Juventud

UNIVERSIDAD

Universidad de General Sarmiento: la izquierda se planta en las próximas elecciones

Por consejeros contra el ajuste de Macri y las autoridades k, la izquierda se planta después de la reforma y de cara a las elecciones del 11 al 14 de junio donde se elegirán representantes del Consejo de Instituto, del Consejo Superior, decanos, vicerrector y rector. Hablamos con Micaela Ríos del PTS, actual consejera por el Instituto de Ciencias por el Frente de Estudiantes de Izquierda (FEI).

Jueves 3 de mayo | Edición del día

¿Qué se vota? ¿Qué implicó la reforma para esta elección?

  •  Estos comicios traen como novedad la elección de representantes del Consejo de Instituto, del Consejo Superior, decanos, vicerrector y rector.

    La reforma que impulsó el rectorado, con Gabriela Diker a la cabeza, fue presentada como un “avance democratizador”, basándose en que las representaciones de los distintos claustros aumentaron en número. Pero en realidad lo que hace es reforzar el control de un pequeño sector de docentes investigadores, que aun siguen llevando las riendas y son una casta en la universidad, con una representación del 60% en el Consejo Superior (donde se decide por ejemplo como se administran los recursos de la universidad), cuando su claustro es una minoria.
    Son privilegiados en ese claustro porque los docentes precarizados no tienen los mismos derechos politicos - son denominados MAF (Módulo de Actividad Formativa) - y muchos docentes de dedicación simple. Todos ellos ni siquiera figuran en los padrones.

    Por otro lado la “progre” votación del rector, que tiene el nuevo estatuto, continua con su espíritu anti democrático, ya que los votos serán ponderados. ¿Esto qué quiere decir? Ni más ni menos que los votos no tendrán el mismo valor. El voto del claustro estudiantil, es decir la gran mayoría por lejos, tiene menos valor que el del resto de los claustros. Esta maniobra de la gestión con el aval de las corrientes kichneristas, garantiza que las voces de los estudiantes no sean determinantes, aunque seamos la mayoría.

    Esto es importante porque se da en el marco del ajuste que está llevando adelante el macrismo y donde el kirchnerismo no opuso ningún tipo de resistencia.

    Para la gestión esta reforma es una forma de mostrar como democratizante la administración del ajuste, donde se aprueban los presupuestos a la baja mientras muchos estudiantes quedan sin becas o fotocopias y las autoridades cobran sueldos de millones al año. Nosotros seguimos sin poder decidir sobre el presupuesto, pero también nos sigue afectando que en la universidad no hay libertad de cátedra. Es decir que solo hay pensamiento único hoy en día, a 100 años de la Reforma Universitaria.

    ¿Qué sucede en el claustro estudiantil y que opina la izquierda al respecto?

  •  Hay dos puntos fundamentales que afectan a los estudiantes dentro de esa reforma. Por un lado, el claustro estudiantil sigue teniendo representación minoritaria en los Consejos de instituto y en el Consejo Superior. Esto permitirá que esa casta de docentes privilegiados, siga decidiendo sobre los miles de estudiantes las políticas educativas y presupuestarias de la universidad que afectan directamente a todos.

    Por otro lado, este estatuto no contempla la ciudadanía universitaria de los estudiantes del CAU (Curso de Aprestamiento Universitario), considerándolos como estudiantes de segunda, mientras la universidad recibe presupuesto por sus inscripciones.

    Mientras las autoridades tienen sueldos privilegiados, los docentes MAF son los que semestre a semestre tienen que renovar sus contratos precarios. Los representantes de los claustros docentes y de investigadores, si bien son mayoría en los órganos de gobierno, poco han hecho por incorporar a estos docentes. Hay un plan de pasar a los docentes MAF a planta permanente, sin embargo, es un plan a largo plazo. Mientras tanto se sigue contratando docentes bajo esos convenios.

    Se continúa sosteniendo una casta privilegiada de docentes que sigue decidiendo por miles estudiantes y docentes (los considerados de segunda).

    La Juventud del PTS, que somos la actual presidencia del CEUNGS, proponemos barrer el gobierno de estas camarillas y sus intereses y poner la universidad bajo el gobierno efectivo de la mayoría estudiantil, los docentes y no docentes. Una de las medidas para lograr esto es empezar por imponer la demanda elemental de la elección directa por sufragio universal (una persona = un voto), en asambleas interclaustros para que participen todas las autoridades universitarias y no la mentira progre del voto ponderado del último estatuto. La actual gestión de Dicker, identificada con el kirchnerismo, han administrado el ajuste nacional en la universidad.

    ¿Quiénes pueden votar?

  •  En estas próximas elecciones en el claustro estudiantil solo votan los estudiantes considerados activos, es decir aquellos que tengan al menos 2 materias del ciclo lectivo anterior, lo cual en una universidad de trabajadores es altamente proscriptivo.

    No votan los alumnos que cursen el CAU y los estudiantes de las tecnicaturas, quienes a pesar de ir todos los días, rendir parciales, finales, ser calificados bajo los parámetros universitarios y que la universidad reciba presupuesto y subsidios por ellos, no son considerados parte de la vida universitaria. Reciben un trato como si fueran "estudiantes de segunda", haciendo de esta elección una de las más antidemocráticas del claustro estudiantil.

    ¿Y entonces por qué es importante esta elección?

  •  En estas elecciones es necesario que, dentro de los órganos de gobierno de la UNGS, ingrese la Izquierda y la Juventud del PTS. Para que tengan voz y voto, los estudiantes y trabajadores. Poniendo en la mesa de discusión las problemáticas que vivimos día a día y que nos impiden seguir estudiando en un marco nacional de ajuste y que los consejeros actuales no van a hacer.

    Para lograr esto, necesitamos generar instancias de organización con independencia política de aquellos partidos que votan e imponen el ajuste al pueblo, necesitamos afianzar lazos con los trabajadores. Así lo hemos hecho acompañando codo a codo a los trabajadores en todos los gobiernos, tanto el kirchnerista con los compañeros de Kraft y Lear, como con el macrista, en conjunto con los trabajadores de Pepsico, del Rio Turbio y el Posadas.

    ¿Qué va a hacer la izquierda?

  •  Los límites de la Reforma del ‘18 sólo pueden ser superados con este pacto de colaboración obrero–universitario, con una perspectiva claramente anticapitalista, orientación que no adoptó (y no podía adoptar en su conjunto) la Reforma.

    En aquella oportunidad los estudiantes recurrieron al apoyo de los obreros pero para conseguir sus propios objetivos.
    Desde la Juventud del PTS consideramos que debemos atacar los problemas estructurales de raíz organizando una fuerza estudiantil independiente de la gestión, el Gobierno y la oposición que cuestione este modelo de universidad que beneficia a unos pocos y luche por conquistar la representación mayoritaria en los órganos de gobierno en el camino de poner la universidad al servicio de los trabajadores y el pueblo.

    ¡Llamamos a todos los compañeros y agrupaciones independientes, empezando por las que componemos el FEI (Frente de Estudiantes de Izquierda), que estén dispuestas a buscar esta unidad, desarrollar las instancias de organización y debate necesarias para actuar en común, luchando por la elección directa y la democratización de la universidad, por la unidad de todas las luchas, peleemos por hacer realidad la universidad de los trabajadores y del pueblo!

    Creemos en la necesidad de conformar un frente que siga el ejemplo todas luchas en curso, como la lucha de los docentes de Neuquén que siguen demostrando el camino para derrotar el plan de ajuste, a pesar del abandono de Ctera, como la lucha de los terciarios porteños que están demostrando que el movimiento estudiantil puede romper el cerco mediático que está llevando adelante el Gobierno y enfrentar sus políticas de ajuste.








  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO