Cultura

PRESENTACIÓN

Un secreto a voces

Presentación del libro Fernando García Curten. Un reflejo en la penumbra, de Marcos Krämer editado por por Milena Caserola que se llevó a cabo en el Museo del Libro y de la Lengua.

Natalia Rizzo

@rizzotada

Martes 15 de marzo de 2016 | Edición del día

En la mesa de presentación fuimos convidados con las palabras de Luis Felipe Noé, de Ricardo Cohen, mejor conocido como Rocambole, Fernando García Curten y para finalizar Marcos Krämer. La sala estaba llena, incluso había gente escuchando atenta desde la puerta hacia afuera.

Mientras se sucedían los discursos, las reflexiones y las palabras, muchos nos habremos preguntado: ¿Cuántos artistas están dispersos a lo largo del mundo que no conocemos? ¿Cuántos son silenciados en la vorágine infame de la sobreproducción capitalista? ¿Son silenciados? ¿Quiénes son? ¿Qué hacen? ¿Dónde están?

En esa misma tónica, Yuyo Noé entre sus primeras palabras nos interpela en el caso concreto del artista que nos convoca: “¿Quién es Fernando García Curten?” y se contesta velozmente que “lograr una respuesta es justamente el objetivo de este libro”.

Fernando es uno de esos artistas que nos genera la mayor de las intrigas, uno cuya obra como describió Marcos, “es que es un secreto a voces”. Él es escultor y dibujante, vive en su casa natal en San Pedro, donde se encuentra funcionando desde 1992 la Casa Museo, que preserva sus obras.

“Su aislamiento contrasta con el hecho de que la Casa Museo es visitada constantemente por argentinos y extranjeros que en su mayor parte viajan a San Pedro con este fin” comenta Yuyo.

“Se me venía encima la culpa de la humanidad” expresó Rocambole a propósito de la primera vez que se encontró con las esculturas de García Curten, sin embargo continuó con que el asombro ante las obras de éste le hicieron pensar en la posibilidad de que "la creación es lo único que nos salva de nosotros mismos".

Luego, las palabras de Fernando se esparcieron con mucha simpleza y ternura, incluso haciendo alusión de la paciencia de Marcos, ante su ciclotímico estado de ánimo, que se ve reflejado en el libro. Con toda esa carga emotiva en la voz, eligió leernos un poema de Hugo Gola.

“Ni las manos
ni los ojos
ni estos pies
que me llevan
son míos
yo ya no existo
Me derramé de golpe
sin pensarlo
y aquí me tienen.”

Para finalizar, al cabo de una larga fila de agradecimientos, Krämer hizo un recorrido sobre cómo se fue acercando a la obra de Curten allá por el año 2009, año en el que comenzó el extenso camino de visitas y entrevistas. “Ustedes van a encontrar como capitas geológicas a lo largo del libro”, dijo.

Marcos, escritor, ensayista y licenciado en Artes Visuales, y crítico en diversos medios gráficos, hizo una infinidad de reflexiones profundas sobre de la experiencia de escritura e investigación del libro alrededor de un artista que “te obliga a ir a buscarlo en vez de ir a mostrarse en Buenos Aires”.

“Este alejarse y acercarse se convirtió en un método para mi en la escritura del libro, se lo ve a Fernando desde adentro y desde afuera, ese acercarse y alejarse que duró meses en muchos casos, ese método que fui creando, es la estructura ósea del libro.”

Luego a modo de denuncia cuenta que “desde el principio el ámbito municipal eludió y sigue eludiendo la responsabilidad que tiene con la Casa Museo y para con Fernando, los ámbitos provincial y nacional han eludido también esta posibilidad que se abría. Todos aludiendo el año pasado que estaban en elecciones y que no podían poner un peso en la cultura y ante ese amague de los ambientes municipales, provinciales y nacionales, lo más hermoso, aunque suene demagógico es que quedamos todos nosotros”. Se refiere al colectivo que apoya a Curten, el cuál fue conociendo a lo largo de todos estos años.

Casi llegando ya al final nos acercó otro de sus pensamientos: “la cultura extrae sus orígenes de la fuerza de lo colectivo, y esa es una de las tantas cosas que aprendí con Fernando.”

Volvemos a preguntarnos ¿quién es Fernando García Curten?

Deberemos leer el libro, pero mientras tanto Noé responde una vez más: “García Curten es un ejemplo de que el arte argentino hay que descubrirlo en todos los rincones del país.”







Temas relacionados

Luis Felipe “Yuyo” Noé   /    Libro   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO