Sociedad

SALUD // CIENCIA

Una hormona de la presión arterial promueve la obesidad

Una de las hormonas clave en la hipertensión arterial podría estar involucrada en la obesidad. El hallazgo ayudará a una mejor comprensión de los mecanismos involucrados y pensar nuevos tratamientos para estas patologías.

Alfredo González

@Alf_Gonzalez_

Jueves 4 de agosto de 2016 | Edición del día

Un estudio de la Universidad de Iowa, Estados Unidos, encontró que las concentraciones de hormonas del “sistema renina-angiotensina” (RAS según sus siglas en inglés) tendrían relación con la obesidad y afectando el metabolismo y la ganancia de peso. Este hallazgo tiene particular importancia porque los tratamientos para la hipertensión arterial frecuente actúan sobre el RAS.

El estudio, que se publica en la revista Cell Reports, explica que el aumento de las hormonas del RAS tiene efectos diferentes dependiendo de dónde se dé. Cuando el aumento del nivel de estas hormonas ocurre en el cerebro, se provoca un aumento del metabolismo, haciendo que el cuerpo consuma más energía y quemé más calorías. Pero cuando este aumento se da a nivel de la circulación del resto del cuerpo (circulación periférica), el metabolismo baja y hay aumento de peso. Justamente la obesidad es una de las situaciones en las que las hormonas del RAS aumentan a nivel periférico.

El trabajo de los investigadores norteamericanos muestra cómo el aumento del RAS en la circulación periférica en ratones, alterando el balance de energía del cuerpo hacia un menor metabolismo, mientras su aumento en el cerebro provoca mayor consumo de energía. Se estudiaron ratones que fueron modificados genéticamente para tener un aumento de RAS en el cerebro, comparándolos con ratones normales. Los ratones con aumento de RAS en el cerebro tenían un mayor metabolismo en reposo y mayor pérdida de peso que los ratones normales, aunque tenían igual dieta y actividad física.

Este descubrimiento es coincidente con los aumentos en la angiotensina (hormona involucrada en el RAS) periférica observados en la obesidad. Según Justin Grobe, uno de los autores del estudio, “probablemente éste sea uno de los mecanismos por los cuales se perpetúa la obesidad, porque el exceso de angiotensina periférica le dice al cuerpo que disminuya el metabolismo mientras aumenta su masa”.

Los científicos esperan que este descubrimiento permita avanzar en desarrollar nuevos tratamientos para ambas patologías.







Temas relacionados

Salud   /    Ciencia y Tecnología   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO