Internacional

BRASIL – SAN PABLO

Universidad de San Pablo atenta contra las libertades democráticas y de organización de los trabajadores

La Rectoría de la Universidad de San Pablo está siendo protagonista del mayor y más arbitrario acto antisindical realizado por una universidad pública en el país desde el fin de la dictadura militar.

Miércoles 11 de enero | Edición del día

La Rectoría de la Universidad de San Pablo (USP) está protagonizando el mayor y más arbitrario acto antisindical hecho por una universidad pública en el país, luego del final de la dictadura militar. Sin ningún diálogo formal con el Sindicato, la Rectoría decidió exigir en la justicia la reintegración de pose, con el uso de la fuerza policial, del espacio ocupado por el Sindicato de Trabajadores de la Universidad de San Pablo (Sintusp), desde hace 50 años en el campus, sin ninguna negociación previa o perspectiva de conceder otro espacio.

Como si no fuese suficiente este proceder durante el receso de natal y Año nuevo, la Rectoría decidió cercar el espacio de acceso al Sindicato con gradas de más de dos metros de altura, controlado por la Policía Militar el acceso al espacio de dirigentes y trabajadores que la entidad representa e impidiendo el acceso de vehículos.

Al asumir la gestión de la USP en 2014, el rector Marco Antonio Zago presentó en un reportaje a la Revista Veja su proyecto de Universidad. Según Zago las universidades tenían un número excesivo de empleados efectivos en comparación con otras universidades del exterior, que cuentan con decenas de miles de trabajadores tercerizados más que la USP, con salarios bajos y sin ningún derecho garantizado. Para reducir el plantel el rector apeló a la implementación de dos programas que incentivaron los retiros voluntarios. Además, defendió el uso de la meritocracia para facilitar el despido de empleados.

Cuando se le preguntó cómo pretendía garantizar este proyecto, Zago afirmó categóricamente que era "necesario poner fin a la dinámica del sindicalismo en la Universidad". Zago daba una señal de que estaba dispuesto a poner fin a toda posibilidad de que los trabajadores se organizaran en la Universidad. La escandalosa instalación de rejas a la sede del sindicato después de un pedido reintegración de pose con el uso de la fuerza policial es una medida simbólica y violenta sobre los objetivos del rector dirigida a quienes intenten defender sus derechos y conquistas. Tales libertades democráticas como el derecho a la libre reunión y organización de los trabajadores, conquistadas a costa de la sangre y la vida de los luchadores ¡sólo han sido violadas de manera tan explícita en períodos de dictaduras civiles y militares!
Este es el costo que el rector de la USP está dispuesto a pagar para asegurar el avance de su proyecto. No es de extrañar que mientras se ataca la herramienta histórica de organización y defensa de los trabajadores, el rector avance con cambios en las jornadas de trabajo y en la implementación de bancos de horas, así como ya agenda para abril-mayo la discusión sobre la eliminación de los vales alimentarios y para almuerzos.

Los ataques están vinculados a imponer hasta el final esta reestructuración productiva en la USP y evitar que los trabajadores puedan organizarse y defender sus derechos. Este proceso dentro de la USP está acompañado de una ofensiva a nivel nacional contra los derechos laborales en el país. Mientras que el rector Zago, con la connivencia del gobernador del estado Geraldo Alckmin (PSDB) hacen un ensayo represivo a la organización de los trabajadores en la USP, el presidente Michel Temer (PMDB), el Congreso Nacional y el Supremo Tribunal Federal imponen la reforma del sistema previsional y de trabajo, garantizando la flexibilización de la legislación laboral y el aumento del tiempo para la jubilación.

La defensa de las libertades democráticas en la USP es fundamental como parte de enfrentar este proyecto de país que las patronales y los terratenientes quieren imponer a través de sus representantes en el Ejecutivo, el Legislativo y el poder Judicial contra los trabajadores y el pueblo pobre. Por eso es fundamental que todos los trabajadores de la USP, en primer lugar, pero también los estudiantes y el resto de los trabajadores, intelectuales y entidades sociales y sindicales acompañen esta campaña en defensa del Sintusp, para la cual está convocada la asamblea del 11/1 a las 12.30 como una primera medida en este sentido.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO