Sociedad

MENDOZA

Un detenido y un prófugo en el caso de los 34 cóndores muertos de Malargüe

Campo donde fueron hallados los cuerpos pertenece a grupo inversor anglo-malayo Walbrook, con 600 mil hectáreas en el país. Según especialistas el cóndor quedó “al borde de la extinción” en Argentina.

Roberto Andrés

@RoberAndres1982

Jueves 25 de enero | 13:27

Dos puestos en Malargüe y San Rafael fueron allanados en el marco de la investigación por la muerte de los 34 cóndores encontrados en Los Molles. El encargado de uno de los predios fue detenido mientras que se libró una orden de captura para el encargado del segundo, de apellido Rojas, por no encontrarse en el lugar en el momento del allanamiento.

El detenido, Nibaldo Baigorria Parra (62 años), que declaró ante el fiscal de Malargüe Javier Giaroli, negó tener alguna relación con el hecho e incluso negó haber tenido conocimiento de lo sucedido en su campo. Baigorria fue indagado por “depredación de animales silvestres con utilización de medios prohibidos, daño agravado por el uso de sustancias venenosas y tenencia ilegal de un rifle”.

El pasado 16 de este mes un grupo de montañistas denunciaron ante la Fundación Bioandina, parte del Programa Nacional de Conservación del Cóndor Andino, haber encontrado en Los Molles 34 cóndores muertos, junto a los cadáveres de un puma, cabras y ovejas. Los individuos se encontraban amontonados y parcialmente quemados, por lo que se presume un caso de envenenamiento.

“Existen líneas investigativas firmes para determinar en qué local de venta de agroquímicos los autores consiguieron la sustancia venenosa utilizada”, señalaron fuentes del caso. Según las inspecciones realizadas en Los Molles y El Sosnedo por la Unidad Investigativa de Malargüe, Policía Rural y Bomberos fue hallada una sustancia que a simple vista se trataría de veneno fosforado. También fue secuestrado un rifle calibre 22 con mira telescópica.

Al caso se sumó una comisión de peritos de la División Delitos contra el Medio Ambiente de la Policía Federal, a fin de reinspeccionar el lugar de los hechos y determinar si también fueron contaminadas las napas de agua o especies vegetales.

Los análisis de laboratorio que esclarezcan qué sustancia fue utilizada para matar a los animales y si ésta es o no compatible con la secuestrada en los puestos, demorará como mínimo entre quince a veinte días.

“Al borde de la extinción en Argentina y Chile”

En Mendoza el cóndor andino (Vultur gryphus) ha sido declarado Monumento Natural, sin embargo en los últimos trece meses han muerto 66 cóndores en todo el territorio argentino: 19 en Jujuy por envenenamiento, otros cinco en Malargüe, de los cuales en tres se halló carbofurán tras las pericias toxicológicas, y ahora los 34 que aparecieron en Los Molles presuntamente también por envenenamiento. En 2016 fueron hallados en Chile otros 20 cóndores muertos. Por otra parte, en Venezuela quedan sólo doce ejemplares y la cantidad de muertes en Los Molles representa la mitad de cóndores que existe en Ecuador.

“En 26 años logramos que nacieran 64 cóndores. Esos pichones tardaron 12 años en ser adultos. Y esos adultos, que son monógamos, tienen una cría cada tres años por lo que el impacto de lo sucedido es desastroso, demoledor. Han quedado en un grado límite. Es muy grave”, señaló Luis Jácome, presidente de la Fundación Bioandina.

“Esto es la punta del iceberg, porque son los animales que encontraron. Pueden haber muerto muchos otros en otros lugares. Lo que ocurre con la muerte de tantos adultos (30) es que pasará un tiempo importante sin pichones. Habrá que esperar a que los juveniles tengan edad para reproducirse y luego a sus pichones. Para la especie es un desastre. Los deja al borde de la extinción en Argentina y Chile”, dijo Jennifer Ibarra, veterinaria y referente de la Fundación Cullunche, organización también involucrada en el caso.

El campo de Los Molles en donde fueron encontrados los cóndores pertenece al grupo inversor anglo-malayo Walbrook, quien es dueño de 600 mil hectáreas en Argentina, de las cuales 250 mil están ubicadas en Malargüe. Walbrook también controla la sociedad anónima Nieves de Mendoza, propietaria del complejo de esquí Las Leñas.








Temas relacionados

Cóndor   /    Ecología y medioambiente   /    Mendoza   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO