Política Estado Español

BORBONADAS

Una buena semana para rechazar la Monarquía

Tratos con una de las monarquías más sanguinarias del planeta, una nueva bendición al gobierno de la “gran coalición” y el caso Barbara Rey, el esperpénto que evidencia su concepción de país-cortijo.

Santiago Lupe

Barcelona | @SantiagoLupeBCN

Jueves 19 de enero | 16:50

Foto: EFE

Acaba una semana de intensa actividad para la Casa Real. La agenda de Felipe VI ha sido intensa y toda una muestra del carácter reaccionario y antidemocrático de esta institución, pilar fundamental del régimen y del ordenamiento constitucional del 78.

El Rey la comenzaba visitando a una Casa Real hermana, la sanguinaria monarquía saudí, ligada por uno y mil lazos -públicos y privados- con los Borbones desde la Transición. Seguía bendiciendo la cumbre de presidentes autonómicos, un espaldarazo más a la hoja de ruta de la “gran coalición”. Y la acabamos descubriendo que el ya hemérito Juan Carlos I contó con la “ayudita” de los servicios secretos y los fondos reservados en 1996, para callar a su “amiga especial” del momento nada menos que con 500 millones de pesetas, 3 millones de euros.

40 años de amistad con una de las Dictaduras más sanguinarias del globo.

El viaje de Felipe VI a Arabia Saudí había sido dos veces pospuesto por la ausencia de gobierno y el fallecimiento de un importante miembro de la Casa Real saudí. Finalmente el Rey se trasladó al país árabe acompañado de la flor y nata de las grandes empresas de la construcción con intereses directos en el país. La delegación empresarial estuvo encabezada por el vicepresidente de la CEOE y el president de Foment de Treball, Joaquim Gay, y contaba entre otros con directivos de Acciona, OHL, Técnicas reunidas, ACS Cobra, FCC, Idom, TSK, Sacyr, Typsa o CAF. La lista completa de estos “ilustres” no se ha hecho pública a pesar de haberse demandado por varios medios tanto a la Casa Real como al Ministerio de Comercio, organizador gubernamental del “sarao”.

Según declararon estos grandes empresarios a su regreso, el viaje había sido todo un éxito. Los intereses de las grandes empresas constructoras españolas en el país árabe habían sido muy bien defendidos por el monarca. Y no son menores, entre otras obras conseguidas ya en viajes y gestiones anteriores está la iluminación de la mezquita de La Meca, el AVE a esta ciudad o el metro de Riad. Esta vez se consiguieron contratos de armamento y equipación naval para el ejército saudí, el mismo encargado de aplastar las revueltas de la primavera árabe en la región del Golfo. El nuevo Borbón se demostraba un buen heredero de su padre en una de sus principales funciones, la de abogado de las grandes multinacionales españolas en el extranjero, siempre “caiga quien caiga”.

La excelente relación de los Borbones con esta Casa Real no es nueva, tiene al menos 40 años. Y como se han publicado en diferentes biografías del Rey hemérito, desde algunas anti-monárquicas hasta la obra de la “periodista de cámara” Pilar Urbano sobre Suárez y Juan Carlos ("La gran desmemoria") , tuvo su hito fundacional en una nada despreciable ayuda de 100 millones de pesetas del Rey Fah a Juan Carlos I en 1977 para financiar la campaña electoral de la UCD de Suárez. ¿Qué pensará Rivera de esto? Siempre tan preocupado con su mantra de la financiación venezolana de Podemos, y se le escapa que su referente histórico contó con millones de petrodólares para “traernos la democracia”.

Una cumbre de presidentes de “Santiago y cierra España”.

Si la mayoría de los medios calificaron el viaje real como un gran éxito del nuevo monarca, la valoración de la cumbre de presidentes autonómicos fue también, y sorprendentemente, bastante similar: un éxito del gobierno Rajoy, aún reconociendo que de la financiación autonómica no se pudo avanzar nada y más bien se constató que el reparto de la tarta será tenso y difícil.

El pequeño detalle de que no asistieran ni los presidentes catalán y vasco fue señalado como eso, un pequeño detalle. Algo que deslució un poco la foto oficial, aunque la senyera y la ikurriña fueron colocadas junto a las otras 15 banderas autonómicas y la rojigualda.

Tanto la cumbre, como el relato común de ella realizado por el PP, PSOE y Cs, fueron toda una puesta en escena de uno de los ejes fundamentales del gobierno de "gran coalición": la conformación de un frente de los tres partidos, y los gobiernos controlados por el PP y el PSOE, para poner freno al “desafío soberanista” y, ya de paso, toda reivindicación fiscal catalana y avanzar en una recentralización en clave españolista.

He aquí la razón de todo el boato que Rajoy quiso imprimir a la cumbre, incluyendo la presencia de Felipe VI en su inauguración (algo que no había ocurrido en ninguna de las realizadas desde 2004). El Rey no perdió la ocasión para volver a brindar un apoyo explícito a la hoja de ruta del gobierno Rajoy y el proyecto que encarna de restauración conservadora del Régimen del 78, como ya hiciera en la inauguración de la Legislatura o el discurso de Navidad.

Los 500 millones para silenciar los líos de alcoba de Juan Carlos I.

Como “guinda del pastel”, esta semana nos desayunábamos también con la confirmación de una de las grandes leyendas urbanas que envolvió la figura de Juan Carlos I en los 80 y 90: su íntima relación con la “musa del destape” Barbara Rey. La noticia no pasaría de lo anecdótico, de una borbonada más, si no fuera porque la prueba publicada por Ok Diario era el recibo bancario de una transferencia realizada por los servicios secretos españoles a la vedete -de 100 millones de pesetas, el primero de 5 pagos iguales- para comprar su silencio en 1996.

3 millones de euros, o al menos 600.000 según demostraría dicho recibo, de dinero público gastado para resolver un lío de alcoba del monarca. Ni el mayor de los campeones de las tarjetas black podría competir con un caso de corrupción semejante. Sin embargo, y lo mismo que la justicia no es igual para Rodrígo Rato que para quien roba para comer, también entre los vips hay niveles. En el caso del Rey hemérito, éste era y es inimputable de cualquier delito, como lo es hoy su heredero. Así que olvidémonos de que este escándalo pueda llegar a algún sitio más allá de “Sálvame” u otro programa basura del corazón.

Un caso que pone en evidencia la concepción casi patrimonial que del Estado han tenido y tienen las diferentes monarquías. Al fin y al cabo el origen de sus fortunas no ha sido otro que esta expropiación de lo público a lo largo de siglos... por decirlo suavemente. Así que 500 millones de pesetas arriba o abajo... ¡Qué mas daba!

No hacía falta esta semana para demostrar el carácter antidemocrático y reaccionario de esta institución. O tal vez sí para algunos... ¿Seguirá estando fuera de agenda la lucha contra la Monarquía para los dirigentes de Podemos como nos han venido diciendo desde antes de las elecciones del 20D? ¿Puede cualquier proyecto que se autodenomine de “los de abajo” no plantearse luchar contra la institución que por excelencia ha defendido y sido parte de “los de arriba” del todo? ¿Se pueden “abrir los candados del 78” sin cuestionar la pieza clave del “atado y bien atado”? ¿Se puede hablar de terminar con la corrupción y la “casta” respetando la institución que mejor representa ambas cuestiones?

Seguir negándose a pelear por algo tan elemental como el fin de la Monarquía ilustra como nada los límites profundos de un "cambio" que solo se porpone dejar todo, o lo fundamental, prácticamente igual.






Temas relacionados

Política Estado Español   /   Rey Felipe VI   /   Monarquía   /    Régimen del ‘78   /   Proceso Constituyente   /   Corrupción

Comentarios

DEJAR COMENTARIO