Política

A 43 AÑOS DEL GOLPE

Un espía de la dictadura reciclado como fiscal en Mar del Plata

Según consta en los archivos de la Dirección de Inteligencia de la Policía Bonaerense (DIPPBA) que custodia la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), entre 1978 y 1982, Fabián Fernández Garello, actual fiscal general de la ciudad, participó en 17 intervenciones de espionaje político y gremial e infiltración.

Nahuel Dominguez

@NadQuetzo

Sábado 23 de marzo | 11:19

Foto: quedigital.com.ar

En estos días agitados cuando la podredumbre de los servicios de inteligencia sale a la luz (http://www.laizquierdadiario.com/Stornelli-y-D-Alessio-el-espionaje-ilegal-al-desnudo), un nuevo aniversario del golpe de estado cívico, eclesiástico y militar plantea el problema de los espías, el sistema judicial y las fuerzas represivas en toda su magnitud.

Durante la dictadura, el ahora fiscal general de Mar del Plata Fabián Fernández Garello se desempeñó como oficial ayudante y luego como oficial subinspector en la delegación San Martín de la DIPPBA comandada por Etchecolatz y Camps.

Prontuario

Su historial sale a la luz en el marco de las investigaciones acerca de los apremios ilegales contra un militante del Partido Comunista en 1982 y la detención de tres militantes del Partido Comunista, el 23 de Julio de 1981. Producto de la información brindada por la CPM, se conoce que el entonces oficial subinspector participó tanto del operativo conjunto, coordinado con oficiales de la Brigada de Investigaciones de San Martín y personal militar del Destacamento de Inteligencia 201 de Campo de Mayo, como también de los “interrogatorios” a los que fueron sometidos las víctimas.

Realizando también operaciones conjuntas con el ejército en la zona norte del conurbano bonaerense, para el secuestro, tortura y asesinato en febrero de 1982, de la marplatense Ana María Martínez, militante del PST.

Entre 1978 y 1982, participó en 17 actos de inteligencia en el marco de las acciones persecutorias y represivas que fueron constitutivas del terrorismo de Estado. Era un joven de poco más de veinte años que había ingresado a la policía bonaerense en 1976.

Según informó oportunamente la CPM el objetivo de estas intervenciones era el espionaje político y gremial. En el material que posee en custodia aparecen memorandos de inteligencia referidos a conflictos laborales y gremiales en Textil Patagónico, Fiat Concord y Deutz Argentina, entre otras empresas, y también se constata el registro de murales y panfletos pertenecientes a distintos partidos y agrupaciones políticas.

También intervino en el informe que implicó la infiltración en una reunión mantenida entre autoridades de la Conferencia Episcopal Argentina y las Madres de Plaza de Mayo, y también se registran infiltraciones a cooperadoras escolares e incluso el seguimiento de una agencia de turismo que promovía como destino al Kremlin.

Cuando Eduardo Pettigiani fue candidato a intendente de Mar del Plata en 1995, Fernández Garello fue electo concejal del PJ. Según los registros del Consejo Deliberante el entonces edil se pronunció a favor de Alfredo Astiz, durante la sesión en la que este genocida fue declarado persona no grata en el municipio de General Pueyrredón. Tras la reforma de 1998 al Código de Procedimiento Penal provincial fue elegido, finalmente, fiscal general. Desde ese cargo fue cómplice de la policía del gatillo fácil y la represión en la ciudad.

A 43 años del golpe

Desde diversos organismos de derechos humanos, junto a organizaciones sociales y políticas, junto a hijos y familiares de desaparecidos, este 24 de marzo a las 17hs realizarán un acto y marcha independiente en Luro e Yrigoyen para denunciar la impunidad de ayer y de hoy. Bajo el lema “30 mil compañerxs presentes. Abajo el ajuste y la represión de Macri, el FMI y los gobernadores cómplices”.

Por iniciativa del Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (CeProDH) y el PTS-FIT, una de las consignas del documento que se leerá en dicho acto será “Cárcel común y efectiva para todos los genocidas. Destitución, Juicio y Castigo para Fabián Fernández Garello”.

Desde el 83 a la fecha, los represores han contado con la complicidad de todos los gobiernos. Alfonsín reprimió y desapareció personas junto con los carapintadas, y dictó las leyes de Obediencia Debida y Punto Final. Menem indultó a las Juntas. Para intentar la reconciliación con las fuerzas armadas, el kirchnerismo nombró al represor César Milani (responsable de la desaparición del soldado Ledo) como Jefe del Ejército, y mantuvo impune la segunda desaparición de Jorge Julio López durante el juicio a Etchecolatz. Macri impulsó el 2x1 para los genocidas y la doctrina Chocobar que se cobra una vida cada 21hs a causa del gatillo fácil. Por su parte, el espionaje interno e ilegal sobre las organizaciones sindicales y políticas nunca se desmontó, como lo demostró el Proyecto X de la Gendarmería.

A 43 años, cuando espías, jueces y fiscales se pelean con claros objetivos electorales bajo el paraguas de la impunidad, la demanda de apertura de todos los archivos de la dictadura, para conocer a todos los responsables del genocidio y saber dónde están los niños apropiados, junto a la exigencia planteada desde el PTS – FIT de desmantelamiento de los servicios de inteligencia y la elección directa de jueces y fiscales son medidas esenciales para avanzar en verdadera Memoria, Verdad y Justicia.







Temas relacionados

Fabián Fernández Garello   /    #24M   /    Impunidad   /    Genocidio   /    Mar del Plata   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO