Internacional

BOLIVIA // TRIUNFO DE LOS TRABAJADORES DE TG FRIDAY

Unidad de los trabajadores frena abuso patronal

Publicamos una entrevista realizada a los trabajadores de TG FRIDAY, de la ciudad de Cochabamba, quienes vienen de enfrentar a la patronal en defensa de sus derechos laborales.

Sábado 5 de marzo de 2016 | Edición del día

1 / 1

Foto: Encuentro de los trabajadores en el festejo de su triunfo

Entrevista realizada por Alain Rivera, abogado de los trabajadores

La Izquierda Diario Bolivia conversó con un grupo de trabajadores de TG Friday (Franquicia norteamericana de Thanks God Friday) quienes pusieron un límite a los abusos y a la violación de derechos laborales que los patrones titulares de la franquicia ejercían regularmente contra los trabajadores. El éxito de la protesta para alcanzar sus beneficios sociales está alentando a otras empresas de la patronal esclavista a organizarse y continuar con la pelea por sus derechos.

JPEG

Conversamos con Dexter que nos informa sobre las características de la empresa

Dexter: Es una cadena de comida norteamericana, cuya sede está en EEUU y está representada en Bolivia por la familia Woods a través de “franquicias mundiales S.A.”, que también es miembro de un grupo financiero y de empresas que además de Fridays comprende el Hotel La Colonia, Aqualan en la ciudad de Santa Cruz, service group, entre otras más. Estas empresas brindan servicios a YPFB o BOA, y entonces en cada una de ellas se violan los derechos laborales y con la complicidad estatal en esta violación a los derechos de los trabajadores.

Laura Lafalle: prácticamente el conflicto empezó por los maltratos que sufríamos cotidianamente en el trabajo, exigiéndonos la realización de horas extras, descuentos abusivos por retrasos en los trabajadores, trabajando los días libres, no nos pagan los domingos doble ni triple, lo mismo con los feriados. Siempre nos pagaban atrasado. En diciembre nos dieron cheques sin fondo que luego nos los quitaron y para evitar que protestemos en el banco nos hicieron firmar planillas diciendo que ya nos habían pagado. Luego tampoco pagaron los salarios de enero ni febrero. Ahí explotó nuestra rabia y decidimos parar. Hicimos una cartita que le enviamos a los jefes, y debido a esto nos han atropellado tremendamente, encerrándonos sin dejarnos ir al baño con guardias que nos vigilaban en los puestos de trabajo. Y para firmar también nos pusieron guardias. La doctorita, Katya (abogada de la empresa), la choquita, rubia teñida, nos dijo que no sabíamos con quién nos estábamos metiendo, que tenían miles de trabajadores y que la familia dueña de las empresas, Woods, tenían miles de trabajadores, que controlaban hasta el ministerio de trabajo, y que las fotografías de los trabajadores iban a estar en muchas empresas para que nunca más podamos conseguir trabajo. Con esta amenaza incluso están violando la constitución y el derecho al trabajo que todos tenemos. Sin embargo con el paro que empezamos apoyando a los compañeros de la cocina les dimos una patada en el trasero y ahora deben estar soñándose con nosotros (manifestación de satisfacción de los trabajadores).

Juanita Azurduy: Lo que yo tengo que decir es que ayudamos a los compañeros de cocina ya que intentaron dividir a todos pagando solo a los de piso, que cobran salarios muy bajos (el mínimo es 1650 bs). Los de cocina habían enviado una carta un día antes exigiendo el pago y anunciando el paro de labores para ese día si no se cancelaba la deuda. Siempre pasaba lo mismo, ya que cada vez que los empresarios inauguraban una nueva empresa nos pagaban tarde o directamente trataban de no pagar hasta que los trabajadores cansados renunciaban. Nos acercamos a los tres supervisores, dos nuevos y la señora Gladys Cadima avisándole que nos íbamos a retirar porque había trabajadores que no habían cobrado nada. Fuimos a reunirnos a plaza Quintanilla. La abogada Katy Ríos afirmó que nos habían tomado fotos y que con eso nos podían meter a la cárcel ya que era un día antes del referéndum. Luego fuimos al Hotel La Colonia, vinieron a amenazarnos exigiendo nuestros nombres, pero como vieron que nos mantuvimos unidos, nos pidieron los cheques y en ese momento dijeron que nos iban a pagar.

Werner Wood dueño de la empresa, planteó que no quería vernos en ninguna de sus empresas, y nosotros ya no quisimos volver a trabajar en esta empresa explotadora y exigimos el pago de nuestros haberes adeudados. Como nos seguían adeudando nos fuimos hacia el cine Center que es un lugar muy concurrido por la gente con nuestras pancartas y denuncias contra el dueños, Werner. Nuevamente aparecieron los representantes de la empresa, además de periodistas y mucha gente. Sin embargo a los representantes de la empresa no les importó y Luis Bravo agredió físicamente incluso a una de nuestras compañeras que intentó impedir la violencia contra uno de nuestros compañeros que estaba en la organización de la protesta. En ese momento todos los trabajadores gritamos y denunciamos a la prensa el racismo y la discriminación que ejercen los dueños y sus representantes. Parece que estos señores no tienen sentimientos ni respeto a las personas.

¿El conflicto en el Hotel La Colonia es parte también de la misma empresa?

Trabajadores: No es de la misma razón social pero sí es del mismo dueño, que tiene como 12 empresas incluso el catering de BOA, Santibañez y varias empresas más. Los trabajadores del Hotel cuando se enteraron que logramos el cobro de nuestros salarios adeudados y beneficios sociales, se juntaron ya que muchos estaban despedidos desde hace tiempo y no podían cobrar y ese día iniciaron el corte de calles y por lo que sabemos afortunadamente están cobrando. Nuestro ejemplo si se conoce puede alentar a muchos trabajadores a lucha para sus derechos y no permitir más abusos laborales.







Temas relacionados

Bolivia   /    Movimiento obrero boliviano   /    MAS Boliviano   /    Huelgas Bolivia   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO