Internacional

PRIMER AÑO DE DONALD TRUMP

Un año en la era de Trump: ¿Debacle total o aquí no ha pasado nada?

A un año de la asunción de Trump, en Estados Unidos se realizó la Marcha de Mujeres con más de un millón de personas en las calles de decenas de ciudades.

Domingo 21 de enero | Edición del día

FOTO: Reuters

El 20 de enero de 2018, el país fue barrido una vez más por protestas masivas con más de 1 millón de personas tomando las calles en la segunda Marcha de las Mujeres. Con el cierre del gobierno en marcha, cientos de miles marcharon para expresar su disgusto y desprecio por Donald Trump. A nivel internacional, Trump es visto como un bufón racista. Sus comentarios insultantes sobre Haití, El Salvador y los países africanos han intensificado la ira contra la administración de Trump en todo el mundo. Durante el último año, ha habido "desastres naturales" sin precedentes en todo el mundo. Inundaciones, huracanes, incendios forestales y deslizamientos de tierra han matado a cientos, mientras que la mayor parte de Puerto Rico sigue sin energía eléctrica y la administración Trump los está dejando pudrir. Las noticias sugieren que la guerra nuclear está más cerca de lo que ha estado en décadas.

El 20 de enero de 2017, exactamente un año atrás, Donald Trump, Jr. asumió el cargo como el 45º presidente de los Estados Unidos.

Desde entonces, el mundo tal como lo conocemos ha terminado. ¿Ha terminado? Como las próximas elecciones de medio término se están convirtiendo en un debate considerable, vale la pena evaluar el impacto de Trump hasta el momento. Ciertamente, la sensación inicial de conmoción y horror ha dado paso a un estado permanente de incredulidad mezclado con repulsión, enojo y algo de diversión. El apocalipsis que parecía inminente la mañana posterior al 8 de noviembre de 2016 (el día de las elecciones) aún no se ha cumplido, pero una serie de acciones tomadas por la administración Trump han tenido efectos catastróficos y han causado gran alarma. Pero ¿Ha cambiado Trump realmente "el mundo en un año"?

Es cierto; la oficina del presidente no ha escatimado en noticias escalofriantes y francamente aterradoras: la escalada innecesaria con Corea del Norte, la anunciada salida de los Estados Unidos del Acuerdo Climático de París, la cancelación propuesta de DACA y TPS (ambas medidas de protección temporal para inmigrantes), y la ley de reforma tributaria, son de las medidas más alarmantes de esta administración, y lo que todavía está en marcha, que nadie puede adivinar. Si hay algo que es cierto, es que el futuro con Donald Trump será incierto. Por supuesto, esto es exactamente lo que el reality show de televisión que Trump, Inc. vende a su audiencia: una incertidumbre espectacular.

Nadie puede negar que haya sido un viaje desenfrenado, como una visita al circo, excepto que no puedes volver a casa después de una hora porque el espectáculo continúa.Los escandalosos tweets siguen llegando, los despidos y las renuncias se mantienen al ritmo de los escándalos, y los padres cubren los oídos de sus hijos cuando la radio reproduce las últimas palabras de Trump. Sin embargo, la repercusión acerca de cuán "poco presidencial" se está comportando este presidente ha alcanzado un punto álgido y solo es superado por las especulaciones en curso sobre su salud mental y su personalidad. El problema es que la indignación basada en una moralización y psicologización no puede ser revolucionaria. Claramente, hay un límite incluso para los intentos más esclarecedores de diagnosticar al "líder del mundo libre" con narcisismo patológico o alguna forma de demencia. De hecho, las discusiones sobre las capacidades mentales de Trump son en muchos sentidos una distracción.

¿Qué ha cambiado exactamente desde que Donald Trump asumió en la Casa Blanca? Al igual que sus predecesores, no ha cumplido muchas de sus promesas de campaña. El muro fronterizo que prometió construir sigue siendo un gran signo de interrogación (junto con quién lo va a pagar), la prohibición de viajar a lo musulmanes sigue siendo impugnada en los tribunales, y el "pantano" que se propuso drenar parece más pantanoso que antes. (aunque los dos primeros son una fuente de alivio temporal para progresistas e izquierdistas, el último no debería sorprender a nadie). Por otro lado, los ataques de la Administración Trump contra los inmigrantes, su reconocimiento de Jerusalén como la capital de Israel y por lo tanto apoyo al estado de apartheid israelí y su grosera habilitación a la extrema derecha en este país están causando la destrucción de vidas y medios de subsistencia, tanto en los EE. UU. como en todo el mundo.

Las personas blancas de la clase trabajadora que votaron a Trump lo hicieron principalmente porque querían ver mejoras en sus condiciones de vida. Se ha discutido una y otra vez desde las elecciones que la base de Trump no es de hecho la clase trabajadora en absoluto. Sin embargo, si un tercio de los votantes de Trump tiene un ingreso familiar de $ 50,000 dólares al año o menos y otro tercio tiene un ingreso familiar de menos de $ 100,000 al año, entonces la gran mayoría de esas personas son pobres o de clase media, lo que significa que están luchando para llegar a fin de mes. La retórica racista de Trump puede haber atraído a esta población, pero el racismo es un instrumento en manos del capitalismo, utilizado para enmascarar y profundizar las contradicciones económicas.

La verdad es que toda la intolerancia y el odio no pueden "recuperar nuestros empleos". Los salarios se han mantenido estables en el primer año de Trump al igual que la tasa de participación en la fuerza de trabajo. Reducir los impuestos a las empresas puede generar un aumento adicional o no en el empleo (la evidencia muestra que los recortes de impuestos son un factor muy poco confiable en la inversión de capital), pero definitivamente llevará a una desigualdad social más extrema. Deportar inmigrantes tampoco beneficia a los trabajadores nativos; no es más que un ejercicio de inhumanidad y una cortina de humo política que sirve para oscurecer la realidad de cómo es vivir y trabajar en el país más rico del mundo, donde casi la mitad de la fuerza de trabajo vive con salarios de pobreza (menos de $ 15 por hora). ), mas de medio millón de personas no tienen hogar, y la crisis del sistema de salud no ha disminuido. Sin embargo, culpar a Trump o centrarse en su conducta errática en esta situación es incorrecto y no tiene sentido.

Mientras los movimientos de la derecha han ganado fuerza durante el último año, la desigualdad económica se ha vuelto más extrema. Uno no necesita una bola de cristal para predecir una redistribución continua de la riqueza desde abajo hacia arriba. Esta tendencia es un fenómeno global, pero es particularmente pronunciada en los Estados Unidos. Como se señala en World Inequality Report 2018, tanto en Europa como en los EE. UU., el 1 por ciento de los adultos ganó alrededor del 10 por ciento del ingreso nacional en 1980. En Europa, este número ha aumentado al 12 por ciento, pero en los EE. UU. Ha alcanzado el 20 por ciento. En el mismo período de tiempo en los Estados Unidos, las ganancias de ingresos anuales para el 1 por ciento superior aumentaron un 205 por ciento, mientras que para el primer 0.001 por ciento, la cifra fue del 636 por ciento. En comparación, el salario anual promedio del 50 por ciento más bajo se ha estancado desde 1980.

El hecho de que las disparidades sociales sigan creciendo aquí y en el resto del mundo indica que Trump es parte del problema, no el problema. La forma en que él mismo se presentación como antiestablishment y como un político sensato que lucha por los trabajadores estadounidenses, es totalmente lo contrario, este presidente está cumpliendo efectivamente las órdenes de la clase dominante, de la cual él mismo es el ejemplo emblemático, mientras desvía nuestra atención de lo que realmente está sucediendo y la verdadera razón del sufrimiento generalizado. Resulta que este presidente "no apto" es notablemente apto para crear indignación sobre cosas que en última instancia tienen muy poco que ver con los problemas contra los que los trabajadores y las personas oprimidas luchan.

Dado que un 15% de los estadounidenses sufren de desórdenes de personalidad y alrededor de un 18% tengan algún trastorno de su salud mental, es perfectamente posible que Trump este entre ellos pero esto no explica por que las condiciones materiales de los estadounidenses estan continuamente empeorando.
Es fácil quedar sorprendido por el vocabulario limitado de "The Donald", su "lenguaje vulgar y sexista", y su casi indescifrablemente descarado racismo y misoginia, o incluso su ego absurdamente inflado. Sin embargo, lo que es mucho más asombroso es la forma en que la clase capitalista global ha podido poner en marcha más y mejores mecanismos para la transferencia de riqueza de los trabajadores a los capitalistas. Sí, Trump es peligroso. Él es también el rostro feo del estado en el capitalismo neoliberal.

Después de todo, por debajo de todas las fanfarronadas y el drama, Trump tiene más en común con los presidentes republicanos anteriores como Reagan, Bush y George W. Bush, e incluso con presidentes demócratas como Clinton y Obama de lo que parece, o nos haría creer. El "cambio" que todos pretenden provocar resuena con personas que desean una vida mejor, pero invariablemente se convierte en más de lo mismo. La afirmación frecuentemente repetida de Marx de que "el ejecutivo del Estado moderno no es más que un comité para administrar los asuntos comunes de toda la burguesía" sigue siendo cierto. No importa cuanto más o menos atractivo, carismático o no convencional sea el jefe de este comité, necesariamente harán lo imposible por mantener el status quo al servicio de su clase.

Después de que Trump ganara las elecciones, y miles de jóvenes, inspirados por el "socialismo democrático" de Bernie Sanders, comenzaron a acudir en masa al DSA (Partido Demócratas Socialistas de América), se habló mucho sobre una "apertura" para la izquierda. Ha habido otros desarrollos importantes que incluyen, más recientemente, el movimiento #MeToo. El desafío para la izquierda sigue siendo la tarea de construir una organización política fuerte que una las luchas contra todas las formas de opresión y contra la explotación capitalista. Lo que el año que pasó ha demostrado más que nada, es que la lucha contra las injusticias debe ser llevado a cabo como un lucha contra el sistema capitalista, contra quienes nos quieren hacer creer que esto solo se trata de la figura de Trump, y luchando para proteger a los miembros más vulnerables de la clase trabajadora y para avanzar los intereses de nuestra clase de conjunto.

Traducción: Gloria Grinberg








Temas relacionados

Donald Trump   /    Partido Republicano   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO