Estatales

UPCN y ATE rechazaron la oferta paritaria del gobierno

En un comunicado, UPCN declaró el estado de alerta y movilización por considerar la propuesta del gobierno insuficiente e incompleta. ATE también planteó su rechazo. La necesidad de un paro y plan de lucha con los gremios a la cabeza para que miles de estatales no pierdan más poder adquisitivo, es indispensable.

Agrupación Marrón Clasista

PTS + independientes

Miércoles 30 de mayo | Edición del día

Los gremios rechazaron la propuesta salarial del Gobierno para el conjunto de los estatales a nivel nacional. La misma consiste en un aumento del 12%, en 3 cuotas a partir de junio y no acumulativas, para todos los salarios inferiores a los $30.000 y sin cláusula gatillo, ni revisión. Para los salarios mayores a este monto se ofrece una suma fija de $4500. La verdad de esta propuesta, es una clara reducción salarial si se tiene en cuenta que, hasta las consultoras privadas afines al gobierno, anuncian una inflación entre el 25 y el 30%. A esto hay que sumarle que de 2015 a esta parte, un estatal promedio perdió 3 salarios completos, dando como resultado un retroceso del 19% en su capacidad de compra. En los edificios estatales la propuesta se considera inaceptable.

Te puede interesar: El poder adquisitivo de los estatales es 18 % menor al de 2015

La oferta salarial a la baja es coherente con los pedidos de reducción del gasto público, en este caso en forma de reducción salarial, que el FMI exige como condición de su “salvataje”, sumado a la necesidad del gobierno de recaudar para seguir sosteniendo la fuga de capitales de los especuladores extranjeros y nacionales que se aprovechan del negocio del dólar y las Lebacs.

Dentro del paquete que se propone encarar, está la intención de vetar la ley que limita el tarifazo, mientras las centrales sindicales anuncian aunque no confirman, la realización de un paro general. En este marco los trabajadores estatales aparecen como una de las clavijas a ajustar en este plan que se condice con el fin del "gradualismo".

La propuesta que fue rechazada por los gremios, incluye la continuidad de una cláusula de presentimos con iguales características al que fue firmado en mayo de 2017. Dicha cláusula, denominada con el eufemismo de “premio estímulo”, se trasformó en una herramienta de control y disciplinamiento que tiró por la borda el régimen de licencias. Se ha mostrado como una herramienta de tinte absolutamente discriminatorio para las miles de trabajadoras que tienen que optar, lisa y llanamente, por cuidar a sus hijos o perder $500 por cada día que la realidad demanda que falten a sus trabajos. En lo referido a este punto, los gremios han optado por no cuestionar el ítem de presentismo, una imposición de la mentada meritocracia en el estado, mientras los funcionarios se la pasan de vacaciones. UPCN plantea que sea tratado de manera “singular” por fuera de la propuesta salarial estricta, y ATE ha consignado la necesidad de que el presentismo respete estrictamente el régimen de licencias vigente. Desde la izquierda exigen que se abandone y se sume al salario.

Hace falta un paro y plan de lucha contra el ajuste

Si lo que se pretende es quebrar la oferta del gobierno, recuperar lo perdido estos últimos años y recomponer el poder de compra de los salarios de miles de estatales, hay que partir del rechazo a la oferta del gobierno y poner un porcentaje propio resuelto en las bases de los estatales, que no puede ser menor al 25% con cláusula gatillo y un monto fijo que recupere lo perdido anteriormente; sumando la reincorporación de los despedidos –que como los del INTI o Hacienda siguen peleando- y acabar con la precarización laboral.

Para conseguirlo hay que comenzar con medidas que lo sostengan y que le den expresión a la bronca que genera la propuesta. Ninguna paritaria debería firmarse sin consulta en los lugares de trabajo. UPCN, quien ha firmado sin chistar los últimos acuerdos paritarios que implicaron la pérdida de tres salarios completos para un estatal promedio de 2015 a esta parte, declaró un abstracto estado de alerta y movilización. Pero se hace necesario un plan de lucha, con un paro nacional bien preparado, entre afiliados de todos los gremios y compañeros/as no afiliados/as, porque la lucha contra el intento de saquear el salario tiene que ser una pelea del conjunto de los estatales. Andrés Rodriguez () está olfateando el enorme descontento que genera la oferta del gobierno y busca quedar en principio ubicado como opositor a un acuerdo que amenaza llevarse puesto no solo el poder adquisitivo de los estatales, sino también continuar erosionando la legitimidad de UPCN como gremio. Es que esta dirección se ha demostrado incapaz, por complicidad, de sostener los puestos de trabajo, a la vez que no ha podido garantizar un salario digno.

Te puede interesar: Andrés Rodríguez: amagando con el conflicto para negociar el ajuste

Desde la Agrupación Marrón Clasista plantean que, para no quedar entrampado entre las maniobras de UPCN, y de la política testimonial y divisionista que ATE Nacional y ATE Capital repite año a año (rechazo en los papeles y pasividad en la realidad), hay que organizar el rechazo en los lugares de trabajo. En diálogo con La Izquierda Diario, Carina David, delegada de ATE INDEC y militante de la agrupación Marrón Clasista planteó que: “Ambos sindicatos que rechazaron el acuerdo, tienen que convocar a asambleas comunes entre afiliados y no afiliados para canalizar toda la bronca que hay y transformarla en una herramienta para pelear contra la oferta del gobierno. Una pelea unificada es necesaria, además, para ir contra el miedo que genera la pérdida del puesto de trabajo. La plata para dar el aumento que los trabajadores estatales necesitan, está, pero va para la deuda, para los especuladores y para salarios de funcionarios, que se aumentaron el sueldo 35%. En algunos casos cobran más de $135.000, es una burla para los trabajadores/as”. Por ultimo agregó: “en el INDEC cansados de prepotencia de las autoridades, del tarifazo, del maltrato a los trabajadores precarizados, venimos con reuniones de piso y asambleas donde han participado afiliados de ATE, de UPCN y no afiliados. Es un ejemplo que nos parece que hay que retomar, y sobre todo tiene que ser tomado por las direcciones de nuestros sindicatos”.







Temas relacionados

ATE   /    Paritarias   /    Estatales

Comentarios

DEJAR COMENTARIO