Sociedad

SALUD

Un nuevo antibiótico en nuestras narices

Un estudio encontró que gérmenes que viven en las fosas nasales producen de forma natural un antibiótico que podría tener utilidad para infecciones resistentes a los medicamentos habituales.

Alfredo González

@Alf_Gonzalez_

Viernes 29 de julio de 2016 | Edición del día

Un grupo de investigadores alemanes publicó ayer en la prestigiosa revista Nature el descubrimiento de un nuevo compuesto, producido por una bacteria que puede habitar las fosas nasales de los seres humanos. La molécula llamada “lugdunina” podría ser clave en futuros tratamientos contra el Estafilococo aureus, un germen implicado en infecciones graves de órganos como la piel y el corazón con gran capacidad para generar resistencia a los antibióticos. El E. aureus vive en íntimo contacto con los seres humanos, especialmente en las fosas nasales desde las que, en raras ocasiones, puede pasar al torrente sanguíneo y causar infecciones.

La investigación comenzó con el estudio de los microorganismos que conviven de forma íntima con los seres humanos. Entre las muestras evaluadas, se detectó que la mayoría de los pacientes tenían crecimiento de E aureus. Pero un número menor de pacientes tenían, en su lugar, Estafilococo Lugdunensis. Y prácticamente ninguno tenía ambos gérmenes. A partir de este hallazgo, los investigadores detectaron la presencia de una molécula, “lugdunina”, con la capacidad de frenar el crecimiento del germen.

De acuerdo con el grupo de investigadores alemanes, la aparición de esta molécula se explica porque E. lugdunensis y E. aureus compiten por el mismo territorio. Ambos buscan aprovechar las fosas nasales de las personas, lo que llevó a que uno de ellos tenga que desarrollar “nuevas armas” para hacerle frente a su competidor.

El descubrimiento abre la posibilidad de desarrollar nuevas terapias para limitar la presencia de E. aureus en fosas nasales, lo cual es especialmente importante en el caso de cirugías cardiovasculares en las que el riesgo de que E. aureus provoque una infección es particularmente grande. El novedoso enfoque de los investigadores que a la hora de encontrar nuevos tratamientos se enfocaron en estudiar los microorganismos que habitualmente colonizan el cuerpo humano, habilita a la realización de nuevos estudios que produzcan nuevos antibióticos.

Según explican los autores en el propio trabajo, es muy probable que las bacterias multirresistentes sean una de las causas de muerte más frecuente que el cáncer en las próximas décadas. Y, a pesar de la gravedad del problema, la inversión en investigación es escasa. Por eso rescatan la importancia de demostrar que es posible llevar adelante nuevas investigaciones para desarrollo de antibióticos con elementos no estudiados extensivamente, como los microorganismos que habitan el cuerpo humano.







Temas relacionados

Santa Fe   /    Salud   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO