Internacional

PERU

Un nuevo escenario se abre de la mano de Kuzcynski

Qué dijo en su primer discurso a la nación como presidente Kuzcynski. Cómo queda el escenario político con un Congreso dominado por la oposición.

Joe Zapata

@JoeAndreZB

Viernes 29 de julio de 2016 | Edición del día

El pasado martes se eligió la nueva mesa directiva del Congreso Peruano que comenzó a delinear la cancha entre el poder ejecutivo y el legislativo, sorpresa fue, ver a la bancada de Alianza para el Progreso (APP), dentro de la mesa directiva, siendo este último un aliado expreso del ejecutivo, incluso días antes de la conformación del gabinete, se especulaba que miembros de APP podían ocupar cargos en algún ministerio. Esto último fue confirmado días después en una entrevista por Cesar Acuña, líder de APP, al aceptar que Kuzcynski le ofreció dos ministerios.

Esta nueva mesa directiva de la cual también es parte el Partido Aprista Peruano, cuenta con una mayoría calificada dentro del congreso que es "clave" de cara a tomar decisiones de importancia.

Por ejemplo, con una mayoría calificada se puede elegir al Defensor del Pueblo, a integrantes del Tribunal Constitucional y, además, se pueden llevar adelante las reformas de carácter constitucional que el fujimorismo sabrá negociar.

Así lo manifestó Keiko Fujimori al expresar que van a convertir las propuestas de su plan de gobierno en leyes, demostrando y haciendo pesar su mayoría en el congreso, con la cual el ejecutivo tendrá que lidiar.

El fujimorismo queda como la clave con que el ejecutivo tendrá que negociar para mantener la gobernabilidad y para aprobar las leyes que Kuczynski necesite implementar. De hecho, Keiko y PPK pese a compartir en lo esencial el programa neoliberal y proimperialista del gobierno, sus necesidades políticas son diferentes, lo que prevee un escenario de muchos roces entre los dos partidos.

De esta manera los poderes entre el ejecutivo y el legislativo se encuentran divididos. Cabe señalar que los gobiernos del Perú, desde el retorno a la democracia, no han podido nunca gobernar con una mayoría sólida; además esta será la primera vez desde el 2001, que el Ejecutivo deberá convivir con un Congreso dominado por la oposición.

Kuzcynski toma las riendas del Perú teniendo como principal desafío hacerse cargo de la desaceleración de la economía peruana en los últimos años, a la vez que una de las grandes asignaturas pendientes para el nuevo gobierno es la extendida pobreza que existe desde hace décadas, una corrupción entronizada, y una creciente ola de inseguridad que, según las encuestas, es la principal preocupación de los peruanos.

Aunque el país andino goza de estabilidad macroeconómica, la bonanza de los años anteriores no llegó a todos los peruanos y se concentró en la clase dominante. Hoy más de una quinta parte de los 31 millones de peruanos todavía vive en la pobreza, y Kuczynski prometió reducir esa cantidad a la mitad.

La Asunción de Kuzcynski y El Mensaje a la Nación

La ausencia de Ollanta Humala para ceder el mando a Kuzcynski no fue el único detalle en la ceremonia de asunción del nuevo presidente, la falta de aplausos de todo el bloque de Fuerza Popular y del Frente Amplio en todo el discurso de Kuzcynski es el espejo de lo que será el inicio de esta nueva etapa en el Perú.

El flamante mandatario durante gran parte de su alocución frente al congreso peruano, desplegó un discurso característico de él, pero con la banda de presidente. Tecnócrata casi por naturaleza Kuzcynski hizo un llamado a la unidad, en un intento de despojarse del estigma del hombre de negocios con el que se lo relaciona.

Algunas frases como "Mi deber es que en el Bicentenario podamos cumplir los sueños de los héroes de nuestra patria. No al enfrentamiento, a la división. Sí a la paz",”, o “"Quiero una revolución social para mi país. Que sea más justo y moderno" fueron la expresión de un PPK que quiere dejar atrás su conservadurismo de un político tradicional de derecha.

Aunque no paso mucho tiempo para que Kuzcynski, muestre de que lado esta al señalar que en "su gobierno se eliminarán los múltiples obstáculos a la inversión privada, ya que esta genera trabajo, y prometió destrabar en los próximos 6 meses proyectos que hayan quedado atascados" y hasta se animo a decir que de ser el caso el mismo irá a convencer a la poblaciones de los beneficios y costes de las inversiones mineras, haciendo recordar al gran empresariado y al capital trasnacional que los negocios están asegurados.

En cuanto a la salud "invito al parlamento a una política de Estado para que el saneamiento y la salud este en todos los hogares del Perú”, en una retórica contradictoria, ya que al estar de acuerdo con el TPP, El gobierno impediría que nuevos medicamentos genéricos se produzcan, negando el acceso económico a cientos de medicamentos a los peruanos a la vez que generará el encarecimiento de medicamentos “biológicos” para tratar el cáncer o HIV, beneficiando a las grandes farmacéuticas

El presidente electo señalo definiciones generales tales como "un pueblo educado no se equivoca”, que un país moderno significa ser un país sin discriminación o que "continuará con los programas sociales". Aun que a renglón seguido aseveraba que se necesitaba de una buena inversión y llamaba al apoyo de los principales referentes de cada sector al que aludía, tales como los maestros, médicos, etc
En lo internacional se refirió "quiero que el Perú sea un faro de civilización en el Pacífico y en América al que todos miren con admiración", afirmó PPK. Proyectó que para el 2021 el Perú será parte del Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

En el tramo más “político” de su presentación, destacó que será tajante con la corrupción y no tendrá miramientos con los miembros de su gobierno que caigan en ella y pidió al parlamento apoye las propuestas legislativas que permitan poner en marcha su plan de gobierno.

En resumen Kuzcynski declaro "quiero una revolución social para mi país, anhelo que en 5 años el Perú sea un país moderno más justo más equitativo y más solidario", llamando a acortar la brecha de oportunidades entre los más ricos y los mas pobres. Modernizando un discurso conservador que la derecha en el Perú solía tener y virando hacia un relato liberal y socialdemócrata en un intento de mostrarse más cercano y conciliador.

Las ausencias en su discurso

Las minorías fue el eufemismo utilizado por Kuzcynski para no referirse al conglomerado de sectores largamente excluidos por parte del gobierno de turno, pueblos indígenas, no apareció en ningún momento de su discurso y peor aún la consulta previa que tanto exigen por respeto a sus territorios y modos de vida, las comunidades campesinas fueron los otros ausentes, comunidades y espacios donde la inversión minera a causado la vida de 50 personas solo en el último gobierno por conflictos mineros.

Los derechos de la comunidad LGTBI ni siquiera fue tocado colateralmente, dejando un abanico de preguntas para este sector frente a la lucha por sus reivindicaciones con el nuevo gobierno.

Las masas trabajadoras poco o nada recibieron como gesto del nuevo presidente, por el contrario salvo el anuncio de la reducción del Impuesto General a las Ventas en un 1 % para el 2017, no se hablo nada de las condiciones precarias de miles de trabajadores, ni de la flexibilización laboral que sufren otros tantos, ni de sus derechos pendientes.

Pasado el protocolar traspaso, Kuzcynski deberá descender a la compleja realidad nacional, las mayorías obreras y populares deberán prepararse , porque detrás del discurso técnico-popular del líder PPK, el nuevo presidente se propone, efectivamente, unir a los peruanos. Unir a los dueños de la patria a costa de los peruanos del otro Perú olvidado.

"Una sola república, firme y feliz por la unión", enfatiza PPK al final de su primer mensaje a la nación como jefe del Estado. Su discurso terminó con un "Viva el Perú"






Temas relacionados

Pedro Pablo Kuczynski   /    Keiko Fujimori   /    Ollanta Humala   /    Perú   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO