Medios de comunicación

TRIBUNA ABIERTA

Una denuncia a los saqueos de Regeneración Radio

Publicamos esta entrevista denunciando la persecución y el hostigamiento en contra de Regeneración Radio, como parte de un esfuerzo por visibilizar los ataques a medios de comunicación que se reclaman independientes.

Martes 4 de abril | 19:08

“Regeneración Radio” es un proyecto que nació en 1999 en el Colegio de Ciencias y Humanidades, plantel Vallejo, en la Ciudad de México. Desde el comienzo, su objetivo principal ha sido impulsar una plataforma mediática de periodismo crítico. A pesar de que es difícil de consolidar este tipo de proyectos en un país como México, donde se persigue y se amedrenta a periodistas independientes, y donde las condiciones geográficas (como la altura de los edificios) no son las más óptimas para generar una transmisión en frecuencia modulada; para el año 2005, el programa de radio ya se había popularizado tanto, que lograba cubrir aproximadamente el 80% de la ciudad.

Leer: Impunes en México las agresiones a periodistas

A través de diversos medios de comunicación como fotoperiodismo, entrevistas, crónicas, audios y videos, “Regeneración Radio” se ha dado a la tarea de mostrar las verdaderas condiciones estructurales y políticas que mantienen oprimidas a ciertas poblaciones. Su labor ha consistido en evidenciar la resistencia y la memoria de esos grupos marginados a los que el periodismo comercial e institucional constantemente niega e invisibiliza.

Debido a ello, durante 16 años en los que estuvo el proyecto en el CCH Vallejo, los integrantes del programa de radio sufrieron múltiples actos de intimidación por parte de autoridades tanto académicas, como gubernamentales: desde acoso verbal, pasando por robos y destrucciones a su equipo de trabajo, hasta violencia física. En entrevista con Luis Suaste, integrante del proyecto de Regeneración, nos cuenta:

Suena fuerte pero nos llegamos a acostumbrar a este tipo de cosas. Para alguien puede ser muy fuerte una golpiza, pero para nosotros, en algún momento ya era una situación si bien no “normal”, tampoco era algo que lograra detenernos en nuestra la labor.

Después de que el director del plantel renunció sin hacer públicas sus razones, los ataques fueron incrementándose. Sin embargo, el ataque más nocivo no fue sino hasta el 21 de septiembre del 2015, cuando grupos porriles conformados de aproximadamente 70 personas, tomaron sorpresivamente la cabina de la radio y golpearon a varias personas.

Como nosotros teníamos relación con gran parte de la comunidad universitaria, ya habíamos sido alertados, pero no teníamos idea de la magnitud en que iba a ser el ataque. […] Apuñalaron a un compañero, y después supimos que lo picaron con un picahielos. La herida estaba muy cerca del pulmón y estuvo a punto de morir. Afortunadamente ya para ese momento había ambulancias afuera de la escuela, porque ya se había hecho público todo lo que estaba sucediendo. Entonces inmediatamente lo metieron en la ambulancia rumbo al hospital. Algunas compañeras también fueron trasladadas debido a crisis nerviosas que sufrieron.

Entre los meses de diciembre y enero, los colaboradores del proyecto radiofónico decidieron desalojar el espacio que habían construido dentro del plantel universitario, para buscar otro lugar desde donde transmitir y trabajar:

Fue una decisión muy fuerte dejarlo, pero ya no había condiciones para seguir ahí. Un golpe, un ojo morado, son hasta cierto punto cosas que te quitas con el tiempo y que no atentan contra tu vida. Pero luego nos dimos cuenta que eran capaces de hacer algo mucho más grave de lo que tradicionalmente hacían... que de por sí lo hacen en muchas escuelas de la UNAM.

Después de ese ataque, parecía que todo el asunto se había tranquilizado, y comenzaron desde cero a conseguir recursos y material para construir nuevamente una cabina. Debido a diversas condiciones geográficas, la transmisión no podía ya realizarse más que por internet. Aun así, la radio siguió funcionando hasta el pasado 7 de Marzo en el que recibieron nuevamente otro ataque político.

En esta ocasión, no hubo daños a personas, pero sí al equipo y al lugar. Al hacer un recuento de los aparatos faltantes, y cotizar su valor actual en tiendas, se estima un aproximado de 150 mil pesos en equipo robado. A diferencia de otras plataformas, “Regeneración Radio” tiene como postura política no depender económicamente de patrocinadores, por lo que es más difícil conseguir el dinero necesario para reconstruir su proyecto. En ese sentido, los compañeros piden tanto a colectivos y organizaciones, como a individuos, que se solidaricen y apoyen a través de difusión en redes sociales, donaciones monetarias y donaciones en producto:

En 2015 nos destruyeron anímicamente, porque obviamente nos metieron miedo, y eso nos destrozó, pero nos levantamos en siete u ocho meses, y la idea es volver a hacerlo. Este proyecto ya ha sobrevivido muchas veces con solidaridad de la gente que nos escucha y nos lee. Este elemento de solidaridad ha estado en la historia de nuestro proyecto desde el principio, gracias a él hemos crecido, y en él nos hemos apoyado cuando nos han intentado tumbar. Es por eso que no vemos como opción dar un paso en reversa. Queda mucho por delante. Nunca ha pasado por nuestras mentes entrar en una especie de suscripciones o poner una cuota, pero si pedimos a quien quiera y pueda, que nos apoye en este trabajo que para nosotros va muy enserio.

Integrantes del medio convocan a una conferencia de prensa, el próximo jueves 6 de abril a las 11 horas, en el local de CENCOS (Medellín 33, colonia Roma, Ciudad de México).

Leer: La Izquierda Diario México: un medio para la resistencia






Temas relacionados

radios comunitarias   /   Radiodifusión   /   CCH Vallejo   /   UNAM   /   Periodistas   /   Radio   /   Telecomunicaciones   /   Medios de comunicación

Comentarios

DEJAR COMENTARIO