Internacional

ELECCIONES 2017

Un nuevo escenario político tras las elecciones en Chile

Contra todo pronóstico, la derecha de Piñera sale debilitada, y Guillier tiene posibilidades de ganar en segunda vuelta. Sorprende fuerte votación del Frente Amplio. Debacle de la Democracia Cristiana. Significativa votación del pinochetista Kast. Un nuevo escenario político se abre paso.

Nicolás Miranda

Comité de Redacción

Lunes 20 de noviembre | 23:50

Contra todos los pronósticos de las encuestas y de analistas, los ánimos que prevalecían en las candidaturas y las campañas mediáticas, los resultados fueron sorprendentes.

Con 96.13% de las mesas escrutadas, Piñera obtiene 36.64% (2.321.772 votos), Guillier 22.66% (1.435.671 votos), Beatriz Sánchez 20.31% (1.286.920 votos), José Antonio Kast 7.92% (501.860 votos), Carolina Goic 5.88% (372.755 votos), ME-O 5.71% (361.533 votos), Artés 0.51% (32.441 votos), Navarro 0.37% (21.143 votos).

Este resultado fue un balde de agua fría para Piñera, la derecha y los empresarios. No solo pronosticaban que podrían alcanzar el 44%, haciendo irremontable una segunda vuelta, sino que incluso dijeron que podrían ganar en primera vuelta.

El resultado refutó este pronóstico. Pero también algo más.

Insistían en que las demandas populares desde el 2011 a esta parte eran apenas el resultado de una minoría ruidosa. Decían que “la tesis” del “cambio de ciclo” era una fantasía, y contraponían “la tesis” de un Chile moderado que quería retomar el rumbo anterior al ciclo de movilizaciones que se abrió ese año. Más que de movilizaciones, un ciclo en que la agenda política puede ser impuesta por las demandas populares. No solo con sus movilizaciones. Sino también con la búsqueda de nuevas expresiones políticas.

Un efecto inmediato es que Guillier mantiene la opción de disputar la presidencia con posibilidades reales. Ya MEO declaró que votará por Guillier. Carolina Goic mezquinó un apoyo que parece imposible de evitar. El expresidente Lagos que había evitado un apoyo llamó a unirse para derrotar a Piñera. La propia Beatriz Sánchez en su discurso de agradecimiento aclaró que harán consultas pero que hay que impedir que gane Piñera. Aumentar la participación puede resultar claro, y estuvo en el centro del discurso de Bachelet.

La centroizquierda se reconfigurará completamente. Mantener competitivo a Guillier, con la debacle de Goic, un MEO con menor votación que su última carrera presidencial y el Frente Amplio como tercera fuerza rozándole los talones a Guillier, izquierdizará un conglomerado al que todos querían moderar aún más. Y cambian las relaciones de fuerza en su interior.

La Democracia Cristiana no solo se vio afectada por sus peores resultados históricos con la votación de Goic. Sino que el sector más conservador está siendo derrotado. El ejemplo más claro es que Ignacio Walker (el de los matices) quedó fuera del Senado, también Andrés Zaldivar (el de la cocina del Senado). En Atacama está ganando Yazna Provoste y en la Región de O’Higgins Ximena Rincón, de sus sectores progresistas más proclives a mantener la Nueva Mayoría.

El centro se está hundiendo. Se reabren tendencias polarizantes

A su izquierda da un salto el Frente Amplio. Pasa de 3 a 21 diputados (que supera incluso a la DC) y 1 senador (el RD Juan Carlos Latorre en la Región de Valparaíso), y con más de 1.200.000 votos para Beatriz Sánchez, confirma la búsqueda de nuevas expresiones políticas desde el 2011 a esta parte, y que sí se abrió un nuevo ciclo político en Chile. Es parte de esto, aunque más marginal, la votación de casi 8% del pinochetista José Antonio Kast.








Temas relacionados

Beatriz Sánchez   /    Elecciones 2017   /    Chile   /    Sebastián Piñera   /    Frente Amplio   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO