somete su disciplina, de las más exigidas si las hay para el atletismo. Absolutamente mayor y potenciado si del ser humano más veloz que sobre la Tierra haya existido, se trata.

Decenas de miles de espectadores alrededor del mundo esperábamos ansiosos lo que creímos que sería un retiro glorioso, con bombos y platillos. Es que se trata del atleta con los pies más veloces, del ocho veces medallista olímpico, del fenómeno y carismático, Usain Bolt. Quién además de haber pasado hace rato, indiscutidamente a las mejores páginas de la historia del deporte mundial, es toda una celebrity.

Ironías de la historia y el deporte

Pero nada sucedió como lo esperábamos. Y no por meros fanáticos, sino porque se trata del más grande de todos los tiempos. Pero la historia nunca es definitiva. Y ésta no fue la excepción. Cuando creíamos que se trataría de una mera carrera de despedida, con final glorioso, fuimos asaltados por una increíble sorpresa. Usain Bolt no ganó la carrera. Ni con creces, ni sin ellas.

En unos últimos diez metros completamente peleados y un final muy dudoso, apareció aquel que nunca se fue, que perseveró y soportó ser la sombra durante toda su carrera que coincidió con la “Era Bolt”: el norteamericano, Justin Gatlin.

Pero como si faltara más, pasmados frente a la pantalla vimos cómo una vez confirmado el resultado del triunfo del siempre segundo contra el histórico campeón, Gatlin se arrodilló haciendo una reverencia de adoración (¿y tal vez un “gracias”?) ante el inmenso metro noventa y cinco de Bolt. Acto seguido, éste en un honesto gesto de humildad lo abrazó y, sospechamos, le dedicó sus merecidas felicitaciones. La emoción de Gatlin, hay que decirlo, era incontenible. Por su parte Bolt, fiel a su estilo, se dirigió inmediatamente a las tribunas del estadio a saludar a su público, aquel que no dejó (ni dejará) de ovacionarlo.

El podio: en primer lugar Justin Gatlin (9,92), en segundo lugar Chris Coleman (9,94) y finalmente, Usain Bolt (9,95) -quién ya había clasificado segundo en la serie-.

Histórica carrera en muchos sentidos. Verdaderamente increíble final. Una grandiosa despedida. Los fanáticos nos quedamos con un sabor amargo. Pero evidentemente, y hoy pudimos confirmarlo como nunca antes, el retiro del más veloz de la historia de nuestros pies, está completamente justificado. Su físico ya dio todo lo que pudo dar y lo llevó a lo más alto de la historia del atletismo mundial. Al menos en éste nivel de exigencia profesional. El “relámpago” se demostró humano.

Histórica carrera también para Gatlin quién ha soportado durante todos estos años de competencia los abucheos constantes del numerosísimo público de Bolt. De los finales tal vez más deseados (y seguramente resignados), para quien nunca pudo ser número uno, no por debilidades propias, sino precisamente por haber sido contemporáneo de un atleta como Usain Bolt que ha excedido todos los parámetros de lo hasta entonces conocido en el atletismo y particularmente en el velocismo mundial.

Nunca nadie antes en una carrera de 100 metros llanos había podido ganarla si Usain Bolt participaba de ella. Justin Gatlin rompió el record. No pudo vencerlo en su mejor etapa como atleta, pero lo venció al fin, en el mismísimo momento en que el fenómeno emprendía su retirada, asestándole el golpe de gracia que hasta el momento nadie jamás había podido darle: la derrota de su vida.

Final que esperábamos gloriosa por triunfal, pero aunque no lo haya sido, hubo gloria al fin. Aunque todavía podemos ver a la leyenda por última vez competir profesionalmente en los próximos días en la posta 4x100, disciplina grupal en la que el equipo jamaiquino también es favorito. Pero ya no individualmente. Nos quedamos con sus ocho títulos olímpicos y los once mundiales, porque Usain Bolt nunca más correrá los 100 metros llanos.








Temas relacionados

Atletismo   /    Usain Bolt   /    Deportes

Comentarios

DEJAR COMENTARIO