Internacional

ESTADOS UNIDOS

Una de espías en el caso "rusiagate" que complica a Trump

Según NBC News un exespía ruso se habría juntado con el hijo de Donald Trump durante la campaña electoral estadounidense para brindarle datos contra Hillary Clinton.

Viernes 14 de julio | Edición del día

Como si se tratase de un capítulo de la serie The Americans, sobre el espionaje en lo últimos años de la guerra fría, la cadena NBC News informó que un exespía de la época soviética había participado de una reunión junto al hijo del presidente Trump. La reunión, que había sido arreglada por una abogada rusa, tenía el objetivo de proporcionar información contra Hillary Clinton a la campaña del magnate.

Según la NBC este viernes se trataría de un "operador" que fue agente de la contrainteligencia soviética. La denuncia se suma a las acusaciones de posibles vínculos entre Moscú y la elección presidencial de noviembre pasado, en que Rusia habría interferido para favorecer al republicano Trump sobre la candidata demócrata, Hillary Clinton.

NBC News, que no identificó al "operador" ruso-estadounidense, afirmó que algunos funcionarios estadounidenses sospechaban que esa persona tiene vínculos actuales con la inteligencia rusa, algo que él negó a la cadena de noticias.

Associated Press por su parte afirmó que el "operador", al que identificó como Rinat Akhmetshin, confirmó que asistió a la reunión de junio de 2016 en la Torre Trump. Pese a un intensa atención mediática en el encuentro, su presencia ahí no había sido informada ni divulgada hasta el viernes.

Correos electrónicos divulgados por Donald Trump Jr. esta semana lo mostraron entusiasmado por asistir a la reunión con la abogada Natalia Veselnitskaya después de enterarse de que ella podría tener información dañina para Hillary Clinton.

Te puede interesar: El hijo de Trump divulga correos sobre su reunión con una abogada rusa

La revelación del fin de semana pasado de la reunión en la Torre Trump sería la evidencia más tangible de un vínculo entre la campaña de Trump de 2016 y Rusia, un tema que también ha dado pie a investigaciones de comités del Congreso y un consejero especial federal.

El yerno de Trump, Jared Kushner, y el ex asesor de campaña Paul Manafort también participaron en la reunión.

Las acusaciones de que Moscú interfirió en la elección y que se coludió con la campaña de Trump han dominado los primeros meses de la presidencia del magnate inmobiliario neoyorquino. Rusia niega las acusaciones y Trump asegura que no hubo colusión alguna. El caso ya le costó la renuncia de algunos de sus funcionarios, como el asesor de seguridad nacional, Michael Flynn, y el despido del director del FBI, Comey. Este último se convirtió en un escándalo cuando quedó claro que su apartamiento del cargo tenía que ver con la posibilidad de que el exdirector del FBI hablara sobre lo que sabía de la injerencia rusa en la campaña electoral estadounidense.

Este caso ya llevó a que dos legisladores demócratas pidan la apertura de un juicio político en contra de Trump por “obstrucción de justicia”. Un hecho que si bien es simbólico, porque es difícil que prospere, muestra el nivel de la crisis política y el impacto del "rusiagate" en la administración del republicano.

Te puede interesar: Pedido de juicio político a Trump

Agencias de inteligencia de Estados Unidos dijeron este año que Rusia intentó ayudar a Trump a ganar la elección al hackear emails privados de funcionarios del Partido Demócrata y divulgar información falsa en Internet.








Temas relacionados

Rusiagate   /    Donald Trump   /    Rusia   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO