Sociedad

CARCELES

Unidad Penitenciaria de Ezeiza: la Cámara resuelve mejoras en la provisión de alimentos

La Cámara Federal de La Plata dio lugar a un Habeas Corpus colectivo en la Unidad Penitenciaria de Ezeiza por el mal estado de los alimentos.

Viernes 28 de julio | Edición del día

Falta de higiene en la cocina, ausencia de elementos que eviten la contaminación de alimentos, viandas que superan los límites establecidos según la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) para recuento de la bacteria Escherichia coli. Estos fueron algunos de los motivos por la cual la Cámara Federal de La Plata confirmara la resolución del Juzgado Criminal y Correccional Federal n°1 de Lomas de Zamora que hizo lugar a una acción de habeas corpus colectiva a favor de las personas alojadas en el Complejo Penitenciario Federal I de Ezeiza y, en consecuencia, ordenó el acondicionamiento integral de la cocina y el cumplimiento del "Protocolo de Manipulación de Alimentos", de tal forma de garantizar un suministro de alimentos que no ponga en riesgo la salud de los internos.

Según el expediente judicial expuesto por la sala II de la Cámara Federal en el complejo de Ezeiza hay : "falta de elementos para la higiene de las personas que se desempeñan en la cocina, vestimenta adecuada, organización de la conservación, elaboración y distribución que impidan la contaminación de las materias primas empleadas", llevaron a que el juez de grado haga lugar a la acción de habeas corpus solicitada, de tal forma de poner fin a actos que "agravan las condiciones de detención para la población carcelaria afectada".

Según el sitio Fiscales.gob.ar: “las actuaciones tuvieron inicio a raíz de la presentación efectuada por un interno alojado en el Complejo Penitenciario de Ezeiza, quien denunció -entre otras cuestiones- el mal estado de los alimentos suministrados en ese penal. En forma posterior, se produjo un cúmulo de presentaciones individuales del mismo tenor por parte de otros detenidos, por lo que el Juzgado Federal I de Lomas dispuso la acumulación de los expedientes, dándole carácter colectivo a la acción, en virtud de la gravedad de la problemática”.

El representante de la Procuradora Contra la Violencia Institucional (Procuvin) manifestó que se encontraba acreditado el deficiente estado no solo de la cocina, sino de todo el proceso de recepción, almacenamiento, elaboración y distribución de alimentos, haciendo hincapié en la certificación realizada por la Anmat más allá del máximo establecido por el Código Alimentario Argentino. Asimismo, destacó que el hecho de tratarse de una cocina de campaña, no justifica que ésta carezca de higiene sanitaria, que contenga acumulación de restos y desechos de comida en espacios de la misma, presencia de insectos, acumulación de insumos incompatibles con los alimentos, ni falta de higiene personal.

Se consideró que en la Unidad Penitenciaria de Ezeiza se encontraban agravadas ilegítimamente las condiciones de detención, por lo que requirió que se dicte sentencia declarando dicha circunstancia y ordenando la instrumentación de todas las recomendaciones dadas por Anmat.

Tras oír a las partes, el magistrado hizo lugar a la acción de habeas corpus colectivo, decisión que fue apelada por el representante legal del Servicio Penitenciario Federal y ahora confirmada por el tribunal.

El tribunal concluyo con que tales medidas: "resultan acciones indispensables para evitar que se reiteren hechos como los que dieron origen a esta causa, y por otra parte se compadecen con el trato digno que corresponde a todas las personas que se encuentren detenidas en la unidad penitenciaria federal"

La historia de siempre: la cárcel como depósito humano

No solo es la cuestión alimentaria la problemática de las Unidades Carcelarias, en donde altos funcionarios como Fernando Díaz instauraron un “régimen de hambre” en cárceles federales donde quedo demostrado que en el NOA, Díaz hacia negociados con las viandas de los alimentos.

También es el hacinamiento, en donde en las Unidades Penitenciarias se llegó a su pico máximo en un proceso de pricionización de la población.Es así que hasta en los Tribunales en una inspección realizada, ubicado en Lavalle 1337 del centro porteño, reveló que en la Unidad 28 del SPF (situado en el subsuelo del Palacio de Justicia) las condiciones de detención son inhumanas. En un espacio para no estar detenido más de 24 horas, había personas que estaban detenidas hace más de un mes.

Otro de los motivos es el deficiente sistema de salud que funcionan dentro de los
Penales, en la Unidad de Florencio Varela, se encontró que solo hay un medico para 800 personas. En el penal n° 3 de San Nicolás un interno murió a causa de una meningitis el Servicio Penitenciario Bonaerense hizo caso omiso a las denuncias de los propios compañeros de celda y luego no actuó porque “hay peste en el pabellón” dejando expuesto a cientos de personas a la posibilidad de contagiarse esta enfermedad. Según los informes una persona muere cada 37 horas en los penales de Argentina por torturas, suicidios fraguados o inducidos, pero la mitad de esas muertes son por enfermedades altamente curables.

Y como si esto fuera poco, las torturas por parte de los Servicios Penitenciarios son cotidianas en donde la justicia siempre hace la vista gorda. Para ejemplificar, las personas detenidas en los penales de Olmos y Marcos Paz pueden terminar cualquiera de sus días en una de esas habitaciones pequeñas llamadas, en el lenguaje penitenciario, “leoneras”. Llegar ahí será en respuesta al pedido de ser separado del resto de los compañeros de encierro en el pabellón por algún problema, pero la realidad dice que el objetivo de ser trasladado es para recibir un castigo impuesto por el Servicio Penitenciario.

Todas estas situaciones infrahumanas para con las personas privadas de su libertad no van a mejorar bajo los gobiernos de turno, al contrario, empeoraran, ya que la reforma de la Ley de Ejecución de la Pena, votada por Cambiemos, el Frente Para la Victoria y el Massismo coarta todo tipo de beneficio que solo traerá más conflictos intramuros y extramuros.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO